Revista Baloncesto

Orgullo celtic de compraventa

Publicado el 29 enero 2013 por Sierracharly @sierraCharly
Orgullo celtic de compraventa
Todos los años a estas alturas de temporada conocemos a los equipos que han convertido su temporada en una hoja arrugada con tachones que tirar a la papelera, a los que pugnan por un hueco en los playoffs y los que sustancian la competición en busca de un mejor relumbrón numérico que echarse a la cara en esta primera fase. Los Celtics figuran en la segunda categoría, pero pueden pasar a la primera en tiempo próximo. La victoria contra los Heat se adivina un espejismo dentro de un curso irregular al que la lesión de Rondo parece haber dado la puntilla. Aquí empieza un antes y un después.
Boston no había permanecido al margen de la rumorología de traspasos. Su ajustada plantilla se antojaba exigua para lides mayores, para emular los días de gloria. Con sus estrellas, salvo Rondo, en una paulatina cuesta abajo, algo acariciaba la barbilla advertiendo de que un ciclo se acaba.
La huída de Ray Allen al calor de Miami suponía mucho más que un puñetazo en el estómago de Ainge, que reaccionaba desgarrando a Jason Terry de la costura de los Mavericks.
Terry no ha dado la talla como sexto hombre en el Garden, ni ha dejado si quiera que asomase un pequeño reducto del talento que generó tantas satisfacciones en Dallas. Su presencia en pista no es una amenaza, y sus porcentajes se asemejan más a los de un temporero que a los de un primer espada.
Tenemos claro casi todos que Bass no puede ni debe ser considerado un guerrero de la élite. Un buen jugador de complemento sí, pero no para que se le concedan más galones.
Garnett juega con velocidad de crucero, haciendo uso de su experiencia y calmando sus achaques entre dialéctica sucia y hielo. Fue un gran líder y es un espejo en el que mirarse, aunque sus días como profesional se terminan. Y lo sabe.
El principal desvelo pasa ahora por una regeneración, que se dibuja sin duda dándole todo el valor posible a un estandarte como Paul Pierce, entregado al equipo en los momentos más oscuros del pasado, sacrificado con la llegada de Allen y Garnett, y aguardando con sus maletas preparadas a la decisión que se tome desde los despachos.
 Los acontecimientos dictarán sentencia, y cobra fuerza la posibilidad de que no se retire como celtic, como es su deseo, y pertenecer a esa casta de jugadores que sólo vistieron una camiseta en su carrera. Es sin duda la pieza más consistente para ser intercambiada, al margen de los que se puedan sumar al paquete para hacerlo más atractivo. La lesión de Rondo saca al base del traspaso repetido en los mentideros, y añade más opciones a la salida de Pierce.
Alguien le habrá dicho al bueno de Paul que los equipos están por encima de los jugadores. Esta máxima solamente es aplicable a Jordan, que es capaz de despertar al más dormido con la insinuación de que volverá a las pistas a sus 50 años.


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas