Revista Opinión

Por si acaso, te prohibo.

Publicado el 11 enero 2010 por Ciberculturalia
Por si acaso, te prohibo.
Que nuestra sociedad es compleja, no solo lo sabemos, sino que también lo padecemos. En esta sociedad los intereses se contraponen, se confrontan, se oponen. De ahí que la sociedad decide regularse con normas que supuestamente deberían mejorar la convivencia.
Una sociedad en la que los sistemas políticos están en revisión. Una sociedad cada vez más desconcernida de sus gobernantes, de los partidos políticos que los representan, de las instituciones. Una sociedad que cuando es llamada a opinar, a participar, se abstiene mayoritariamente, produciéndose una auténtica subversión del sistema ya que muy pocos, los que participan, deciden cuestiones esenciales que afectan a la mayoría. En definitiva, una sociedad en que unos pocos hablan en el supuesto nombre de unos muchos que cada vez son más silentes.
Una sociedad incoherente en la que, tan solo como uno de los miles de ejemplos, se prefiere prohibar de forma taxativa el espacio para el humo, pero sin embargo no parece interesada en incluir el tratamiento antitabaco dentro de la sanidad pública. Una sociedad que, sin embargo, si invierte cantidades desorbitantes, que benefician a unos pocos, en una supuesta gripe mortífera, que ha producido muchas menos víctimas que la gripe común.
Una sociedad que teme el acceso a sus recursos fundamentales. A su esencia. A su cultura, entendida esta en su sentido más amplio. Como "cultivo". Cultivo a la creación. Cultivo a la convivencia. Cultivo a la formación. Cultivo al respeto. Cultivo a la libertad.
Una sociedad miedosa, penalizadora, castrante. Una sociedad prohibidora.
¿Por qué diome esta congoja de amanecida? No se. Quizás esto sea el comienzo de un libro que incluso podría publicar, no les parece?
Por si acaso voy a sacar una copia de mi creación, con mi ordenador, con mi impresora, con mis cartuchos de tinta... Tranquilos porque lo mío es legal. Yo ya pago canon por todos estos productos. Unos lo llaman "canon", otros "multas preventivas". Multas por si acaso en mi casa y con mi ordenador, con mi impresora, con mis cartuchos de tinta, me dedico a imprimir cosas no pertenecientes a mi propia producción. Por si acaso. Siempre, por si acaso
Shsss! Silencio por favor. No me he dado cuenta que estaba cantando yo aquí, solita, en mi despacho... y estaba cantando ni más ni menos que una canción protegida...
Ay! señor, señor, señor... que miedo me ha entrado... están llamando a la puerta... dioses del olimpo... vendrán a prenderme.
(Continuará...)

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revistas