Revista Tecnología

Operación Impulso (22)

Publicado el 16 diciembre 2012 por Tzimize @tzimize

Sofía 10:35 – ZULU 8:35 Centro Comercial TSUM, Sofía centro
Por un momento Dimov se quedó inmóvil, observando al hombre armado que esperaba bajo la luz. El director también le miraba, con el brazo colgando de su costado. Al final, parecía ser que el Tumánova no había estado tan errado.
Piotr llegó desde su espalda y no fue tan considerado. Levanto el arma y disparó, y le hubiese volado la cabeza sin contemplaciones al director de la agencia de no ser porque Plamen le golpeó el brazo en una acción inconsciente. Durante cinco semanas había servido de guardaespaldas del director y, a pesar de que nada había ocurrido y de que había sido poco tiempo, tenía aún un arraigado instinto de protección hacia él.
El director lanzó una media sonrisa triste, sin inmutarse.
- Siempre leal a la agencia. ¿Verdad, Dimov?
Plamen no le contestó, sólo se volvió para mirarle de nuevo.
- Eso es todo lo que necesito saber –siguió el director, como si hubiera recibido una respuesta.
Luego metió la mano en su chaqueta. Plamen reaccionó, apuntándole con cautela, pero el director no dio muestras de darse cuenta y sacó un sobre.
- Tienen todas tus identidades vigiladas, y también las de tu… acompañante. Con esto podréis salir adelante, por lo menos por Europa. Siento no haber podido traer nada más que lo esencial, los pasaportes, pero no podía despertar sospechas.
Dimov recogió el sobre que le tendía.
- No intentes otro reingreso, las órdenes respecto a ti son explícitas. Te he buscado un puesto en una agencia aliada, cuando las cosas se calmen, pero no puedes volver a pisar Bulgaria.
- No puedo darle “Impulso”, señor –informó Dimov con tono neutral-. No lo llevo encima.
- Olvida el jodido “Impulso”, Dimov, maldita sea. Líbrate de eso en cuanto tengas oportunidad, de la forma que sea. ¿Entendido?
- Sí, señor.
- Ahora marchaos.
Plamen y Piotr salieron por el butrón que daba a la alcantarilla. Piotr, con las gafas de visión calorífica, iba por delante. Dimov le indicaba parar en cada lugar donde él hubiera colocado un vigía. Sólo encontraron a uno hasta llegar al coche. Era un recién ascendido a agente de campo al que Plamen conocía. Se libraron de él con la pistola taser.
Llegaron al coche que Piotr había llevado allí el día anterior, a varias manzanas de distancia. Subieron ambos al vehículo, en silencio. Dimov cogió una navaja y rajó la tapicería, de donde recuperó el dispositivo de almacenamiento, el cual miró sin tener ni la más remota idea de qué hacer con él.
Piotr recolocó el asiento del conductor y metió la llave en el contacto. A pesar de sentirse aturdido, Plamen le agarró repentinamente de la muñeca, con suficiente fuerza como para hacerle daño.
- ¿Por qué has recolocado el asiento?
Piotr le miró sin comprender por un momento. Habían cambiado tantas veces de vehículo en los últimos días que ya estaba acostumbrado a regular la distancia del asiento en la mayoría de las ocasiones en que se subía a un coche. La comprensión se abrió paso en su cerebro. Apartó lentamente la mano del contacto y se inclinó para mirar bajo el volante. El protector del cableado había sido manipulado.
Si no se ponían en marcha en diez segundos, detonarían la bomba por control remoto. Plamen rompió el cristal delantero, dado que los posibles tiradores estarían situados a la espalda, y los dos salieron como alma que lleva el diablo.
Se escucharon una serie de disparos, pero ninguno de los dos atendió a ellos. No puede decirse lo mismo de la explosión, que les lanzó a ambos al suelo. No se habían atrevido a usar una bomba de mayor alcance, por las posibles explicaciones que tuvieran que dar de cara al público, y eso fue lo que les salvó la vida. Dimov tuvo la intensa sensación de que se les estaba acabando la suerte. El humo cubrió su escapada, lenta y confusa. Por un momento se perdieron de vista, pero terminaron en la misma calleja. Ya no había forma de que pasaran desapercibidos: Su ropa estaba rota, ennegrecida y ensangrentada; sus rostros con golpes y quemaduras; de sus oídos dañados caía un hilo de sangre. Piotr tenía una herida en el costado derecho, aunque no parecía algo de gravedad.
No cruzaron palabra, sino que cogieron el primer vehículo a su alcance (que para desgracia de Piotr, que las detestaba, era una motocicleta) y se dirigieron a las afueras. Si conseguían evitar la ciudad y las autopistas, tendrían alguna posibilidad, mínima, de salir de aquella con vida. Pero estaban jugando más allá de su tiempo, su hora había pasado y, aunque las casualidades habían querido que siguieran respirando, las cosas no tardarían en normalizarse. Sabían que eran hombres muertos huyendo de su propia sombra.
Sin embargo, por razones desconocidas, alcanzaron la carretera comarcal del Noroeste. Eludieron cualquier paso por donde pudiera haber cámaras de seguridad y se alejaron de la ciudad.
Un policía de servicio de carretera les dio el alto poco después. Aunque Dimov hubiese preferido emprender una persecución, no tuvieron más remedio que pararse: el depósito de gasolina estaba casi vacío.
El agente se acercó con aspecto desorientado, pasmado en realidad, por el estado en que se encontraban aquellos extraños moteros. Era joven, apenas superados los veinte. Les saludó con férrea educación, con aplomo a pesar de todo, superado el estupor inicial. Sería tan fácil acabar con su vida que Piotr le miró con lástima, lo que no hizo sino desconcertar más al policía.
- No llevan cascos –dijo al pararse, asentando su peso sobre una de las piernas y señalando sus cabezas para evidenciar sus palabras.
Parecía un niño jugando a imitar a los mayores. Piotr rompió a reír. Los cascos. Tenía gracia, de alguna forma incomprensible. Incluso Dimov bajó la cabeza sonriendo, contagiado por el humor negro del Tumánova.
- Por favor, su documentación –dijo el joven policía, serio, malhumorado por aquella reacción.
Piotr soltó una nueva carcajada y Dimov, pensando en el sobre que le había dado su jefe, rio un poco también. El agente que les había detenido frunció el ceño, pero desvió su atención al escuchar un motor a toda potencia acercándose. Al fondo de la carretera se distinguió un coche negro y brillante. Dimov aprovechó la distracción para inclinarse y, con toda facilidad, quitarle el arma al policía.
Piotr estaba desmontando de la moto para acercarse al coche policial. Dimov lo hizo con más parsimonia, cansado, sin dejar de apuntar al policía que mantenía las manos en alto, mirándole con pánico.
- Voy a hacerte un favor –le dijo, sintiéndose comprensivo.
Disparó a la rueda de su motocicleta.
- Corre –le ordenó, señalando el bosque con un movimiento del arma.
El policía corrió hacia allá sin pararse a mirar atrás, temiendo que le disparasen por la espalda. Tropezó y siguió corriendo. Nadie le disparó. Dimov subió al coche de policía. Uno de los oídos aún le pitaba por la explosión de hacía unas horas. Piotr apretó el acelerador. Era mejor conductor que él y lo aceptaba. Pero se estaba cansando de escapar. Les iban a atrapar, sólo estaban retrasando el momento.
Por el acelerón, las ruedas dejaron marcas en el asfalto, igual que en la serie de curvas cerradas que había a continuación y que Piotr tomó con temeridad. A estas curvas siguió un tramo relativamente recto, en el que ambos miraron el retrovisor central para ver al coche perseguidor, que se acercaba a buena velocidad, a pesar de haber perdido tiempo en las curvas.
Notaron un pequeño bache. Al pasarlo se dieron cuenta de que una tira metálica recorría la carretera de lado a lado.
- ¿Qué coño es eso? –preguntó Piotr.
La respuesta se hizo evidente cuando unas afiladas púas de metal con punta de cobalto rectificado surgieron de aquella banda metálica justo cuando sus perseguidores iban a pasar por encima. Las ruedas se pincharon y Dimov cambió mentalmente la pregunta. ¿Quiénes eran los que habían puesto eso ahí? Esa era la cuestión interesante. El brillante auto negro perdió el control y se empotró contra un árbol. Cuando los vigilantes salieron de él, fueron acribillados.
- ¿Qué cojones…? –Piotr volvió entonces la vista adelante y piso el freno de golpe, dando un volantazo.
En un momento indeterminado, un Hammer había cortado la carretera. Les faltó poco para empotrarse contra él, pero el giro de Piotr les llevó a un camino de tierra entre los árboles. Evidentemente, era la intención de aquella gente, fueran quienes fueran. Avanzaron cien metros por aquel camino de tierra hasta llegar a un recoveco más amplio, donde había varios coches más, cinco personas armadas con rifles al hombro y cuatro desarmadas. Una de ellas, llevaba un maletín plateado, cogido por el asa con ambas manos. Todos parecían tranquilos.
Piotr frenó el coche.
- Supongo que no tenemos otra que conocer a nuestros salvadores –gruñó, desconfiado.
Verdaderamente, no tenían muchas opciones, así que Dimov se aseguró de quitar el seguro a su arma y salió del coche. El Tumánova le siguió.
El hombre del maletín sonrió ligeramente.
- Señores, pueden guardar eso, somos hombres de negocio.
Dimov miró a los hombres armados, probablemente mercenarios, y los señaló con un cabeceo.
- Son por seguridad –aclaró aquel hombre.
- Dudo que nuestros perseguidores muertos un kilómetro atrás tengan de ustedes la impresión de ser simplemente hombres de negocios –ladró Piotr, con su eterno mal humor.
- Los negocios requieren a veces, por desgracia, una dosis de violencia –se encogió de hombros el del maletín, trajeado y peinado con una buena cantidad de gomina-. Pero si podemos evitarla, lo preferimos. Y creo que con ustedes podremos llegar a un acuerdo.
- ¿Qué clase de acuerdo? –preguntó Dimov, siempre centrado.
- Si no me equivoco, aunque no conozco a su elocuente acompañante, es usted el agente Dimov. Su agencia le ha traicionado. ¿No es así?
- Traicionado… -dijo Dimov, meditabundo, y sintió una absurda rabia por aquel concepto, como si fuera un insulto a la IAB y ese insulto le ofendiera.
- Van a tener complicado salir de aquí, pero nosotros podemos proporcionarles un escape. Tenemos un avión privado preparado para marchar a Luxemburgo y este maletín con cien mil euros para que puedan… salir adelante.
- Cuanta generosidad –esta vez Piotr habló de otra forma, un tono plagado de desconfianza, pero también de incertidumbre.
- A cambio de “Impulso”, supongo –siguió Dimov con la negociación.
- Obviamente. Pero tienen suerte, porque somos los mejores compradores –el hombre sonrió, cordial.
- ¿Por qué?
- Porque nosotros no buscamos su utilización, sino su destrucción.
Dimov cayó entonces en la cuenta. Los mercenarios de las asociaciones de manutención energética, aquellos a los que no interesaba la comercialización de “Impulso”, sino que desapareciese del panorama. Aún no se habían llegado a cruzar con ellos. Apretó la mano entorno al dispositivo de almacenamiento, con todas las claves para el desarrollo efectivo de “Impulso”. Había luchado tanto por él, le había costado tan caro… Pero dadas las circunstancias era algo inútil, un lastre en realidad. Y el director le había dicho que se deshiciese de ello cuanto antes.
- No encontraréis una oferta mejor y, como digo, a nosotros sólo nos interesa su destrucción, lo que pase con ustedes nos es indiferente, sus crímenes y posibles acusaciones de traición a la patria no son asunto nuestro. Lo nuestro son los negocios –sacó un papel y se lo tendió a Dimov-. Con este documento deben dirigirse a la pista de despegue y aterrizaje que hay junto al dique, a veinte kilómetros de aquí.
Dimov cogió el papel y lo hojeó. No tenía identificaciones, pero sí el número de piloto y unas órdenes específicas. Un viaje de ida que finalizaría en Luxemburgo. Miró a Piotr, que se encogió de hombros. Él era el que se encargaba de tomar las decisiones, en él recaía la responsabilidad, y él tenía “Impulsto”. Dimov se sintió mal mientras guardaba su arma y sacaba el dispositivo de almacenamiento. Lo sopesó en su mano. Antes de arrepentirse, con brusquedad, intercambio el maletín por el dispositivo.
- Estupendo. Todo arreglado, entonces. Tienen cinco horas para llegar al lugar, no tengan prisa. Buena suerte con su nueva vida –dijo el sonriente hombre trajeado.
Piotr y Dimov se miraron. Piotr suspiró con cierto alivio pero Dimov sintió que había fracasado.
Sólo les dio tiempo a volverse hacia el coche. De inmediato una bala atravesó la cabeza de Plamen Dimov y, antes de que se diera cuenta de lo ocurrido, otra se clavó en la nuca de Piotr Tumanova. Los cuerpos sonaron al caer a plomo al suelo. Con el arma aún humeante en una de sus manos, Blagoy sopesó el dispositivo de almacenamiento en la otra.
- Pobres gilipollas.
Volvió a su coche y posó una mano en el muslo de Filipa. Tenía grandes planes para “Impulso”.

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

  • Operación Impulso (8)

    Sofía 23:23 – 21:23 ZULU Apartamento de los hermanos Tumánova, Sofía Viéndole sacudirse al borde de la muerte, Piotr se reafirmó en algo que se había... Leer el resto

    Por  Tzimize
    CULTURA Y OCIO, TECNOLOGÍA, TENDENCIAS
  • Operación Impulso (9)

    Sofía 23:55 – 21:55 ZULU Afueras de Bulgaria, Sofía, dirección Sur-Suroeste, carretera 181 Filipa Jovchev colocó las mangas de su vestido, que se habían arrugad... Leer el resto

    Por  Tzimize
    CULTURA Y OCIO, TECNOLOGÍA, TENDENCIAS
  • Operación Impulso (10)

    Sofía 07:12 – 05:12 ZULU Apartamento de los hermanos Tumánova, Sofía Puede que la lluvia sobre Sofía cayera elegantemente sobre parques y jardines, resbalas... Leer el resto

    Por  Tzimize
    CULTURA Y OCIO, TECNOLOGÍA, TENDENCIAS
  • Operación Impulso (11)

    Sofía 08:12 – 06:12 ZULU Mansión Marinov, afueras de Sofía La mansión se extendía más allá de la colina, invadiendo el valle. No hacía mucho, ciervos y... Leer el resto

    Por  Tzimize
    CULTURA Y OCIO, TECNOLOGÍA, TENDENCIAS
  • Operación Impulso (12)

    Sofía 08:12 – 06:12 ZULU Calle Dragovitsa 14, Sofía Su esposa, con la boca abierta en un grito sordo, intentando alcanzarle. Una ráfaga de disparos. ¡Por... Leer el resto

    Por  Tzimize
    CULTURA Y OCIO, TECNOLOGÍA, TENDENCIAS
  • Operación Impulso (13)

    Sofía 08:32 – 06:32 ZULU Apartamento de los Tumánova, Sofía Plamen Dimov miró los últimos minutos de la noticia. Su brazo había quedado pendido en el... Leer el resto

    Por  Tzimize
    CULTURA Y OCIO, TECNOLOGÍA, TENDENCIAS
  • Operación Impulso (14)

    Sofía 10:07 – 08:07 ZULU Mansión Marinov, afueras de Sofía Un gemido y un suspiro se perdieron entre el zumbido sordo de un televisor silenciado. Leer el resto

    Por  Tzimize
    CULTURA Y OCIO, TECNOLOGÍA, TENDENCIAS

Revista