Revista Cultura y Ocio

Opinión de un momento favorable de madeleine l'engle

Por Soycazadoradesombras @cazadoradesly
OPINIÓN DE UN MOMENTO FAVORABLE DE MADELEINE L'ENGLE
Polly O'Keefe se marcha a pasar una temporada con sus abuelos cuando descubre inesperadamente que las fuerzas místicas que rodean el terreno en que se erige su antigua granja la llevan a un tiempo tres mil años anterior al suyo. Entonces, Polly se encuentra con asombro en un paisaje envuelto por relámpagos, neblina, una tierra temblorosa bajo sus pies... y un grupo de jóvenes armados con lanzas que se dirige hacia ella.

¿Qué es lo que ha causado que se abra esta puerta del tiempo y traslade a Polly a la prehistoria de los druidas? ¿Podrá volver al presente antes de que esa puerta se cierre y la abandone entre un grupo de personas que ve en el sacrificio humano la única respuesta a sus problemas?

Con esta última parte de El Quinteto del Tiempo, Madeleine L'Engle cierra de manera magistral una de las series de fantasía juvenil más influyentes de todos los tiempos.

*Traducción y notas de José Manuel Moreno Cidoncha.

Bueno, llevamos ya con este cinco tomos de El Quinteto del Tiempo y quizá suene repetitiva pero... ¡qué MARAVILLA!

En Un momento favorable, nuestra protagonista es una de las hijas de Meg y Calvin. Polly se ha ido a pasar una temporada con los abuelos Murry, con intención de tomarse un respiro de su vida y seguir estudiando desde casa. Pero lo que no se imaginaba era que fuera a llegar un invitado inesperado... y mucho menos, que fuera a abrirse una puerta que la llevase a tres mil años antes de su propio tiempo.

Desde ese primer encuentro con el pasado remoto, Polly se verá envuelta de manera irremediable en una aventura que mezcla dos pueblos en conflicto por las tierras más fértiles, la amenaza de un sacrificio humano, un corazón en mal estado, druidas, un perro protector, una serpiente inofensiva, la promesa de una diosa y un montón de sentimientos que no entienden de barreras temporales. ¿Podrá regresar a casa antes de que sea demasiado tarde?

En este último tomo de la serie, Madeleine L'Engle volvió a combinar fantasía y realidad, ciencia y religión, para ofrecernos una aventura extraordinaria, sorprendente y cargada de temas, problemas y reflexiones muy interesantes.

Me resulta muy complicado en una reseña, que debe ser breve, hacer un análisis de esta novela, pues hay tantísimos detalles que me gustaría comentar, que podría hacer casi mi TFG de esto (y ahora me guardo la idea para el futuro), pero por mencionar solo algunas de las cosas que más me han llamado la atención, me gustaría destacar:

En primer lugar, el tema de la religión (de las religiones) me parece que está tratado de un modo formidable. Me resultó muy curioso que precisamente sea un obispo jubilado quien desencadena la trama y quien defienda que los viajes en el tiempo son algo real. Este hecho, que a primera vista puede parecer contradictorio, se mantiene a lo largo de toda la novela, convirtiéndose básicamente en respeto. Las distintas creencias (y escepticismos) de unos personajes y otros se toleran sin entrar en conflicto, sin poner unas por encima de las otras o negar la validez de las que no son las propias, aceptando que simplemente son diferentes. A esto también se añade la dupla ciencia-teología que ni se repelen, ni se estorban. De hecho, es significativo que el obispo y su hermana sean los mejores amigos de los abuelos Murry, científicos reputados ambos.

Me han gustado muchísimo las reflexiones sobre los prejuicios hacia los humanos del pasado, a los que se suele denominar como "salvajes". Polly, una joven inteligente, empática y observadora, extrapola alguna de las prácticas de los pueblos antiguos a otras actuaciones más cercanas en su propio tiempo, llegando a la conclusión de que en ciertas cosas no hemos avanzado tanto y tal vez somos un poco más "salvajes" de lo que pensamos.

Pero en este caso, si tuviera que quedarme con una sola cosa, sería con los personajes. Me ha dado mucha nostalgia reencontrarme con viejos conocidos de la familia Murry, pero también me ha gustado muchísimo conocer a los nuevos. Todos ellos están tan bien hechos, son tan complejos... que es muy fácil coger cariño a unos y rabia a otros. Además, los hilos que se crean entre ellos, a pesar de las diferencias de sus costumbres, del lenguaje y de, evidentemente, los años que los separan son tan fuertes que incluso me ha dado mucho pena despedirme de varios de ellos (de otros no tanto, la verdad).

En general, creo que Un momento favorable es el broche de oro para esta serie, pues además de recoger en un solo tomo la esencia de cada uno de los cuatro anteriores, está salpicado de "Easter eggs" que nos conectarán inmediatamente con escenas concretas o con personajes que conocimos en otros momentos a lo largo de la serie.

Como todo lo bueno se acaba, lamentablemente, esta serie también llega a su fin. Yo ya no me atrevo a decir lo de "este tomo se ha convertido en mi favorito" porque voy a acabar pareciendo una farsa y seguramente si los vuelvo a releer me volverá a pasar lo de ir cambiando de preferido... Así que mejor me quedo con todos en conjunto, con las fantásticas aventuras que he podido vivir de la mano de los distintos miembros de la familia Murry, con los diversos lugares y tiempos a los que he podido viajar y con la cantidad de temas, reflexiones y problemáticas atemporales que me ha planteado Madeleine L'Engle a través de sus páginas. Imprescindible para los amantes de la literatura juvenil, la fantasía y la ciencia ficción.

- Opinión de Ines Díaz Arriero -


Volver a la Portada de Logo Paperblog