Revista Viajes

(Poco) Arquímedes en Siracusa

Por Angelrequena

Placa Arquímedes

Siracusa fue la pricipal ciudad de la Magna Grecia y, como tal, ofreció fuerte resistencia tanto a Atenas como a Roma cuando estaban o iniciaban su apogeo imperial. Cuenta Plutarco el estado de pánico y desazón que sufrían las tropas de Marcelo cuando asaltaban la ciudad como consecuencia de los ingenios militares de Arquímedes, el gran matemático de la antigüedad.

Merece la pena visitar el lugar por sus recintos arqueológicos, por su templo griego reconvertido en catedral, por su fortaleza o por su Galleria Regionale. Pero sobre todo por la ensoñación o rememoración de Arquímedes.

Lamentablemente nos sabe a poco lo que Siracusa dedica a su casi mítica figura: la plaza principal se llama Arquímedes sin más referencia que las placas y una puerta a un museo cerrado y desmantelado, un mausoleo atribuido en el recinto arqueológico sin nada que lo confirme, algunas señales indicadoras del museo cerrado, y, salvando el honor, un modesto recinto privado donde se exhiben modelos de algunas máquinas atribuidas al sabio.

Museo Arquímedes Entrada

El museo cerrado, con el pretencioso nombre de Arkimedeion, fue virtual, interactivo y de vida breve.

La llamada tumba de Arquímedes no es aquella encontrada y descrita por Cicerón con el cono, el cilindro y la esfera, sino solo otra amalgama como las otras en el hermoso recinto de Neápolis.

El Museo de Máquinas es voluntarioso, pero Arquímedes se merece más de su ciudad.

Museo Arquímedes


(Poco) Arquímedes en Siracusa

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Dossiers Paperblog

Revista