Revista Opinión

¿Podría ser Felipe VI el último rey de España?

Publicado el 25 julio 2020 por Mikel
¿Podría ser Felipe VI el último rey de España? Con este titular tan contundente y categórico, la revista británica The Spectactor abre un reportaje sobre la Corona española.
Bandera de la Segunda República española
Pero hagamos un poco de historia; en la España de los años 30 del siglo XX, los enfrentamientos eran continuos entre empresarios y trabajadores, monárquicos y republicanos, anarquistas y socialistas, católicos y agnósticos. Varios gobiernos intentaron poner orden sin éxito. El fracaso de no conseguir un gobierno estable provoco el adelanto de las elecciones municipales el doce de abril de 1931, que acabaron convirtiéndose en un plebiscito contra la monarquía.      Y a pesar de la abrumadora victoria de los conservadores en toda España, en 14 de las grandes ciudades, ganaron los republicanos, consiguiendo triplicar e incluso cuadruplicar los votos de los monárquicos en Barcelona y Madrid. La eufórica desencadenada por el resultado en las grandes ciudades hizo que una masa enfervorizada y exultante de alegría saliera a la calle proclamando la república y este clamor tan grande provocó que aquella misma noche el rey abdicara y abandonara España. 
La proclamación de la República después de abdicar el rey Alfonso XIII Fuente: salvoconductosguerracivil
     El rey Alfonso XIII abandonó el Palacio de Oriente por la puerta secreta que daba a los jardines del Campo del Moro. A petición de Romanones, el ministro de la Marina, José Álvarez de Canedo, fue el encargado de acompañar al rey hasta Cartagena. Lo condujeron a toda velocidad en automóvil de la marca Hispano-Suiza J-12 Berline por Albacete hasta Murcia, le acompañaban  otro  Hispano-Suiza, más dos coches de escolta, un Fiat Balilla y un Ford V8. Mientras el infante don Juan, que estaba estudiando para guardiamarina en la Escuela Naval de San Fernando, en Cádiz, se refugiaba en Gibraltar. En Madrid se formó un gobierno provisional republicano. Que decidió convocar elecciones generales: el nuevo gobierno procedió a hacer unas reformas que no contentó a nadie, creando más inestabilidad y enfrentamientos entre unos y otros.  El Rey Felipe VI cuando se dirigió a la nación por la pandemia                                                                    Fuente:ruptly.tv    En cuanto al rey Felipe VI, no veo que haya hecho nada mal en su breve reinado. En muchos sentidos ha sido muy diferente a sus antepasados borbónicos, un Borbón que se toma muy en serio su trabajo es una rareza histórica. Pero existe la posibilidad de que pronto se convierta en la víctima inocente de las muchas deficiencias de la dinastía borbónica, y en particular el declive y la impopularidad de su padre ante la opinión pública que le obligo a abdicar. En 2012 con una crisis económica que obligó a los bancos de alimentos a trabajar haciendo horas extras. La foto de la vergüenza, de ver a Don Juan Carlos en un safari en Botswana, todo orgulloso sobre un elefante muerto, le obligó a pedir perdón.  Esta imagen hizo mucho daño a la institución monárquica.      Por otro lado, la monarquía recibió otro duro golpe por el juicio de la hija menor del monarca por fraude, aunque fue absuelva, el daño estaba hecho. Y además, el esposo de la infanta Cristina fue condenado a cumplir una larga pena de prisión por el desvío de fondos públicos del Instituto Nóos.  Y mientras los españoles nos preparamos para otra crisis económica, salta la noticia que Juan Carlos está siendo investigado por supuestos pagos en cuentas en el extranjero y un obsequio, según los informes, de £ 51 millones (65 millones de dólares) a «Corinna, la amiga del rey Juan Carlos» que era la mujer que  lo acompañó en ese desafortunado safari. Los ciudadanos/as ante esta noticia estamos comprensiblemente cabreados e indignados. Cuando Felipe hizo un discurso televisado en marzo con la intención de unir a una nación en confinamiento por la pandemia, desencadenó 'una cacerolada' en contra de la monarquía.Corinna, la amiga del rey Juan Carlos que acompañó  al rey al safari                                                               Fuente: diario16.com      Otro punto es el acoso continuo que la monarquía está sufriendo por parte de la extrema izquierda, separatistas catalanes y vascos. Incluso se han unido en el congreso partidos como ERC, JxCAT, Bildu, Más País, Compromís, BNG, la CUP y Nueva Canaria, para pedir una investigación del Congreso, sobre todo lo que está saliendo de Don Juan Carlos. Sin embargo el Presidente del Consejo de Ministros Pedro Sánchez, aunque lo que está apareciendo sobre el rey emérito, le parece "inquietante", también dice que Felipe no es responsable de las acciones de su padre y que la monarquía es una piedra angular de la constitución española. Los otros partidos políticos nacionales importantes también han dejado en claro que apoyan a la monarquía.     El problema para Felipe es la historia, a pesar que los españoles no podemos quejarnos de nuestro rey, tenemos buenas razones para creer que, en general, la monarquía no ha servido bien al país. Además, existen precedentes: en dos ocasiones anteriores, los monarcas fueron forzados al exilio y se estableció una república. Isabel II (1843-1868) fue tan lasciva que el Times declaró que era "culpable de alta traición contra la causa de la virtud y la moral". La gota que colmó el vaso llegó cuando tomó al hijo de un pastelero italiano como amante; el ejército se levantó contra ella, pidiendo una "España con honor" e Isabel huyó a Francia.    Aunque la Primera República de España fue de corta duración, las deficiencias de Alfonso XIII (1902-1931), nieto de Isabel, pronto le recordaron a la nación las desventajas de un mal monarca. Presidiendo su primera reunión de gabinete a la edad de 16 años, el joven mimado se anunció plantando los pies sobre la mesa y declarando que en adelante solo él tenía el poder de otorgar honores. Adicto a la intriga política y a las desastrosas aventuras militares, Alfonso finalmente se vio obligado a exiliarse en 1931.      Luego, la Segunda República  condujo a la Guerra Civil y la dictadura de Franco. No fue hasta la muerte del dictador en 1975 que la monarquía fue restaurada, después de un intervalo de 44 años. Dada la historia, no es sorprendente que el sentimiento republicano en España sea fuerte. Hay poco sentimentalismo sobre la monarquía y un fuerte sentido, especialmente entre los jóvenes, de que es una institución anacrónica que no tiene cabida en una democracia del siglo XXI.Ocho partidos se unen para pedir una investigación  sobre el rey emérito                                                             Fuente: lavozdelarepublica.es      Por cierto,  los españoles ¿somos envidiosos por naturaleza? No tengo la menor duda  que ¡si!, ya lo decía Unamuno: “La envidia es la íntima gangrena del alma española”. Y este es el peligro real: en la última crisis económica hubo un aumento en el sentimiento republicano y si como están prediciendo España será uno de los países que en 2021 sufrirá más por el impacto económico de la crisis por culpa de la pandemia. Y ahí es donde entran todos estos partidos y asociaciones que quieren romper España. Y como dijo Pablo Iglesias “líder de Podemos” que “cuando el país va bien nadie quiere saber nada de comunistas o fascistas, es cuando hay una crisis como la actual cuando tienen algo que hacer”. Por lo tanto los ataques contra Felipe y la monarquía, van a ir en aumento conforme también suba en intensidad la crisis economía y muchos españoles pierdan o no recuperen su trabajo y el arma que usaran será el «rey emérito» .     Además en estos momentos la monarquía es el pegamento que une este país y en el pasado deshacerse de ella no ha resuelto muchos problemas, y nos llevó a demasiadas guerras por el control de la Nación. Pero los monarcas españoles tienden a no durar; de los cinco anteriores, solo uno, Alfonso XII, murió mientras estaba en el trono. Si en algún momento se declara una Tercera República, es difícil imaginar que la dinastía borbónica vuelva a ser restaurada. Felipe podría ser el último rey de España.     Para finalizar, he de aclarar que no tengo muy claro qué tipo de república tendríamos en España. Tenemos la república parlamentaria, república presidencialista, república unipartidista, seriamos ¿una república federal o confederal? Aunque considero más democrático una república, no creo que sea el momento de abrir el melón de “república o monarquía?. Me saltan demasiadas dudas con las consecuencias que podía acarrear un cambio de esta envergadura. Porque hay que estudiar la historia para darse cuenta que siempre acaba en violencia, nunca es una transición pacífica y este es el gran merito de Don Juan Carlos y otros líderes políticos de izquierda y derechas a la muerte de Franco y  su papel en la transición.

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas