Revista Cine

Por un Madrid con música

Publicado el 09 febrero 2011 por Masquecine

Por un Madrid con música

La consecuencia de casi dos décadas de gobierno popular en la ciudad de Madrid ha terminado por notarse en todos los aspectos de la vida diaria de sus ciudadanos. Primero murió la noche madrileña con un acoso policial a los dueños de los bares obligándoles a aceptar la hora de cierre o multándolos sin reparos. Así comenzó la lucha contra el ruido en Madrid. “O pagas o cierras”, ese era el mensaje. La fiesta se trasladó a la calle y tras años de botellón y protestas también se le puso cerco. No sólo a los botellones urbanos, a todos. Directamente se prohibió el consumo de cualquier bebida alcohólica en la vía urbana. Años después le tocaría al tabaco de bar, local o café.

El siguiente en la lista era la música. Primero exigiendo las licencias en orden tras la muerte de un joven menor de edad a las puertas de una discoteca de Madrid con licencia de sala de bailes, entonces se cerró La Rivera. Algo después cayó el Bogui Jazz, aunque no la discoteca que compartía local tras el cierre del Bogui, ellos pagaron, tenían dinero, el jazz no da para tanto. Hace unas semanas se denunció el nuevo cerco a los locales que programaban música en directo, en acústico. También se puso fin a los conciertos en pequeños cafés y bares de barrio. Las licencias están para pagarlas.

Si ante el adelanto de la hora de cierre de los bares los jóvenes reaccionaron saliendo a beber a las calles, la respuesta de los músicos no podrá ser la misma. La Concejalía de Medio Ambiente de Madrid, capitaneada por Ana Botella, ha preparado una ordenanza cuyo artículo 41 prohíbe la música en la calle en la ciudad de Madrid. Se trata de la llamada Ordenanza del Ruido y será aprobada en el próximo Pleno del Ayuntamiento. Ningún instrumento podrá sonar en las calles de la capital a no ser que cuente con un permiso expreso. Los populares se defienden diciendo que su objetivo es garantizar el descanso de los vecinos. La multa puede llegar hasta los 750 euros y la confiscación del instrumento. Si esta ley se aprueba no habrá tambores en el Retiro, ni guitarras en el centro, ni acordeones en el metro. Se necesita autorización, permiso, el OK del gobierno de Madrid. Parece que la canalización de la cultura ya tiene un día, sólo uno… La Noche en Blanco.

ALFONSO CARDENAL


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Dossier Paperblog

Revistas