Revista Salud y Bienestar

Paciente empoderado: Si, pero con límites…

Por Mariajosehe @Herraiz_MJ

Definición empoderar: hacer poderoso o fuerte a un individuo o grupo social desfavorecido.

Paciente Empoderado

Todos estamos de acuerdo que un paciente empoderado, aquél que se implica en su enfermedad, en su tratamiento, y que cuida el estilo de vida que se le ha aconsejado, es el paciente ideal, pero a veces el “saber demasiado” puede no ser tan beneficioso para él como esperamos.

Paciente Empoderado

Conocer todos los riesgos y complicaciones que tiene tanto una enfermedad como el tratamiento requerido para ella, puede desestabilizar la vida del paciente y llevarlo a desanimarse, lo que aumentará su estrés con todos los problemas que ello conlleva (aumento de los síntomas propios de su enfermedad, HTA, ansiedad y un largo etc.), que no resulta lo más adecuado para ninguna patología.

Paciente Empoderado

¿Paciente empoderado?

Por supuesto que SI, es muy importante para el paciente, para los profesionales que lo atienden y para el sistema de salud, que un paciente se implique en la formación y en la información respecto a su enfermedad porque conseguiremos que se implique más en su autocuidado, una mejor adherencia al tratamiento, un aumento de la confianza tanto en el profesional que lo trata como en el sistema sanitario y una disminución de las complicaciones asociadas a su patología.

Paciente Empoderado

Esta situación en enfermedades crónicas es más importante si cabe, siempre que tanto la información como la formación se consigan en colaboración con expertos sanitarios que le aconsejen cómo debe hacerlo, dedicándole el tiempo que sea preciso para conseguirlo.

¿Cuáles son los problemas?

El hecho de informarse puede llevar a que se preocupe en exceso por las complicaciones que pueden presentarse a lo largo de su patología, o bien los efectos secundarios que podría presentar por la toma de la medicación prescrita y eso nos llevará a tener un paciente empoderado pero estresado.

Paciente Empoderado

Por eso es tan importante la implicación de todos los profesionales sanitarios en la información y formación de todos los pacientes, y hemos de ser nosotros los que establezcamos en cada caso, según la personalidad del paciente, lo que debe saber y lo que es mejor que no sepa (sin engañarlos en ningún momento, por supuesto).

Paciente Empoderado

Como médico y paciente hace tiempo que decidí “dejar la bata” en la sala de espera cuando acudo a las visitas de los diferentes profesionales que me tratan y convertirme sólo en paciente. Eso quiere decir que no intento autodiagnosticarme, ni justificar todos los síntomas que presento, sino que delego en los que me atienden este trabajo, yo me limito a explicarles lo que siento y ellos deciden qué es lo que tengo y cuál es la mejor solución.

Paciente Empoderado

El día que decidí ser sólo paciente y dejar mi lado médico para otras ocasiones que no estuvieran relacionadas con mi enfermedad, mi estrés bajó muchísimo y en la misma proporción aumentó la confianza en esos médicos y enfermeras que me cuidan.

Por eso cuando hablo de paciente empoderado, digo SI, pero con ciertos límites…

Paciente Empoderado


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :