Revista Cine

[Opinión] Disney Channel y la hiperactividad infantil

Publicado el 26 septiembre 2013 por Despiram @FrikArteWeb

[Opinión] Disney Channel y la hiperactividad infantil

A veces cuando voy al salón y enciendo la tele algo extraño me ocurre. Voy cambiando de canal buscando algo interesante para ver y una fuerza extraña se apodera de mí y acabo absorta observando a los personajillos que aparecen en las series de Disney Channel. Sé que el Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH) es algo muy serio y en http://hiperactividadinfantil.org/ se puede encontrar mucha información relevante sobre el tema. Pero es que cada vez que veo una de estas series me planteo seriamente si los personajes de la marca Disney no padecerán este trastorno.

Aquí tenemos algunos síntomas que nos obligan a diagnosticar a los personajes de Disney Channel con este trastorno:

  • A menudo mueve en exceso manos o pies o se retuerce en el asiento
  • A menudo abandona su asiento en la clase o en otras situaciones en las que se espera que permanecer sentado
  • A menudo corre o salta excesivamente en situaciones en que es inapropiado
  • A menudo “está en marcha” o suele actuar como si “impulsado por un motor”
  • A menudo habla demasiado
  • A menudo precipita respuestas antes de haber sido completadas las preguntas
  • A menudo tiene dificultad para esperar su turno
  • A menudo interrumpe o se inmiscuye en conversaciones o juegos de otros

Pocas series de la cadena ofrecen a personajes no chillones o que no estén dando saltos por todos lados. Y aunque este “trastorno” suele afectar más a niños que adultos, comprobamos en series como Jesse o ¡Buena suerte, Charlie! que los padres también actúan de una forma excéntrica, riendo a carcajadas y aspavientos que te hacen pensar que no es que el chiste que le hayan contado tenga mucha gracia (nunca los tienen) sino que están sufriendo un ataque de epilepsia.

[Opinión] Disney Channel y la hiperactividad infantil

Esos gritos ensordecedores deben afectar a las neuronas de los pequeños de la casa, no puede ser que alguien pase sus años de infancia, sus primeros pasos por la vida escuchando gritar, cantar y reír como hienas todos los días a un grupo de majaderos todos los días y que no le provoque ninguna secuela.

He visto varios episodios de la serie Jesse (no me juzguéis mucho) y con tanto grito y niños corriendo de un lado para otro, me ha costado varios visionados para saber de qué iba y quién era quién en la serie. En resumen Jesse es la niñera de los niños de un matrimonio súper millonario. Como estamos en Disney y ahora es políticamente correcto tener un reparto multiétnico (algo estupendo, si su motivación no fuera meramente económica/publicitaria) la pareja tiene dos hijos adoptados. Los niños son unos malcriados, hiperactivos y caprichosos a los que Jesse debe controlar y enseñar a comportarse (aunque no he visto por ahora ninguna mejora en la conducta de estos bichejos). Además de enseñar a los niños que correr por la casa, destrozando muebles, tirando comida y hablar a gritos es súper divertido, me cuesta encontrar los valores positivos de esta serie cuando en el cumpleaños de la niña le hacen una fiesta que ni Paris Hilton. ¡Le regalan una cebra! La llevan al hotel donde viven, la suben hasta la habitación para quedar bien y decir: no pero se va a quedar en el zoo para que cuiden de ella. Obviando el tema de si los zoos son buenos o malos (porque quisiera yo saber cómo han capturado a la pobre cebra) ¿A qué demonios habéis llevado al pobre animal al hotel?.

Y ahora vamos con las series musicales. Porque si eres un niño o niña al que no le interesa la música o los bailes, lo sentimos mucho, pero Disney Channel no tiene nada para ti. De una mera u otra los personajes de la serie cantarán y si no cantan, no te preocupes ya lo hará la actriz en la vida real y promocionará su disco durante los anuncios de la cadena.

El bombazo lo metió Hannah Montana. La ahora polémica Miley Cyrus antes del twerking, los medio rapados y lenguas fuera, se ponía peluca rubia y cantaba canciones pop infatiles para las masas. La serie iba de la jovencilla Miley que era como Superman (en realidad Supergirl según palabras de Rafa Marín) y llevaba una doble identidad. Iba a clase como una chica morena, normalita y cuando el mal acechaba, es decir, la llamaban para un concierto, se ponía pelucón, ropa hortera y a cantar como Hannah Montana.

Después del éxito de Hannah y de su prematura muerte a manos de Miley Cyrus, llegaron otras producciones musicales como Shake it up, ANT farm escuela de talentos o Austin y Ally. ¿En serio los niños y adolescentes de Estados Unidos están todo el día bailando? ¿Tantas escuelas para jóvenes “artistas” existen? Las veces que he visto Shake it up y me da pena admitir que han sido bastante, no he visto ni una sola vez a las protagonistas preocupadas por exámenes o cosas importantes de la vida, sólo de si vamos a bailar, que si la coreografía qué tal o de si hay un concurso de baile este finde.

Gracias a Dios, todavía quedan cosillas para que los niños no se idioticen como Phineas y Ferb, pero desgraciadamente hay más producciones dedicadas a niños locos bailarines que además no paran de repetir a todas horas. ¿Qué va a pasar con los niños de ahora? ¿En qué se convertirán? Quizás tampoco debamos preocuparnos mucho porque muchos de los que estamos aquí ya sea escribiendo o leyendo, hemos pasado también nuestros momentos de infancia trágicos con Leticia Sabater o Chicho Terremoto y no parece que hayamos salido mal del todo, aunque sí recuerdo que tras ver la obsesión por las braguitas de Rosita que tenía Chicho, más de uno en el cole jugaba a eso de levantar faldas.

Fuente: http://hiperactividadinfantil.org/

 


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revistas