Revista Empresa

Pobreza y tecnología (II)

Por Miguelottin @miguelottin
Pobreza y tecnología (II)

POBREZA y TECNOLOGÍA (II)

Una de las facetas más agradables de escribir, es el feedback que se recibe de los lectores (particularmente si es positivo). Respecto al post anterior sobre ¨Pobreza y tecnología¨ mi amiga Loreto, me sugirió ¨algún caso práctico¨ para terminar de comprenderlo. Realmente, pasar de la teoría a la práctica es de lo más dificil en muchas cuestiones. Pero me comprometí a intentarlo. 
De entrada, exponer, que cómo dice mi amigo Ignacio, no habría que hablar de agricultores y de ganaderos, habría que hablar de ¨productores de alimentos¨. Y no nos olvidemos que estos productores, tienen el compromiso de producir alimentos para los casi 8.000 millones de personas actualmente en el mundo. Y con una proyección de crecimiento, para el 2030 a 8.500 millones, a 9.700 en 2050 y a 11.200 a final de siglo. Y que una gran parte viven tanto en la pobreza moderada, cómo en la extrema. 
Y tampoco olvidemos que cuando la tecnología se utiliza para ayudar a los demás, para reducir las brechas de desigualdad, se convierte en la herramienta más poderosa del mundo. Y actualmente, la tecnología ya está a disposición a estos productores, con maquinaria de precisión y con la aplicación en el control de la alimentación animal. 
Los avances tecnológicos, deben servir como arma para luchar contra el hambre y la pobreza. Y estoy en el convencimiento, se humanizará para que sirva a todas las personas, incluidas las que se encuentran en pobreza. Seguro se aprovechará, tanto la inteligencia artificial, como el internet de las cosas, el machine learning o las realidades virtuales y aumentadas para ser creativos y luchar contra la pobreza. Sólo falta verdadera voluntad entre todos los agentes intervinientes. 
A modo de ejemplo, voy a mencionar algunas iniciativas ya implantadas: La ONG internacional World Visión utiliza el internet de las cosas para crear experiencias interactivas que aumenten las donaciones. Esta organización creó el proyecto Engagement Mirror, donde ponen directamente en contacto al donante y a la persona a la que están ayudando (principalmente niños), pudiendo así recaudar más fondos para combatir la pobreza en los lugares donde más se necesita. 
Otra iniciativa es la de Poverty Sotplight, más conocida como el ¨semáforo de eliminación de la pobreza¨, utiliza la tecnología para localizar los principales focos de pobreza. Mediante una app, se realizan encuestas con familias, para determinar en qué aspectos son pobres, generando ¨mapas comunitarios¨ geolocalizados, y facilitar e incentivar a las empresas, organizaciones y AA.PP. donde actuar para enviar las ayudas. 
Me consta por tener conocimiento directo, una magnifica iniciativa que tiene por objetivo enviar ayudas a las personas saharauis refugiadas en el campo de Tinduf.  Mediante una app, se pueden enviar donaciones monetarias que se transforman en alimentos y otras ayudas. El sistema establecido, permite que mediante la app citada, los establecimientos adheridos hagan llegar a las personas definidas y concretas (con nombre y apellidos) las indicaciones cursadas en cada transacción. Es práctica habitual, que las personas que envían los fondos reciban una foto con la mercancía entregada y la persona receptora. 
Acción digna de resaltar, la labor de Andrew Funk, que en Barcelona ha puesto en marcha una iniciativa de ayuda, apoyo y protección a las personas ¨sin techo¨, especialmente a los emprendedores que se han visto abocados a esta situación, denominada ¨Homeless Entrepreneur¨. 
Volviendo a nuestro entorno, es digno de destacar los avances tecnológicos que hoy día pueden utilizar los ¨productores de alimentos¨, tanto en el sector agrario como en el ganadero. Técnicas de control por satélite, de GPS, y otras aplicaciones para tratar las tareas de control de fitosanitarios, fungicidas, insecticidas, plaguicidas, control de las super-bacterias, y la bioseguridad, son de primer nivel mundial. Y por supuesto en producción ganadera. La monitorización de los animales y su trazabilidad otorga garantía para el consumo. Me llamó la atención el programa  PigData y la tendencia de que vamos hacia una agricultura ¨a la carta¨. ¿Por qué me refiero a estos avances? Al entender qué si se mejora la producción, será más fácil llegue a los países necesitados.

¿Sería muy dificil, crear un Erasmus orientado a que puedan venir estudiantes de países en vías de desarrollo? Si se enseña y faculta a personas de estos países para que incrementen su producción de alimentos, entiendo es una de las mejores medidas posibles. En nuestro entorno, tenemos todos los condicionantes, formación, innovación, modelos de explotación agroalimentarios, ganaderos....y un potente sector agroalimentario.¡Habrá que aunar voluntades!

Miguel Angel OTIN LLORO


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas