Revista Cultura y Ocio

Operación Impulso (17)

Publicado el 11 noviembre 2012 por Tzimize @tzimize

Sofía 22:38 – 20:38 ZULU
Bulevard Tsarigradsko shose
Las calles estaban silenciosas, vacías, parecían desiertas, casi post-apocalípticas. El ruido de los motores a máxima potencia resonó entre los edificios como si estuviera pasando un avión a reacción. Piotr sonreía –le gustaba la velocidad- a pesar del peligro. Sabía que tenía que perder a sus perseguidores en menos de veinte minutos, antes de que aquellos cabrones sacaran los helicópteros.
Les perseguían cuatro coches de los vigilantes, el quinto se había perdido de vista, quizás para tenderles una trampa. A ellos se había unido un automóvil cuatro por cuatro con el que el jefe de los vigilantes se había hecho para poder continuar con la persecución. Su habilidad para volver a darles alcance hizo que los Tumánova admitieran en silencio que era un prodigioso conductor.
La furgoneta siguió adelante por la ancha carretera, hasta que Piotr dio un volantazo, quemando rueda contra el asfalto, en un giro cerrado a la izquierda. Aceleró y se metió por una calleja de sentido único. Los coches negros frenaron bruscamente, pero uno de ellos se pasó el giro y tuvo que retroceder marcha atrás, tomando el último puesto. Ante él el todoterreno ocupó el tercer lugar.
Yevgueni recogió el subfusil de la parte trasera de la furgoneta y abrió una de las puertas. Gritó mientras disparaba al coche que les perseguía, pero las balas rebotaron contra el cristal reforzado.
- ¡Esos hijos de puta están blindados! – gritó a su hermano, y tuvo que ocultarse antes de que le devolvieran una ristra de balas.
- Claro que están blindados, gilipollas, cierra eso antes de que nos vuelen la cabeza.
Yevgueni obedeció. Agradecía que las balas que usaban estos no atravesasen la carrocería reforzada de la furgoneta.
- ¿Cómo vamos a dejarles atrás? Son más rápidos que nosotros – dijo regresando al asiento del copiloto.
- ¿Recuerdas las carreras que te hacías antes en el pueblo? Pues lo mismo.
- Los cojones lo mismo- gruñó Yev, pero no aporto ningún plan alternativo, porque no lo tenían.
La calleja ascendía, y salieron con un salto de ella, llevándose por delante a un desgraciado que cruzaba la calle. Piotr no frenó, y tampoco lo hicieron sus perseguidores, el último de los cuales fue arrollado brutalmente por un coche de policía. Los dos automóviles se redujeron a un confuso conjunto de hierros.
- ¡Un hijo de puta menos! –gritó Yev eufórico, mirando por el retrovisor.
Su voz sonó como un zumbido en los oídos de Dimov. El agente logró abrir los ojos con dificultad, como si no hubiese dormido en cuatro días. Parpadeó con fuerza y trató de hacerse consciente del entorno. Todo vibraba, el motor se quejaba por el abuso que se estaba haciendo sobre él. Estaba atado con cuerdas elásticas de las que le costó un poco liberarse. Con las rodillas y las palmas de las manos en el suelo, Plamen se incorporó penosamente.
- ¿Cuál es la situación? –ladró.
Yevgueni dio un respingo.
- ¡Ostia puta! ¡Me había olvidado de ti! ¡Casi te pego un tiro! –jadeó.
- Nos pisan los talones, tres cucarachas y un todoterreno – respondió Piotr, ignorando a su hermano.
Plamen dio un paso lanzando un gruñido y se agarró al asiento delantero. Miró el lugar en el que se encontraban y tardó un poco en reconocerlo.
- De acuerdo, a la derecha en… - pero se vio interrumpido por un golpe en la parte trasera de la furgoneta cuando el coche de atrás les embistió.
El agente salió lanzado hacia delante, golpeándose con el parabrisas, que se agrietó, y fue a caer sobre Piotr, que perdió el control. Dando un bandazo, el vehículo chocó contra la pared de la derecha. El retrovisor salió despedido hacia atrás y la furgoneta avanzó levantando piedras del muro.
Se oyó un frenazo a sus espaldas, seguido de un choque en cadena, antes de que Yevgueni quitara a Plamen de encima de su hermano. El agente se enjugó la sangre de los ojos y luego sacó la cabeza por la ventanilla del copiloto para mirar atrás. El coche estaba cruzado, y detrás de él el todoterreno había chocado, haciendo a su vez que el último frenase en seco. Como la callejuela era estrecha, no podía rodear al que se había convertido en un obstáculo.
- Gira ahora – indicó Dimov.
Justo cuando giraba, el coche que se había descolgado del resto al inicio de la persecución apareció a su lado y comenzó a disparar. Una de las balas alcanzó a Yevgueni en un hombro. Piotr frenó en seco y volvió a meterse por una de las calles secundarias.
- Vamos en dirección contraria – gimió Yev.
Piotr rodó los ojos. ¿A quién coño le importaba en esos momentos?
Por su parte, el jefe de los vigilantes no pensaba quedarse allí, así que pisó el freno, revolucionó el motor y embistió a sus compañeros, empujando bruscamente el coche negro para hacerse sitio con el todoterreno que había requisado y continuar con la persecución.
- Si giramos por Georgiev nos atraparán- se quejó Piotr.
- Obedece y gira – ordenó Plamen.
Cogieron el bulevar, forzaron de nuevo el vehículo al máximo (su temperatura estaba empezando a llegar más allá de lo seguro) y Plamen sacó una llave de garaje con dos botones. Al pulsar en verde, el suelo ante ellos descendió bruscamente formando una rampa que prácticamente les engulló a las entrañas de la ciudad. Antes de haber terminado de pasar, Dimov pulsó el botón rojo. La rampa subió a la misma velocidad y la furgoneta entró en el túnel bajando el escalón y topando con el techo, destrozando la vaca. Su perseguidor no tuvo tiempo de frenar antes de empotrarse con el repentino bache, dejando el morro del coche arrugado a pesar del blindaje. El conductor murió en el acto.
En el interior del túnel, la furgoneta avanzó en completa oscuridad, sin posibilidad de poner las luces que habían cubierto.
- No muevas el volante, escucha, las bandas sónicas te indican si te sales de rumbo. También están a intervalos regulares antes de la salida –dijo Plamen suavemente, calmando al conductor que seguía a ciegas.
Volvió a pulsar el botón verde y una rampa, en esta ocasión ascendente, les llevó hasta una calle peatonal. Cuando la rampa estuvo en su lugar de nuevo, aseguraba en su chapa ser una salida de emergencia del metro de Sofía.
Sin embargo, no estaban allí solos. El todoterreno les cortaba el paso y Piotr tuvo que hacer un nuevo giro peligroso. Quedaron un vehículo junto al otro, paralelos, y por un momento el vigilante sonrió a Dimov. Le había divertido el juego, pero ya era hora de terminarlo.
Sacó su arma y le apuntó, invitándole a rendirse.
Dimov no sonrió, sino que le enseñó el friecoches que guardaba en su bolsillo. El vigilante, repentinamente consciente de que no llevaba un vehículo preparado para ellos, disparó su arma mientras Plamen lo lanzaba contra uno de sus faros. Piotr aceleró de nuevo maldiciendo y la bala atravesó a Yevgueni, el asiento del conductor y siguió su camino más allá de la furgoneta, la cual terminó alejándose del impotente jefe de los vigilantes.
Había perdido esa ocasión de atraparle, pero daría con él.

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

  • Operación Impulso (8)

    Sofía 23:23 – 21:23 ZULU Apartamento de los hermanos Tumánova, Sofía Viéndole sacudirse al borde de la muerte, Piotr se reafirmó en algo que se había... Leer el resto

    Por  Tzimize
    CULTURA Y OCIO, TECNOLOGÍA, TENDENCIAS
  • Operación Impulso (9)

    Sofía 23:55 – 21:55 ZULU Afueras de Bulgaria, Sofía, dirección Sur-Suroeste, carretera 181 Filipa Jovchev colocó las mangas de su vestido, que se habían arrugad... Leer el resto

    Por  Tzimize
    CULTURA Y OCIO, TECNOLOGÍA, TENDENCIAS
  • Operación Impulso (10)

    Sofía 07:12 – 05:12 ZULU Apartamento de los hermanos Tumánova, Sofía Puede que la lluvia sobre Sofía cayera elegantemente sobre parques y jardines, resbalas... Leer el resto

    Por  Tzimize
    CULTURA Y OCIO, TECNOLOGÍA, TENDENCIAS
  • Operación Impulso (11)

    Sofía 08:12 – 06:12 ZULU Mansión Marinov, afueras de Sofía La mansión se extendía más allá de la colina, invadiendo el valle. No hacía mucho, ciervos y... Leer el resto

    Por  Tzimize
    CULTURA Y OCIO, TECNOLOGÍA, TENDENCIAS
  • Operación Impulso (12)

    Sofía 08:12 – 06:12 ZULU Calle Dragovitsa 14, Sofía Su esposa, con la boca abierta en un grito sordo, intentando alcanzarle. Una ráfaga de disparos. ¡Por... Leer el resto

    Por  Tzimize
    CULTURA Y OCIO, TECNOLOGÍA, TENDENCIAS
  • Operación Impulso (13)

    Sofía 08:32 – 06:32 ZULU Apartamento de los Tumánova, Sofía Plamen Dimov miró los últimos minutos de la noticia. Su brazo había quedado pendido en el... Leer el resto

    Por  Tzimize
    CULTURA Y OCIO, TECNOLOGÍA, TENDENCIAS
  • Operación Impulso (14)

    Sofía 10:07 – 08:07 ZULU Mansión Marinov, afueras de Sofía Un gemido y un suspiro se perdieron entre el zumbido sordo de un televisor silenciado. Leer el resto

    Por  Tzimize
    CULTURA Y OCIO, TECNOLOGÍA, TENDENCIAS

Dossiers Paperblog