Revista Cine

“Paranoid Park”, de Gus Van Sant

Publicado el 12 diciembre 2009 por Avellanal

Alguien escribió que Paranoid Park era una bofetada al cine convencional de Hollywood, y ese alguien tenía razón. Desde el principio, cuando los créditos pasan bambaleándose sobre el plano inamovible de un colosal puente, con el cielo lánguido cubriéndolo y la imagen continuamente acelerada (¿símbolo quizá de las metrópolis contemporáneas o, hilando más grueso, del sistema económico vigente en las últimas tres décadas y cuyo correlato cultural ha sido el posmodernismo?), el espectador se entera que el filme corre por el carril opuesto de lo prefabricado y consabido: apartamiento de las estructuras narrativas tópicas, recurrente discontinuidad temporal, planos largos y sugestivos que estimulan la imaginación visual, exigüidad de diálogos, entre tantas otras peculiaridades que se podrían mencionar.

En Paranoid Park el suceso a priori determinante –el asesinato culposo de un guardia en las vías del tren–, sobre el que debería girar la trama de la película, apenas tiene una importancia comparable –para la cámara de Van Sant– a cualquier otro hecho (aparentemente) banal en la vida del protagonista. Y es que el director nos introduce, sin presentaciones ni preámbulos, en la cotidianeidad de Alex –un adolescente estadounidense introvertido–, pero no desde un enfoque objetivo, sino adentrándose en su mente y en su percepción de la realidad que lo circunda. Como resultado, el espectador queda aprisionado por la narración subjetiva de historias mínimas, de momentos cruciales, de miradas furtivas, de grises reminiscencias, de diálogos espontáneos, que, suspendidos en el tiempo, forman las pequeñas piezas de un puzzle desordenado.

El sumergimiento en la vida interior de este adolescente no constituye un mero capricho del director, pues ese ejercicio contemplativo deviene en una no explicitada metáfora sobre el estado de cosas en una sociedad desintegrada social, cultural y moralmente, en la que no sólo entraron en crisis las finanzas sino también la calidad de las personas. Intuyo que Van Sant trata, en definitiva y entre otras cosas, de reflejar problemas teens candentes en estos tiempos de confusión, como la incomunicación familiar, la soledad y la falta de comprensión, por intermedio de la desorientación vital de un joven errabundo y aquejado por su conciencia (otro más de esos seres que con tanta empatía ha sabido retratar anteriormente en largometrajes como My Own Private Idaho y Elephant). Una escena que sirve para graficar la imposibilidad de los adultos para penetrar en el universo de Alex es aquella en la que asume las palabras del padre, explicando con seriedad su divorcio, con una displicencia rayana en la más completa indiferencia. La misma indiferencia, por otro lado, con la que transita su primera experiencia sexual, reducida a un simple trámite de iniciación carente de mayor relevancia.

“Paranoid Park”, de Gus Van Sant

Por otro lado, fue objeto de mi sorpresa el rescate de ciertos tramos de bandas sonoras compuestas por Nino Rota para películas de Federico Fellini, intercaladas con ritmos de hip hop y algunas canciones siempre apacibles y melancólicas del gran Elliot Smith. Con tan curiosa combinación se consigue reforzar la sensación de subjetividad casi absoluta, pues no oímos cualquier música, sino la que corresponde con las sensaciones íntimas o la que se filtra en la memoria auditiva de Alex según los momentos. En ese sentido, merece destacarse el instante en que observamos el modo en que su novia gesticula, grita y maldice; el espectador deduce que tan irascible reacción se debe a que él acaba de dejarla, puesto que en ningún momento se oye más que la etérea y resplandeciente música de Giulietta degli spiriti como sinónimo del desinterés que le produce al protagonista lo que la chica le dice: físicamente se encuentra frente a ella, mas su mente divaga por otras latitudes.

Resultaría un atropello finiquitar este comentario sin hacer mención a una de las escenas más preciosas que recuerde haber observado en los últimos tiempos: gotas de agua cayendo en cámara lenta como símbolos de una imposible expiación sobre el cuerpo de Gabe Nevins (el actor no profesional que eligió Van Sant para personificar a Alex). Es una ducha hipnótica, desconsoladora y nunca más solitaria, en la que el distorsionado tiempo (es preciso aclarar que la narración, además, imita los mecanismos de la memoria) se derrumba con esos ralentís y esa gama de tonos desaturados (magistral trabajo del director de fotografía Christopher Doyle).

El film es también un intrincado recorrido por la geografía urbana de un parque para skate donde los jóvenes se refugian de los problemas de la vida diaria en una suerte de catarsis colectiva. Pero, sobre todo, Paranoid Park es una inmersión psicológica que envuelve, involucra y conmueve con su halo de ahogo y tristeza acumulada. Sin dudas, éste es el Van Sant minimalista y outsider que alguna vez, allá a mediados de los ochenta, sorprendió a muchos. Ojalá siga por esta senda, propinándole bofetadas tan hermosas a la oxidada maquinaria de Hollywood y a su star-system.

Paranoid Park (EE.UU., 2007).
Director: Gus Van Sant.
Intérpretes: Gabe Nevins, Taylor Momsen, Jake Miller, Daniel Liu, Lauren McKinney, Scott Green, Grace Carter.
Calificación: 7,50.


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

  • plaza Sant Felip Neri

    plaza Sant Felip Neri

    Barcelona esconde en pleno Barri Gòtic, un espacio donde todo se detiene en una milésima de segundo infinita. Un instante donde el sonido de los coches, las... Leer el resto

    Por  Lascosasdepepe
    CULTURA Y OCIO, DIARIO
  • Jan van eyck

    eyck

    Llevo varias semanas con un poco de desorden en este espacio. La verdad es que han ocurrido una serie de sucesos que sin tener gravedad, han perturbado un poco... Leer el resto

    Por  Zayi
    CULTURA Y OCIO, HISTORIA
  • Crímenes en plena Guerra Fría: Gorky Park

    Crímenes plena Guerra Fría: Gorky Park

    Renko (William Hurt) es un oficial de la policía de Moscú con no demasiada buena reputación. Como hijo de un general de prestigio, se esperaba de él que fuera u... Leer el resto

    Por  39escalones
    CINE
  • Y van... Nine

    van... Nine

    Escribí una entrada sobre el nuevo film de Rob Marshall hace meses, pero ahora que ya la he visto, edito aquella entrada y la completo. Leer el resto

    Por  Fon_lost
    CINE
  • ¡Es un Van Gogh!

    Gogh!

    Descubren en Holanda un cuadro desconocido de Van Gogh, tras pasar varias décadas en el depósito de un museo, el cuadro data de 1886 y al parecer estaba en mano... Leer el resto

    Por  Nando
    ARTE, CULTURA Y OCIO
  • Mies van der Rohe, Barcelona

    Mies Rohe, Barcelona

    1929, Exposición Universal en Barcelona. Alemania no quiere un stand convencional, con los últimos widgets made in Germany de la época; sino un pabellón que no... Leer el resto

    Por  Elarteporlaarquitectura
    ARQUITECTURA, CULTURA Y OCIO, TENDENCIAS
  • The True School Park Jam Series

    Afrika Bambaataa, Kool DJ Red Alert and DJ Jazzy Jay / The True School Park Jam Series / 7.16.09 from Noisemaker Media on Vimeo. Leer el resto

    Por  Jrcorredor
    CULTURA Y OCIO, MÚSICA

Revistas