Revista Cultura y Ocio

Operación Impulso (16)

Publicado el 04 noviembre 2012 por Tzimize @tzimize

Sofía 22:18 – 20:18 ZULU Parking del Hospital Vita, Sofía   Sentía la cabeza embotada, pero no podía permitirse el lujo de tomarse un instante para despejarse. El Vigilante estaba allí, apoyado en la barandilla, apuntando. Giró de nuevo, hacia el otro lado. El costado le ardía de dolor. Y el hombro. Pero siguió rodando. Escuchó los disparos contra la chapa, amortiguados por el colchón. Alguien soltó una maldición desde el interior de la furgoneta. Las balas la habían atravesado.
Antes de sentir el impulso, Plamen se agarró a los hierros de la baca. La furgoneta salió quemando rueda, haciendo que el agente quedase colgado en un lateral, con el brazo que aún conservaba sano retorcido; el otro le había fallado y había soltado el agarre.
El Vigilante soltó una maldición y corrió escaleras abajo, hablando por el micrófono en su chaqueta.
- Furgoneta gris mate saliendo del Hospital Vita en dirección Oeste. Paradla, y Rus, tenme el coche en la puerta en doce segundos.
La furgoneta se perdía en la distancia. Era difícil que no llamase la atención. Lo primero que se veía era el colchón que seguía escupiendo al aire trozos de tela, girado, atascado en la baca. El hombre, también asido a los hierros sobre el techo y colgando como un pelele de uno de los laterales no es que fuese menos llamativo.
- Para el coche, Piotr, que se nos mata – dijo Yev.
- Los cojones, esos ya están detrás. Abre la puerta y métele.
- ¡Nos vamos a matar los dos! – protestó Yev, abriendo la ventanilla y mirando atrás.
- No quiero interrumpir, pero no tengo todo el día, señores – dijo Plamen con esfuerzo. No aguantaría un minuto más con el bamboleo, no con esas heridas.
- Ni siquiera ves una mierda, Piotr – puntualizó Yev, pero abrió la puerta a la oscura velocidad.
Los faros y el resto de las luces estaban blindados para evitar los friecoches. El avance del vehículo, grande, en la oscuridad y con todos los elementos antes mencionados, era de lo más indeseablemente llamativo.
Yevgeni sostuvo con una pierna la puerta, que se cerraba por la fuerza del aire provocado por la velocidad. Plamen no esperó una invitación, se balanceó en espera de un giro oportuno y, en cuento le fue posible, se agarró a la puerta con los tobillos, entrelazando los pies.
- Cógeme ahora, Tumánova, por la espalda.
- ¿Qué?
Pero no le dio tiempo a preguntar, Plamen se soltó y Yev logró agarrarle del brazo. El otro, que no podía mover, se arrastró por la carretera, quemándole la piel. Al menos seguía vivo y logró introducirse en la furgoneta.
- Sangras mucho. Joder, Piotr, está sangrando como un puto cerdo – dijo Yevgueni, entre asqueado y preocupado, no por el agente sino por el marrón que les caería si tenían que enfrentarse solos a lo que habían hecho.
- Estoy bien, o lo estaré en un rato –dijo con calma Dimov.
- Atrás tengo unas toallas – dijo Piotr, alternando la vista entre Plamen y la carretera.
El agente no se molestó en responder; pasó por entre los asientos delanteros a la zona de carga, donde Todor Galvech yacía inerte. Antes de comprobar su estado, sacó de su zapato uno de los utensilios más útiles, para su gusto, que le habían entregado en la agencia. El aparato era bastante simple. Miró el balazo y calculó su calibre. Cogió el cabezal adecuado y lo enganchó a la vara alargadora. Introdujo el cabezal en la herida y empujó, esperando encontrar la oposición de la bala en algún momento. Pero no estaba. Le había atravesado de parte a parte. Un trozo de su pulmón derecho se había perforado. No era una herida demasiado grande, pero sí lo suficiente como para terminar ahogándole en su propia sangre en cuestión de quince minutos.
Encajó la caja del aparato en el extremo sobresaliente de la vara y cambió la posición de “imán” a “cauterizar”. Con sorprendente rapidez, el cabezal adquirió el calor necesario. Soportando un dolor desquiciante, Plamen lo desplazó centímetro a centímetro, sacándolo de su interior despacio, dejando tiempo para quemar  la longitud de la herida provocadoa por el recorrido de la bala. Cuando logró sacar el cabezal del todo, lo miró con ojos desenfocados y perdió el conocimiento.
- ¡Dimov! ¡Dimov! – le llamó Yevgueni, volviéndose en el asiento para mirarle -. Cerdo de mierda, contesta. Joder… Joder, Piotr, creo que ha palmado. ¿Qué vamos a hacer ahora?
Justo en el momento en que hizo esa pregunta, cinco coches idénticos salieron de la calle que estaban a punto de atravesar, cortándoles el paso. Piotr demostró una maestría envidiable al volante cuando giró en redondo, levantando dos de las ruedas, evitando el choque por un par de metros.
Dimov y Galvech se estamparon como sacos contra el costado de la furgoneta.
- ¡Acelera! ¡Acelera! ¡Acelera! ¡Acelera! – gritó Yevgueni, menos impresionado que su hermano.
Piotr pisó hondo antes de que los ocupantes de los coches comenzasen a disparar. Por algún milagro, no alcanzaron las ruedas. El Tumanova no torció en ninguna de las calles con las que se cruzaba, sino que puso al máximo de potencia al vehículo dispuesto a llegar al próximo puente a la máxima velocidad.
Las calles estaban casi desiertas en esos momentos, y Piotr avanzaba por el centro de la calzada. Los pocos coches que encontraban se apartaban apresuradamente de su camino cuando hacía sonar el claxon. Mientras, Yevgueni se dedicó a atar a los inconscientes ocupantes de la parte trasera como fardos para que no fueran bamboleándose de un lado a otro con los volantazos.
- ¿Dónde vamos, tío? – preguntó Yev nervioso, pero aún manteniendo la calma, mientras volvía al asiento del copiloto.
- Yo qué sé dónde coño vamos, Yev, cállate –miró por el retrovisor, cerciorándose de que los cinco coches que le habían cortado el paso trataban de darle alcance.
Entonces lo vio, frente a sí, aún a bastante distancia, un coche igual a los otros, lacrado en negro que refulgía a la luz macilenta de las farolas. Venía por la mitad de los cuatro carriles, igual que él. También a buena velocidad. Piotr apretó el volante. Su vehículo era más pesado, pero era muy posible que el que se le venía encima estuviera blindado.
- Ponte el cinturón, Yev – dijo Piotr, apretando un punto más el acelerador.
Su hermano miró hacia el coche con el rostro lívido, pero obedeció. Los dos vehículos seguían acercándose el uno a otro a más que peligrosa velocidad, y ninguno de los conductores parecía dispuesto a variar el rumbo lo más mínimo para evitar el choque.
- Vamos, hijo de puta – murmuró entre dientes Piotr -. Seguro que no te pagan lo suficiente para aguantar eso.
Se equivocaba. Los Vigilantes cobraban un sueldo más que considerable, pero eso no era lo que empujaba a su capitán, ocupante del coche. En su caso era una cuestión que iba más allá de la lógica, una lealtad ciega a la agencia, mezclada con un desprecio por los agentes ineptos.
- Señor… - dijo Rus, el subordinado que viajaba en el asiento del acompañante, con voz dubitativa.
Su jefe no le contestó, estaba concentrado. Ya sólo quedaban unos segundos para el impacto.
- Ostia puta, hermano… - dijo a su vez Yevgueni en la furgoneta.
Los coches siguieron acercándose. Doscientos metros. El vigilante aceleró más. Cien. Piotr Tumánova lanzó una sonrisa fuera de lugar. Cincuenta. Ya podían verse las caras. Veinte. Diez.
El fogonazo le cogió completamente desprevenido. El vigilante había puesto las largas justo antes del impacto. Piotr perdió el autocontrol, se llevó una mano a los ojos, giró el volante. El impacto no fue el esperado, si es que había llegado a esperar algo. Los coches chocaron sus morros de forma angulada y, como en una danza, tras besarse así giraron en curiosa armonía, estridente y grotesca, pero pareja, utilizando como eje el punto en el que se tocaban. Luego salieron despedidos cada uno para un lado, ambos dando vueltas sobre sí mismos, amenazando con chocar contra cualquier cosa. Los automóviles estaban fuera de control.
El peso de la furgoneta fue lo único que hizo que aquel baile de giros se desnivelara. Mientras el coche del vigilante sólo terminó su avance al chocar de costado contra un auto aparcado, la furgoneta frenó antes, quedando a un lado de la calzada, relativamente intacta, pero en sentido contrario al deseado. Los cinco persecutores se acercaban en sus coches negros como cucarachas y el vigilante estaba luchando por salir del coche. Las miradas de ambos conductores establecieron un breve contacto antes de que Piotr pisase el acelerador marcha atrás.
No avanzaban así con la bastante rapidez como para dejar atrás a los que intentaban darles caza, por lo que Piotr tuvo que dar un brusco giro en seco para quedar de nuevo enfrentado a la despejada calzada en la dirección que le convenía.
- Me cago en Dios, hermano, tienes futuro de conductor –dijo Yevgueni, a punto de vomitar.
- Estos gilipollas no saben que en conducción temeraria soy el amo de la carretera, dentro y fuera de la agencia. Agárrate, Yev, vamos a dares una lección.

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

  • Operación Impulso (8)

    Sofía 23:23 – 21:23 ZULU Apartamento de los hermanos Tumánova, Sofía Viéndole sacudirse al borde de la muerte, Piotr se reafirmó en algo que se había... Leer el resto

    Por  Tzimize
    CULTURA Y OCIO, TECNOLOGÍA, TENDENCIAS
  • Operación Impulso (9)

    Sofía 23:55 – 21:55 ZULU Afueras de Bulgaria, Sofía, dirección Sur-Suroeste, carretera 181 Filipa Jovchev colocó las mangas de su vestido, que se habían arrugad... Leer el resto

    Por  Tzimize
    CULTURA Y OCIO, TECNOLOGÍA, TENDENCIAS
  • Operación Impulso (10)

    Sofía 07:12 – 05:12 ZULU Apartamento de los hermanos Tumánova, Sofía Puede que la lluvia sobre Sofía cayera elegantemente sobre parques y jardines, resbalas... Leer el resto

    Por  Tzimize
    CULTURA Y OCIO, TECNOLOGÍA, TENDENCIAS
  • Operación Impulso (11)

    Sofía 08:12 – 06:12 ZULU Mansión Marinov, afueras de Sofía La mansión se extendía más allá de la colina, invadiendo el valle. No hacía mucho, ciervos y... Leer el resto

    Por  Tzimize
    CULTURA Y OCIO, TECNOLOGÍA, TENDENCIAS
  • Operación Impulso (12)

    Sofía 08:12 – 06:12 ZULU Calle Dragovitsa 14, Sofía Su esposa, con la boca abierta en un grito sordo, intentando alcanzarle. Una ráfaga de disparos. ¡Por... Leer el resto

    Por  Tzimize
    CULTURA Y OCIO, TECNOLOGÍA, TENDENCIAS
  • Operación Impulso (13)

    Sofía 08:32 – 06:32 ZULU Apartamento de los Tumánova, Sofía Plamen Dimov miró los últimos minutos de la noticia. Su brazo había quedado pendido en el... Leer el resto

    Por  Tzimize
    CULTURA Y OCIO, TECNOLOGÍA, TENDENCIAS
  • Operación Impulso (14)

    Sofía 10:07 – 08:07 ZULU Mansión Marinov, afueras de Sofía Un gemido y un suspiro se perdieron entre el zumbido sordo de un televisor silenciado. Leer el resto

    Por  Tzimize
    CULTURA Y OCIO, TECNOLOGÍA, TENDENCIAS

Dossiers Paperblog