Revista Moda

Otros placeres...

Publicado el 15 diciembre 2009 por Matichica
No sólo de moda y tendencias se vive, no es cierto? Por suerte hay muchas cosas que nos reconfortan y nos permiten abandonar por un momento las preocupaciones cotidianas y el agobio laboral y social para sumergirnos en experiencias mágicas, únicas... En un par de semanas tuve la oportunidad de disfrutar de dos espectáculos que me conmovieron. Primero asistí a la última función en Buenos Aires del musical El fantasma de la ópera, y el viernes pasado ví Piaf, con la increíble Elena Roger. En ambos casos, y por motivos diferentes, me felicité por haber ido. La calidad de las obras, la entrega de los artistas y la sensación de estar ante hechos verdaderamente excepcionales, me confirmaron que todavía hay espacios para entregarse al placer del goce artístico.
Debo aclarar que no soy muy amiga de los musicales, que me cuesta meterme en la trama cantada y que siempre los consideré un género menor en comparación con la ópera, expresión musical que me gusta y de la cual soy asidua concurrente. Pero esta obra -el fantasma-, y sobre todo el hecho de ser una puesta acorde a la de Broadway, me llevó a reconsiderar la negativa y finalmente me decidí por ir. No solo no me arrepiento, sino que de no haber bajado ya de cartel, se las recomendaría con gusto. Fue una verdadera sorpresa la puesta en escena, la calidad de los intérpretes y la potencia lograda en el escenario. A modo de bonus track pude disfrutar de la despedida de todo el elenco y de las cálidas palabras de Carlos Víttori para con el público y su gente. Un cierre a pura emoción.

Otros placeres...


Otros placeres...

Otros placeres...

Otros placeres...


Claro que aún me faltaba lo mejor, lo que para mí es el acontecimiento del año, la Piaf. En principio, me declaro fanática del gorrión de París desde siempre, desde que escuché a esa mujer pequeñita que cantaba con una voz muy especial unas melodías tristes, pero encantadoras... Cuando ví la película, La viè en rose, me conmovió conocer la historia detrás del personaje y mi admiración fue mayor aún. Saber que trás una artista descomunal había una pobre chica con una vida miserable y decadente, me hizo quererla más. Por eso, cuando supe del espectáculo de Elena Roger pedí que por favor viniera a la Argentina, y el sueño se me cumplió. No fuí al estreno ni me abalancé en la boletería, dejé pasar el furor y esperé con paciencia, como se espera a los buenos vinos. Finalmente, el viernes pasado me llegó el turno y allí estuve, en el palco n° 2, casi arriba del escenario.


Otros placeres...


Les digo que me conmovió hasta las lágrimas... Desde el primer acorde que canta Roger creí estar en presencia de la propia Piaf. Toda la obra sentí esa mezcla de admiración por Elena y su majestuosa interpretación, y la sensación de estar en 1950, en cualquier teatro en el que Piaf presentaba sus espectáculos. La potencia de Roger en escena, la interpretación que hace de la môme y la puesta de la obra en general, son excepcionales. No tengo idea de hasta cuando podremos gozar de esta maravilla en Buenos Aires, pero les aseguro que si van no saldrán defraudados, al contrario, es un regalo de navidad para compartir. Les dejo un link para que vean el video con imágenes del show y de fondo, no crean que escuchan a Piaf... Es Elena Roger cantando Non, Je ne regrette rien. Que lo disfruten... Besos:>
http://www.youtube.com/watch?v=RrI3afW8LR0&feature=related


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revistas