Revista Viajes

Pisos turísticos: los huéspedes y los problemas de seguridad

Por Turismoymas

En los últimos meses se ha detectado un aumento de robos en los pisos de alquiler turístico. Los ladrones se sirven del trasiego de inquilinos para colarse sin levantar sospechas. Según la policía, los métodos más usados son dos: hacer copias de las llaves, aprovechando la entrega de las mismas a cada inquilino, y el método del resbalón, ya que los turistas rara vez cierran las puertas con todas las vueltas de la cerradura cuando abandonan el inmueble.

Pisos turísticos: los huéspedes y los problemas de seguridad

La entrega de llaves a los inquilinos, incluso hacer nuevas copias cuando los grupos son grandes, es una práctica habitual en el sector de viviendas turísticas. No obstante, el descontrol sobre el número de llaves existentes para la vivienda conlleva un riesgo, tanto para futuros turistas como para el contenido del inmueble. Las bandas aprovechan la copia de llaves para entrar a la vivienda cuando está vacía y llevarse los objetos de más valor, principalmente tecnología y electrodomésticos.   Legalmente, como no fuerzan la cerradura, no se considera un robo sino un hurto.

Para luchar contra los duplicados de llaves en el alquiler turístico, el mercado busca nuevas soluciones. Empresas innovadoras, como Hoomvip-Availroom, ofrecen un sistema de llaves digitales con el que los huéspedes pueden acceder a la vivienda, únicamente, en el periodo registrado y a través de su teléfono móvil, sin necesidad de llaves. Es un sistema que permite monitorizar tanto la apertura como el cierre y evita los robos por copias de llaves.

“Hoomvip facilita a cada huésped una llave virtual que únicamente funciona durante los días de su estancia, es decir, una vez se marchan la llave se desactiva y no podrá acceder a la vivienda de nuevo. Esta solución no permite copias. Solo la tendrá en su móvil aquellos a los que el propietario haya dado acceso”, asegura Sergio Gil, CEO y co-fundador de Hoomvip.

El método del resbalón es posible cuando la puerta no está bien cerrada, es decir, cuando únicamente tiramos de la misma sin echar la llave. El ladrón, con solo pasar una tarjeta o plástico, puede abrir la vivienda. Cerrar con un simple “portazo” es habitual entre los turistas, pero también es el sistema de cierre que ofrecen la mayoría de cerraduras electrónicas como cilindros bluetooth, cerraderos electrónicos o teclados numéricos. Con estos sistemas de apertura electrónica no hace falta forzar la cerradura para entrar.

No se debe dotar de inteligencia a una puerta a costa de reducir su seguridad. Por eso, en Hoomvip-Availroom solo ofrecemos cerraduras inteligentes de seguridad con cilindro motorizado. Único sistema que cierra completamente la puerta girando de forma automática todas las vueltas de llave y, además, no presenta evidencia física de cerradura electrónica desde el exterior. La cerradura inteligente ENTR de TESA ASSA ABLOY, para tranquilidad del propietario, permite la apertura vía app, en remoto, con mando a distancia y con llave convencional. El acceso está protegido con el algoritmo cifrado de alta seguridad AES-128.

“Queríamos facilitar el acceso al huésped pero también garantizar la seguridad. Ofrecemos un sistema de llave digital que no permite copias y una Smart Lock de máxima seguridad. Desde fuera se ve como una cerradura de llave convencional más, pero su tecnología mejora la seguridad de la puerta permitiendo, únicamente, la entrada a quien el propietario dé permiso y bloqueando la puerta automáticamente cuando sale el inquilino”, explica el CEO.

Asimismo, las pólizas de seguros no cubren los bienes robados a los huéspedes y las fianzas están establecidas para desperfectos causados, no por robo.

Hoomvip-Availroom permite el auto check-in mediante la validación de documentos de identidad y reconocimiento facial por biometría. Los datos validados de los huéspedes se envían de forma automática a Policía y Guardia Civil cumpliendo con la normativa de viajeros.


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista