Revista Viajes

Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido

Por Esther García Schmah @GarciaSchmah

Hace exactamente 100 años, un 16 de agosto de 1918, se fundó el Parque Nacional de Ordesa. ¡Qué mejor manera de celebrarlo que venir por fin a conocerlo!

Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido

Fue el segundo lugar de España en ser declarado parque nacional, tan solo unos días después que el de Picos de Europa que fue el primero.

Con los años el parque ha ido ampliando su territorio al que se han añadido el cañón de Añisclo, Monte Perdido, Escuaín y el valle de Pineta. En 1977 fue declarado por la UNESCO patrimonio de la Humanidad, junto con el Circo de Gavarnie situado en el Pirineo francés.

Para acceder a él debemos acercarnos hasta la hermosa población de Torla.

Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido

Y allí estacionar el vehículo, en un aparcamiento gratuito de grandes dimensiones, ya que durante los meses de verano y otros festivos de alta afluencia de público solo está permitido acceder al parque con autobuses habilitados para ello. El resto del año se puede pasar con el coche hasta la pradera de Ordesa.

Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido

Junto al parking está también el centro de interpretación del parque, cuya visita es gratuita y donde se puede aprender mucho de su geología, fauna, flora e historia. Justo al lado está el quiosco donde se compran los tickets para el autobús y la parada donde se toma. Los billetes de ida y vuelta cuestan 4,50 € (gratis menores de 10 años) y los autobuses pasan con una frecuencia de unos 15 minutos desde las seis de la mañana. Hay un cupo de 1800 visitantes simultáneamente, por lo que si se alcanza esta cifra el acceso queda cerrado.

El parque, como os podéis imaginar, tiene infinidad de posibilidades. Si se quieren conocer todas las zonas será necesario dedicarle varios días; nosotros solo disponíamos de uno, así que nos decidimos por la excursión más clásica, la subida a la cascada de la Cola de Caballo.

Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido

Se trata de un recorrido de unos 18 km ( ida y vuelta) con un sendero bien habilitado y que ofrece la oportunidad de admirar los bosques, las cascadas y las espectaculares paredes del macizo de roca que conforman el Valle de Ordesa; un valle de origen glaciar por el que discurre el río Arazas.

Existe la posibilidad de hacer un recorrido circular tomando, bien a la ida bien al regreso, la senda de los cazadores, pero ello requiere una mayor preparación física ya que la pendiente es muy pronunciada, por lo que nosotros preferimos ir y volver por el mismo camino.

El primer tramo transcurre por el bosque y ofrece varios miradores a diferentes cascadas.

Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido

Dejamos el bosque y admiramos en lo alto la faja de Pelay (por allí transcurre la senda de los cazadores)

Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido

Después alcanzamos las Gradas de Soaso, una serie de pequeñas cascadas escalonadas a las que es fácil acceder para admirar desde distintas perspectivas.

Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido

Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido

Ascendemos por un tramo de escalera de roca y llegamos a la parte más abierta del valle, una pradera dividida por el sendero y el río y lugar de pasto del ganado. Estamos en el Circo de Soaso, rodeados por las espectaculares paredes del macizo calcáreo más alto de Europa, cuyo punto más elevado son los 3348 m de la cima de Monte Perdido, que se asoma al fondo.

Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido

Un tramo más y ante nosotros aparece nuestro destino final, la cascada de la Cola de Caballo.

Un sitio ideal para sentarse a descansar y admirar el paisaje antes de emprender el regreso.

Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido

Para una información mucho más detallada del parque, su historia y entorno, rutas de senderismo, etc. podéis dirigiros a la web Ordesa.net.

Para pernoctar nosotros nos quedamos en el aparcamiento, junto con otras cinco o seis autocaravanas. Aunque hay un cartel donde pone que está prohibido pernoctar, nos dijeron que no dicen nada si es por pocas noches y no hay problema de plazas. Cuando nosotros estuvimos (principios de julio) el parking estaba medio vacío y para no molestar nos fuimos a la zona más alejada.

Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido

Merece la pena también dar un paseo por Torla, un bonito ejemplo de los pueblos de montaña de Huesca.

Si quieres saber algo más de nuestra visita a los Pirineos, puedes consultar todos los enlaces aquí.


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista