Revista Baloncesto

Otra montaña rusa en Atenas

Publicado el 16 abril 2013 por Toni_delgado @ToniDelgadoG
Liderado por Jasikevicius, el Barça remonta 15 puntos frente al Panathinaikos, pero vuelve a tropezarse contra sí mismo y Diamantidis para perder por 65-63

Otra montaña rusa en Atenas

Wallace, Tomic y Diamantidis, en una acción del partido - AFP. 


“Se crece en momento de apremio, le gusta estar bajo presión. Me deja sin palabras” le define su seleccionador, Kestutis Kemzura. Y sin palabras estuvo a punto de dejar el elogiado, Sarunas Jasikevicius (Kaunas, Lituania, 1976), a una afición que le disfrutó en dos etapas y que sufrió viendo cómo el base le daba la vuelta a un partido que el Panathinaikos dominaba por 29-14 (a los 13m 03s) de la mano de Diamantidis y de la puntería de Bramos, que era infalible. Ahí surgió Jasikevicius para calmar y agitar, todo a la vez, al Barça con
sus consejos, dirección y puntos. Una jugada entre Navarro y Tomic concretó la remontada (42-43 a los 24m 55s), y el propio Jasikevicius puso el 59-63 (a 2m 21s) con el que los azulgrana tenían en su mano la victoria y medio pase a la Final Four de Londres o, al menos, el quinto partido en el Palau asegurado. Pero, incomprensiblemente, el Barça volvió a retorcerse y a quedarse seco –venía de dejar escapar 11 puntos de margen ante el Gran Canaria y 13 contra los griegos– y tocado por dos triples de Diamantidis -el segundo tras dar en el tablero- y por sus propias dudas. Desde los dos tiros fallados por Tomic a la indecisión de Sada e Ingles, que prefirieron pasarse la responsabilidad de tirar antes de que el balón fuese a parar a Navarro, que debía lanzar ante medio Panathinaikos. Uno de los defensores se lo impidió. Tampoco se quedó corto Diamantidis rozando la pelota tras el saque desde la línea de fondo de Sada. Jasikevicius se hizo con el rechace, pero falló y Gist acabó en la línea de personal para anotar el primer tiro libre y fallar el segundo. Navarro no pudo sacar provecho de una acción inverosímil y los azulgrana, perdedores de nuevo en Atenas por 65-63, están obligados a ganar el jueves para no despedirse de la Euroliga.

La situación es límite para los jugadores de Xavi Pascual, que siguen sin dar con la tecla para imponer su juego ante el mismo rival que les eliminó hace dos años y que se les resiste por más que haya cambiado casi por completo su cara. Calathes, sombra de Navarro en su momento, levantó la Eurocup el domingo ante el Bilbao Basket, y sólo Tsartsaris y Diamantidis continúan. El primero penalizó -como Gist o Lasme- cada error del Barça y el segundo, un genio, volvió a hacer de las suyas en los mejores y en los peores momentos de su equipo. Entre Diamantidis y Maciulis sofocaron a un Barça que pareció colapsarse por la presión de una grada en la que no cabía un alfiler y los decibelios se disparaban. Navarro estaba al frente de todos generó los ocho primeros puntos de su equipo con dos triples y una canasta a Lorbek en un primer cuarto muy mediocre de los visitantes (20-10). Un período en el que Bramos ya puso su sello. El ex jugador del Gran Canaria no falló ni un tiro hasta el último cuarto, al que los azulgrana llegaron por delante gracias a Jasikevicius. La varita de BramosEl base lituano hizo de terapeuta para un equipo que volvió a creer en sí mismo, en demostrarse que sabe defender muy bien si se lo propone –la zona le vino de maravilla– y que buscó y sacó rendimiento a su batería de pívots. Lorbek encadenó dos canastas que daban a entender que éste iba a ser el partido de su resurgimiento, Jawai era la sombra de Sofo y Tomic iba sumando poco a poco. Los primeros tiros libres de los visitantes (a los 17m 18s) y que anotó Navarro para acercar a su equipo 33-27. Pero de nuevo surgió Bramos, tocado con una varita mágica, para relanzar al Panathinaikos al descanso (38-29). Definitivamente, el Barça se puso a punto tras el descanso, a pesar de encadenar tres pérdidas en minutos y medio. Jasikevicius y Navarro afinaron su muñeca y fue La Bomba quien asistió a Tomic, que se giró sobre sí mismo para dar la primera ventaja a su equipo (42-43 a los 24m 5s). El pívot croata estuvo perfecto en los tiros de campo (6/6), pero falló sus dos únicos dos tiros libres. Abrines protagonizó momentos de gran lucidez y valentía y el Barça encontró a faltar algún punto de Ingles, y de Huertas, deprimido en la serie, y Sada, fundamental en el primer partido, correcto en el segundo y nada fino en este tercero, resuelto de nuevo por un triple de Diamantidis y un pobre epílogo de los azulgrana. “Lo teníamos. Al final se nos ha escapado”, lamentó Lorbek: “Aunque hemos tenido más opciones y hemos jugado mejor”. PANATHINAIKOS 65 (20+18+12+15): Xanthopoulos, Diamantidis (12), Maciulis (5), Tsartsaris (4), Schorsanitis (4) -quinteto inicial-, Ukic (6), Banks, Gist (9), Lasme (11) y Bramos (14). BARÇA 63 (10+19+22+12): Huertas, Navarro (17), Ingles, Wallace (5) y Jawai (2) -quinteto inicial-,Lorbek (8), Tomic (12), Abrines (6), Sada y Jasikevicius (13). Árbitros: Lamonica (ITA), Lottermorser (ALE) y Javor (SLO).


Volver a la Portada de Logo Paperblog