Revista Cine

'Olvídate de mí' y la antipsiquiatría

Publicado el 03 enero 2013 por Bojiano

Una comedia dramática y onírica que establece una relación inesperada entre el amor, el dolor y el País de los comedores de loto.

Ficha técnica 

'Olvídate de mí' y la antipsiquiatríaTítulo original: Eternal Sunshine of the Spotless Mind
Director: Michel Gondri.
Guión: Charlie Kaufman, Michel Gondry, Pierre Bismuth.
Año: 2004.
Duración: 108 min.
Reparto: Jim Carrey, Kate Winslet, Kristen Dunst, Mark Ruffalo, Elijah Wood, Tom Wilkinson, Thomas Jay Ryan, Guerry Robert Byrne, Jane Adams, David Cross, Ryan Whitney.
Fotografía: Ellen Kuras.
Productora: Focus Features.

Sinopsis

Joel es un chico introvertido que trata de superar su ruptura con la hermosa y alocada Clementine. Joel se entera de que su ex novia ha acudido a un psiquiatra para que le apliquen una nueva terapia que borrará los recuerdo de su relación con Joel. Decide seguir sus pasos y someterse a la misma terapia, pero cuando el Dr. Mierzwiak se introduce en su cerebro para borrar a Clementine, Joel se arrepiente e inicia una delirante y onírica huida para tratar de esconder a su amada en algún rincón inaccesible de su memoria. 'Olvídate de mí' y la antipsiquiatría

La importancia del dolor para el individuo

Ya lo decía Novalís, "Hay que sentirse orgulloso del dolor... Todo dolor es un recuerdo de nuestra condición elevada". Eso es, de alguna manera, lo que este film parece querer decirnos, con la engañosa liviandad que concede el tono cómico de este drama. Joel, a través de una de las pocas interpretaciones magistrales de Jim Carrey, nos muestra la angustia de alguien que no quiere renunciar a sus recuerdos aunque le produzcan dolor y sufrimiento. Evidentemente, no todos los recuerdos son negativos, pero los buenos momentos también le producen dolor en tanto que constituyen la huella de una ausencia. Entonces ¿por qué negarse a eliminar el dolor de la ecuación? Algunos espectadores domesticados por cientos de comedias románticas hollywoodienses no dudarían en responder: "porque sigue enamorado de Clementine". Pero esta es una respuesta solo parcialmente correcta.'Olvídate de mí' y la antipsiquiatría'Olvídate de mí' parece comulgar, al menos con un asentimiento general, con los principios de la antipsiquiatría y su negativa a admitir que el sufrimiento psicológico debe, simplemente, ser erradicado. No importa si se trata de una innovadora terapia invasiva como en el film o del clásico electroshock. El caso es medicalizar, disipar el sufrimiento, erradicar el dolor, amputar las partes de nuestra vida psíquica que nos impiden ser felices, eficientes y productivos, y a ello es a lo que se ha opuesto la antipsiquiatría. En 'Olvídate de mí', los personajes cuyos recuerdos dolorosos, siempre relacionados con la pérdida de un ser querido, han sido borrados, son profundamente infelices. Se encuentran emocionalmente derrumbados sin una causa aparente. 'Olvídate de mí' y la antipsiquiatríaEl dolor y el sufrimiento son elementos importantes que forjan el carácter y ayudan a construir la individualidad. Eliminar, sin más, el dolor de la ecuación nos conduciría inevitablemente a Un mundo feliz, pero no en el sentido literal, sino en el huxleyano. Correríamos el mismo destino que aquellos que permanecían en el País de los lotófagos de la Odisea, donde el ser humano, en su idilio narcótico y despreocupado sufre, según Adorno y Horkheimer una regresión en el proceso de individuación.

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revistas