Revista En Femenino

Para sentirte bien, empieza por aquí

Por Mapilar @pilarcasota

Para sentirte bien, empieza por aquí

Me encantan cosas tan sencillas como un gato que pasa por delante de mi ventana, las risas de mis hijos o poder leer tranquila durante unos minutos. A menudo obviamos la importancia de lo pequeño en nuestra vida. Al hilo de esta reflexión y de la importancia que pueden tener 30 minutos de descanso o unas flores sobre la mesa, quiero hablar de algo fundamental en la vida: necesitas alimentar tu alma si quieres sentirte mejor.

Unas veces por las prisas, otras veces porque con tanto estrés no percibimos las pequeñas maravillas que ocurren a nuestro lado, a menudo porque no nos damos permiso para experimentar eso que tanto nos agrada… el hecho es que acumulamos horas, días, meses, incluso años de insatisfacción y de sed, una sed por todo aquello que nos produce bienestar. Y así andamos, inquietos e insatisfechos, pagando con las personas cercanas la falta de autenticidad que nos lastima.

Esto que te cuento no es nada nuevo, seguro que lo has experimentado: un sábado o un lunes o un día de fiesta en el que hiciste, sobre todo, lo que necesitabas. Levantarte con calma, desayunar con tu familia, salir a pasear al sol, escuchar música, jugar, dormir la siesta, cocinar con  mimo, ver una buena película, tener sexo con tu pareja en plenitud, dormir profundamente.

Pero ¿qué es lo que nos impide cargarnos de positividad haciendo aquello que nos nutre?

Hay quien echa la culpa a los horarios, a los hijos, a la sociedad, al tiempo, a los políticos. En realidad el secreto está en asumir la responsabilidad sobre la propia vida.

Empieza por lo siguiente: haz una lista con las 3, 4 o 5 acciones que te llenan de energía positiva. Y dedica hoy unos minutos a la que prefieras. Y después revisa: ¿sigues creyendo que todo está “ahí fuera”? ¿Que son las circunstancias las que gobiernan tu vida, las que deciden si tu alma vibra o se arrastra?

Te cuento algunas de las mías:

  • Desayunar despacio, elegir y preparar lo que voy a tomar al comenzar el día. Y hacerlo mientras escucho música o las noticias en la radio
  • Dormir una siesta de 15 o 20 minutos,  que se resume en recostarme en el sofá y cerrar los ojos, dormitando mientras los niños juegan o ven la tele
  • Cuidar las plantas de casa: los seres vivos y la naturaleza en particular son vitales para mí (además de plantas en casa viven un perro y unos peces)
  • Estar al aire libre, haciendo cualquier cosa: pasear con el perro, jugar a la pelota con los niños, patinar, acercarme hasta el río, dar un paseo en bicicleta, dar el pan viejo a las ovejas del prado frente a nuestra casa, sentir el aire y el sol…
  • Pintar o dibujar: lo hacía de niña y me sienta bien, me gusta y me relaja. Tengo libros de mandalas y también tarjetas en papel de acuarela con dibujos (de tamaño postal) para colorear.
  • Escuchar música, una que vaya con mi estado de ánimo o que me sirva de revulsivo o para motivarme: Pedro Guerra, Abba, Dulce Pontes, Kítaro, Ismael Lö, Ana Belén, Carlos Núñez, Queen, Adele, Maná o Camarón. En la variedad está el gusto 😉
  • Tocar algunos de los instrumentos que andan por casa
  • Llevar a cabo una tarea casera de esas que siempre se quedan para “cuando tenga tiempo” (y ese tiempo nunca llega): ordenar el garaje, retirar ropa vieja, mover algún mueble, cortar las enredaderas del jardín…
  • Cuidarme: un batido de frutas o verde, una infusión de hierbas, aceite de almendras para el cuerpo, una ducha sin prisa, unos estiramientos o movimientos básicos de yoga, un auto-masaje en los pies, cinco minutos de respiraciones profundas

Me han salido más de 3, de 4 y de 5… ¿te animas a hacer tu lista?

Recuerda: si quieres sentirte mejor, alimenta tu alma con lo que te hace vibrar.


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :