Revista España

Palacios y otras construcciones en la ciudad de Zamora

Por Viriato @ZProvincia

Puertas y Murallas La ciudad de Zamora es llamada en el romancero 'La Bien Cercada', y no en vano, ya que eran tres los recintos amurallados que constituían sus defensas. El primero de ellos data del siglo XI y conserva varios lienzos, algunas puertas y el Castillo. Este es de perímetro trapezóidal, está rodeado por un profundo foso y por hermosos jardines desde donde se puede contemplar la vega del Duero y los barrios de Trascadillo.


Cerca de estos jardines y continuando la muralla nos encontramos con el Portillo de la Traición, ahora llamado de la Lealtad, formado por un simple arco de medio punto pero cargado de historia. Más adelante está situada la Puerta del Mercadillo de la que solo subsiste el cubo. Bordeando la ronda de Santa María la Nueva y bajando San Martín, se llega a la denominada Puerta de Zambranos o de Doña Urraca, así llamada pues junto a ella tenía su residencia la reina zamorana. Su puerta es de arco de medio punto y está protegida por dos cubos de sillería.

Desde aquí el recinto seguía hacia la Plaza Mayor, donde se situaba la Puerta nueva de San Juan. Descendía por la calle de Balborraz, doblaba hacia San Cipriano y San Ildefonso, donde se situaban dos puertas. Más allá aparecen las peñas de Santa Marta que dan paso a la Puerta del Obispo, Olivares u Óptima. A ella está adosada la denominada Casa del Cid que conserva dos ventanas de arco de herradura geminados y puerta de arco de medio punto.

Otros dos recintos amurallados se abrieron en Zamora en el siglo XIII, acompañando el crecimiento de la ciudad y abarcaban desde la avenida de Alfonso IX hasta los denominados barrios bajos.

Palacio de los Condes de Alba de Aliste Situado en la Plaza de Viriato, edificio renacentista cuya parte mejor conservada y fachada corresponden a la primera mitad del siglo XVI. En 1784 se demolió un torreón, cuya sillería se empleó para reedificar la Casa-Peso. La reforma definitiva se produjo en nuestro siglo para adecuarlo a su función actual de Parador de Turismo.


Fue el edificio fundado por Don Enrique Enríquez, primer conde de Alba y Aliste, por merced de Enrique IV. Siendo corregidor Don Juan Romualdo Jiménez, lo compró la ciudad al duque de Frías por 120000 reales para construir un hospicio, que se inauguró en 1798.

Hospital de la Encarnación Este edificio de traza renacentista se empezó a construir en 1629 según los planos que hizo el arquitecto de Felipe III Juan Gómez de Mora. Sufrió reformas y ampliaciones a mediados del siglo XIX y sobre todo en el siglo XX, debido a los cambios de utilización que ha tenido.

Su fundación se debe a Don Isidro y Don Pedro Morán Pereira, el último de los cuales adquirió la casa mayorazgo de los Escalante. Sirvió en principio como hospital de hombres, con el título de "Hospital de Nuestra Señora de la Encarnación". En el siglo XX ha tenido usos tan dispares como cárcel, hospital y hospicio. Actualmente es la sede de la Excelentísima Diputación Provincial de Zamora.

Palacio del Cordón Este edificio corresponde a finales del siglo XV o principios del XVI. Constituye uno de los más nobles edificios de la arquitectura civil zamorana. Su fachada, convierte su alfiz en un cordón franciscano, que da nombre popular al palacio y cobija las armas de los fundadores.

Actualmente ha sido reconstruido y ampliado con un destacable edificio de arquitectura contemporánea para albergar el Museo de Zamora, que contiene fondos arqueológicos que abarcan todos los periodos culturales de nuestra provincia y fondos artísticos de gran valor, procedentes en su mayoría de monasterios desamortizados o de distintos museos nacionales.


Palacio de los Momos Situado en la Calle San Torcuato, se edificó a finales del siglo XV o comienzos del siglo XVI, conservando de la obra originaria sólo la fachada y no completa. Su estilo es renacentista, pero conservando muchos elementos del gótico tardío. El edificio lo mandó edificar Pedro de Ledesma, comendador de Peñausende. Se llamó Casa de los Sanabria. En la actualidad es sede del Palacio de Justicia.

Puente de Piedra Construido en el siglo XII une el centro de la ciudad con los barrios. Formado por dieciséis arcos apuntados que cruzan una de las zonas más anchas del Duero a su paso por Zamora. Ha sufrido importantes reparaciones debido a las crecidas del río.

Allá en tierra leonesa, un rincón se me olvidaba, Zamora tiene por nombre, Zamora la bien cercada, de un lado la cerca el Duero, del otro peña tajada. ¡Quien vos la quitare, hija, la mi maldición le caiga!


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas