Revista Cocina

Pasión por los bombones y el chocolate

Por Anahigemma @anahigemma

b130 Pasión por los bombones y el chocolate  ¿Cuántos de vosotros no puede resistirse ante una pastilla o bombón de chocolate? Yo confieso que soy una de ellos. Somos muchos los entusiastas del chocolate, que nos rendimos a su poderosa atracción.

Pero ojo!! No todo el chocolate vale. Cuando hablo de chocolate, me refiero al chocolate realizado con un alto porcentaje de cacao de calidad (cada vez hay variedades que me sorprenden día a día), gracias a lo que saborear un trozo de chocolate recién troceado, o un bombón de chocolate relleno de algún sorprendente relleno, puede convertirse en un verdadero acto de placer….

Aunque hay muchas historias sobre el origen de los primeros bombones, la más extendida señala que datan del siglo XVIII, cuando el pastelero de Luis XIV le presentó unas frutillas bañadas en chocolate, a lo que el Rey Sol respondió “bon bon”, en señal de aprobación.

De allí surgió el término bombón (doblemente bueno), para referirse a cualquier tipo de chocolate relleno, pero no fue sino hasta principios del siglo XX cuando se popularizaron, con la aparición del producto en el mercado estadounidense, a través de los famosos kisses de Hershey’s, golosina en forma de gota, recubierta en papel plateado que aún se comercializa en América.

Luego de la creación de esos primeros bombones y de la invención de las trufas de chocolate, de manos del Duque de Plessis-Praslin, artesanos belgas, suizos, italianos y franceses perfeccionaron la elaboración de este dulce a través de técnicas manuales.

b336 Pasión por los bombones y el chocolate
Así surgieron negocios familiares, en los cuales se guardaba celosamente el secreto para la fabricación de las coberturas y de los exquisitos rellenos. Pese a que la industrialización inundó este campo, buscando disminuir los costos y llevar estos productos a un público masivo, aún persisten propuestas artesanales en muchos países, en los que la calidad y la creatividad marcan la diferencia, haciendo que realmente valga la pena pagar un poco más para poder disfrutar de estos exquisitos dulces.

Desde que la conocida marca británica de chocolates Cadbury lanzó al mercado la primera caja de bombones, en 1868, esta deliciosa manera de comer chocolate se convirtió en un consentido en muchos paladares y en el obsequio por excelencia.

b220 Pasión por los bombones y el chocolate
Y es que un bombón puede revelar un sentimiento (como por ejemplo: “te quiero”), pero también puede ser utilizado para decir “lo siento”. Uno de los ejemplos que recuerdo es el ratón Mickey que nunca olvidaba llevar una caja de bombones en forma de corazón cuando pretendía que Minnie lo perdonara por alguna de sus imprudencias. ¿Os suena esta imagen?

Aunque la apariencia externa es importante, la creatividad y el factor sorpresa a la hora de elaborar el relleno de los bombones resulta fundamental: Frutos secos, semillas, licores, cítricos y especias y hasta chile picante son algunos de los ingredientes más empleados para dar vida a un bombón. Todo es válido para tratar de distinguirse en este competitivo mercado, en el que destacan marcas tan conocidas como  Lindt & Sprungli o Nestlé (ambas suizas), o Cadbury  (británica), además de fabricantes artesanales como Del Rey o Burie de Bélgica, Richart de Francia o los bombones de Oriol Balaguer en España. (Os animo a visitar sus obradores en Barcelona o Madrid. Tienen verdaderas y deliciosas obras de arte).

Todo sería perfecto sino tuvieran un pequeño gran defecto. Sus calorías. Cien gramos de bombones pueden llegar a contener entre 550 y 600 calorías por cada cien gramos. ¿Aunque? …. ¿Quién puede comerse cien gramos de bombones sin empacharse? (Ese puede ser un freno natural para no “devorar” una caja entera de bombones….). En cambio, comer uno o dos bombones no significa un gran problema para la línea y quizá puede ser una deliciosa manera para endulzar algún momento especial…

A parte de vitaminas (principalmente del grupo B) y minerales (calcio, fósforo, hierro), los bombones y el chocolate contienen teobromina, compuesto natural con propiedades estimulantes similares a la cafeína. Recientes estudios señalan que el chocolate tiene compuestos fenólicos (similares a los del vino tinto) que “in vitro” han demostrado propiedades antioxidantes de las grasas, previniendo la formación de plaquetas. Esa puede ser una fantástica excusa para disfrutar de un bomboncito (de calidad) de vez en cuando…

b42 Pasión por los bombones y el chocolate
¿Y vosotros?¿Soléis regalar bombones en ocasiones especiales? Cuando? ¿Os apetecería comeros un bombón? ¿Cuáles son vuestros favoritos? Estaré encantada de leer vuestros comentarios!!

Besos desde mi blog!!!

También podéis seguirme  a través de Facebook


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Dossiers Paperblog