Revista Viajes

Paseo circular bola del mundo

Por Javieragra

La Sierra de Madrid apunta los primeros aromas a humedad después de las brevísimas lluvias. El paseo estas jornadas es un descubrimiento de raíces iniciales y senderos de luz cantando al otoño que avanza sereno para quedarse entre nosotros.
PASEO CIRCULAR BOLA DEL MUNDOEl alba ilumina las cercanas cumbres cuando llegamos al aparcamiento de la Barranca.
En los aparcamientos de la Barranca, el alba ilumina las cercanas cumbres entre la delgadez brumosa de la noche y el ópalo iluminado de las primeras luces; allá están los montañeros de camino hacia el asombro siempre nuevo de la naturaleza. Hace tiempo que estamos entre los pinos y el agua de los arroyos que descienden de Peña Cabrita.
Un momento antes de entrar en la Senda Ortiz buscamos otros senderos menos marcados que nos van subiendo entre la fantasía y la búsqueda. La Cuerda de las Cabrillas está ante nosotros, los torreones de granito de Peña Horcón relucen con los primeros rayos de un otoño que alarga el calor del dilatado verano.
PASEO CIRCULAR BOLA DEL MUNDOVan ascendiendo los montañeros entre la alejada llanura y la montaña inmensa, buscando La Senda de la Tubería.
Damos con la Senda de la Tubería superados los últimos pinos a la vista ya del Risco de los Emburriaderos, donde el Guadarrama madrileño se agiganta con las vista de la belleza de Peñalara, con el corte intenso de la Garganta del Infierno, con la luz solar llenando de colores el inmenso paisaje que se expande como un mar de sosegada infinitud.
PASEO CIRCULAR BOLA DEL MUNDOEs la Fuente de la Caña un lugar estratégico para reposar en medio de cualquier camino de esta o de otras jornadas montañeras; las aguas subterráneas confluyen en este solazado lugar donde diversos valles y vaguadas tienden su amistosa mano al fatigado, asombrado y agradecido montañero.
Continuamos montaña arriba hasta coronar el Alto de Guarramillas o Bola del Mundo, seguimos descendiendo hasta el Collado del Piornal de planicie extensa; es este Collado un cruce de caminos donde varios grupos de montañeros se saludan en un ballet de encuentro y dispersión musical y armonioso. Buscamos el punto de inflexión del cordal de la Maliciosa porque hoy queremos regresar, haciendo un camino circular a la Bola del Mundo; enseguida encontramos una senda marcada con hitos de nueva hacendera, nos gusta su dirección pues apunta hacia una Ventana que no hace mucho visitamos por primera vez.
PASEO CIRCULAR BOLA DEL MUNDOEl sendero tiende a ir cercano al Cordal de las Milaneras en un divertido caminar que solicita permanente atención a los montañeros entre peñascales y bruscos descensos.
Desde la Ventana sale una senda local SL- MN 4 que nosotros seguimos con entusiasmo y con las certezas que dan a los montañeros las marcas de senda local, el sendero medianamente trazado, la buena dirección de la senda…aderezado con la conversación y el silencio en adecuada mezcla, la brillante luz envolvente, el estómago recién agasajado…el entusiasmo, en fin, de la grandiosidad de la naturaleza que en estos momentos nos arrulla.
PASEO CIRCULAR BOLA DEL MUNDOEn uno de los lugares espaciosos de la Senda Local estamos estos cuatro montañeros y el quinto que sujeta la cámara para dejar constancia a las venideras generaciones de que la montaña está viva y resucita los espíritus.
Entre jaras y pinares, entre algún conejo curioso y varias cabras que no se inmutan en ningún momento, llegamos al embalse más alejado del aparcamiento; llegamos al coche; llegamos a casa; el alma llena de entusiasmo y sosiego; el corazón bailando los colores y los aromas de la naturaleza.
Javier Agra.

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revista