Revista Sociedad

Pastor defiende obras del Espiritu Santo

Publicado el 30 noviembre 2017 por Ronerborg @unanimeradionet

Los que durante tres días tomaron cerveza y aumentaron las ganancias de la cerveceria, pagaron entradas costosas para beneficio económico de artistas que muchos de ellos con su música promueven violencia, tienen la mujer como objeto y predican el consumo de alcohol y drogas. Esos no son tontos que se dejan persuadir y embobar el cerebro. Los que organizan y asisten a fiestas patronales y a los carnavales con sus secuelas de alto ruido, consumo excesivo de alcohol, consumo de drogas, practica de sexo libre impulsando a adolescente a su debut sexual y posterior embarazo a edad temprana y la desintegración familiar que todo ello genera, esos son personas iluminadas, inteligentes que actúan por voluntad propia.

Los que creemos en el mensaje del evangelio. Asistimos a eventos y congregaciones. No consumimos alcohol, mantenemos normas de conducta en nuestros hijos que evitan el embarazo en adolescentes, que no nos embriagamos y contribuimos a la disminución de los accidentes de transito, que mantenemos familias estables aunque con problemas normales de la Unión de dos personas criadas en ambiente familiar distintos. Los cristianos que tenemos colegios que promueven educación de calidad con valores, consultorios médicos que ofrecen servicios gratuitos o a bajo costo hasta sin seguro medico, que hacemos donaciones cuantiosas en tiempo de catástrofes a nuestros hermanos y con ciudadanos afectados en cualquier rincón del país y mas allá de nuestras fronteras. Nosotros no tenemos derecho en esta sociedad a manifestar nuestra fe sin exponernos a la critica de ser tenidos por tontos, estúpidos que no tenemos capacidad de pensar.

Como engaña Satanás a la sociedad y a las personas haciéndole creer que lo que les hace daño a su salud, a su bienestar social, a su familia, ellos lo hacen por su inteligencia y desición libre y los que escogemos seguir un estilo de vida que beneficia nuestra familia, que nos produce bienestar social, que nos hace ciudadanos que contribuimos al desarrollo del Estado, bien, siendo respetuosos de las leyes y pagando nuestros impuesto o bien evitando que en nosotros haya que invertir cuantiosos recursos a causa de enfermedades provocadas por un estilo de vida imprudente. Nosotros somos tontos.

Ahora preocupa cuanto recurso va a gastar el Estado en las personas que abandonaran sus tratamientos y empeorará su Estado de salud. Y porque no les preocupa lo que gasta el Estado atendiendo a lesionados que diariamente llegan a los hospitales a causa de accidentes bajo efectos de drogas y alcohol. Por que no les preocupa lo que gasta el estado en enfrentar la violencia que muchas veces ocurre por personas bajo efecto de alcohol, drogas o falta de programas de asesoría y consejeria cómo tienen las iglesias.

Porque en vez de seguir en el atraso viendo la fe y la iglesia como el opio o adormeciente de los pueblos, no son capaces de ver a lo interno de las iglesias familias estables, jóvenes que estudian y trabajan, muy baja incidencia de embarazos en adolescentes, no hay feminicidios. Si quisieran pudieran ver que en esa pequeña subcultura llamada iglesias evangélicas o iglesias cristianas hay un muestreo de lo que una sociedad aspira en su colectivo y no nos criticaran por pagar diezmos y dar ofrendas para seguir promoviendo ese modelo de vida.

Soy Cristiano, evangélico, pentecostal. Pago diezmos y ofrendas voluntariamente y estoy satisfecho de que mis recursos se usen para promover familias sanas, instruir jovenes, financiar orfanatos y asilos de ancianos, financiar programas de recuperación de adictos, sostener pastores y lideres que con sus consejos, predica y orientaciones contribuyen a mi bienestar y el de mi familia. Nadie me obliga, nadie me engaña, tengo la suficiente inteligencia para saber porque doy y para que doy mis recursos y estoy gozoso de hacerlo.

Ahora tu que criticas a los que tenemos fe. Estas seguro que todo lo que haces lo haces con plena conciencia y libertad a pesar que que muchas veces no contribuye a tu bienestar, al bien colectivo ni al de tu familia? Reflexiona y la próxima vez deja que los cristianos asistamos a nuestros eventos y los disfrutemos con el mismo derecho que tienen los que asisten a otros eventos.

Nosotros sabemos porque vamos.

Ah y no olvide que tenemos derecho a usar las instalaciones del Estado pues pagamos impuestos y evitamos gastos de los recursos del Estado en atender situaciones provocadas por un estilo de vida imprudente.

A los comunicadores que han criticado tanto, que se dediquen a aprender de fe y de las interioridades de la iglesia antes de hablar. Quien no investiga no tiene derecho a la palabra.

Pastor Joel Encarnación


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revista