Revista Cultura y Ocio

Preciosas pinceladas de la historia del cine

Publicado el 06 septiembre 2015 por Clementine
Durante el rodaje de “El club social de Cheyenne” (1970), James Stewart recibía la tremenda noticia de la muerte de su hijo Ronald en la guerra de Vietnam. Henry Fonda, su compañero de reparto en esta película, no sólo le acompañó continuamente, en su mayor parte en silencio, sino que además le regaló un retrato pintado por él mismo de Pie, el caballo que había compartido cartel con Stewart en muchos de sus westerns
Preciosas pinceladas de la historia del cine Simplemente se descompuso cuando vio la pintura. Luego le puso una luz encima como si fuera un altar” (Henry Fonda)
El rodaje de la escena de la despedida de “E.T., el extraterrestre” (1982) fue especialmente emotivo... 
Preciosas pinceladas de la historia del cine
Preciosas pinceladas de la historia del cine
Los niños estaban aguantándose las lágrimas, y si hacía tres o cuatro tomas, al final de cada una se venían abajo porque sabían que ése era el último día que iban a pasar con E.T. y que no iban a volver a verle” (Steven Spielberg)
Preciosas pinceladas de la historia del cine
William Holden le quedó tan agradecido a Barbara Stanwyck por insistir en incluirle en el reparto de “Sueño dorado” (1939), primer papel de importancia en la filmografía del actor, que le estuvo enviando flores, año tras año, en el aniversario del primer día de rodaje de esta película. 
Rivales” (1936) fue dirigida en su mayor parte por Howard Hawks pero, debido a una serie de discrepancias entre éste y el productor Samuel Goldwyn, Hawks era retirado del proyecto siendo requerido William Wyler para ponerle buen fin a la película. William no veía con buenos ojos el quitarle la película a otro director y Goldwyn le amenazó con arruinarle la carrera si no aceptaba. Wyler aceptó…
Preciosas pinceladas de la historia del cine
… respetando, eso sí, casi la totalidad de lo ya rodado por Hawks, negándose en redondo a firmar en solitario la película y consiguiendo, además, que el nombre de Howard Hawks apareciera en primer lugar, por delante de él, en los títulos de crédito. Bravo, William. 
En 1964, Jane Darwell recibía de la Walt Disney la oferta de intervenir en “Mary Poppins”. Jane, que llevaba ya cinco años retirada del mundo del cine y viviendo en el Motion Picture Country Home de Woodland Hills, California, declinó la oferta, pero Walt la quería en su película así que se acercó a visitarla personalmente. Y la convenció. Jane, además, fue al rodaje en una limusina que le puso la productora, limusina que, tras finalizar su escena, la llevó de vuelta a su hogar.
Preciosas pinceladas de la historia del cine
Yo conocí a esta mágica mujer que daba de comer a las palomas a toda pantalla y a mi tierna edad de nueve años. Hoy me sigue emocionando su escena. Mil gracias, Jane. 
Laurence Olivier nos ofrecía en “Hamlet” (1948) una de las más memorables actuaciones shakesperianas de la historia del cine.
Preciosas pinceladas de la historia del cine
Y eso que, en una ocasión, interpretando Hamlet en el escenario, Olivier se quedó en blanco durante el soliloquio del “ser o no ser”. ¿Y qué hizo? Se sentó y permaneció así hasta que recordó las líneas olvidadas. 
Preciosas pinceladas de la historia del cine
Let’s Merge era el nombre real de Estrella Ascendente, el caballo protagonista de “El jinete eléctrico” (1979), un purasangre de cinco años disciplinado en una escuela de equitación del valle de San Fernando (California). Como cabía esperar, él y Robert Redford, su compañero de reparto en esta historia, se hicieron muy pronto amigos durante el rodaje de la película, hasta el punto de dedicarse el actor en los descansos al cuidado del caballo.
Preciosas pinceladas de la historia del cineCuidar al caballo me mantenía en forma. A veces me comunico mejor con los caballos que con las personas
Al acabar la producción, Robert compró a Let’s Merge y se lo llevó a su rancho de Utah, donde el caballo vivió dieciocho placenteros años más.
Preciosas pinceladas de la historia del cine
La dama y el vagabundo” (1955) tenía su origen en un pequeño relato, sobre una cocker spaniel, que escribió el propio Walt Disney en 1925 y que en 1939, concebido como cortometraje para sus “Silly Simphonies”, no llegó a realizarse. Más adelante, Disney leía en una revista un cuento escrito por Ward Greene que tenía como protagonista a un perro vagabundo y le pedía a Greene que escribiera un nuevo relato unificando ambas historias. Y de aquí salió uno de los más preciosos clásicos de la factoría Disney. 
Charles Chaplin veía por vez primera a Jackie Coogan en un vaudeville bailando el “shimmy” (popular baile de la época). Sus geniales mímicas y movimientos llevaban al cineasta a incluir al pequeño actor…
Preciosas pinceladas de la historia del cine
… en su cortometraje “Un día de placer” (1919). Después llegaba, por supuesto, “El chico” (1921), maravilloso clásico del cine en el que Jackie nos demostraba su grandeza con tan sólo seis años de edad. 
En 1972, Jackie y Charlie se reencontraban al regresar el segundo a Estados Unidos para aceptar el Oscar Honorífico que le otorgaba la Academia. Jackie era uno de tantos que le esperaban en el aeropuerto de Los Ángeles y Chaplin le reconoció enseguida.
Preciosas pinceladas de la historia del cine
Tras abrazarle, Chaplin se dirigió a la mujer de Coogan , que se encontraba al lado de éste, y le dijo: “No debes nunca olvidar que tu marido es un genio”.
Preciosas pinceladas de la historia del cine
El personaje de Atticus Finch de “Matar a un ruiseñor” (1962) tenía como modelo a Amasa Lee, padre de Harper Lee, autora de la novela en la que se basaba la película. Gregory Peck, que iba a interpretar a Atticus, quiso conocer personalmente a Amasa, creciendo pronto entre ellos una buena amistad. Amasa fallecía durante el rodaje de la película y, posteriormente, Harper le regalaba a Gregory el reloj y la cadena que habían pertenecido a su padre. 
Preciosas pinceladas de la historia del cine
Cuando, al año siguiente, Gregory recogía el Oscar por su extraordinaria interpretación de Atticus Finch, llevaba consigo el reloj de Amasa. 
Durante el rodaje de “Vencedores o vencidos” (1961), Montgomery Clift tuvo serios problemas para recordar su texto, por lo que se hicieron repetidas tomas de su breve secuencia. 
Preciosas pinceladas de la historia del cine
Así que Stanley Kramer, director de esta extraordinaria película, decidía darle cierta libertad en sus frases, comentando con él que esto le aportaría una especial autenticidad a la confusión de su personaje en el interrogatorio al que le someten en el juicio.
Preciosas pinceladas de la historia del cine
Spencer Tracy reforzaba, además, la postura de Kramer, dirigiéndose a Monty con simpatía pero con firmeza y asegurándole que era un grandísimo actor, por lo que iba a conseguir una magnífica interpretación.
Tras finalizar la última toma de la escena de Monty, todo el equipo de la película estalló en un espontáneo aplauso. 
Preciosas pinceladas de la historia del cine
Durante el rodaje de “El Dr. Frankenstein” (1931) había cierta preocupación por si a la pequeña actriz que interpretaba a la niña de la historia le fuera a dar miedo el aspecto de Boris Karloff maquillado como monstruo. Lejos de ser así, cuando el elenco se reunió para desplazarse a la localización de la escena que ambos compartían, la pequeña corrió hacia el coche donde estaba Karloff, ya maquillado, y le preguntó si podía ir con él. Y se fue con la terrible criatura…
Preciosas pinceladas de la historia del cine
El escocés James MacDonald entraba en los estudios Disney como batería para el cortometraje “The band concert” (1935). En orden a perfeccionar su versatilidad musical, MacDonald comenzó a coleccionar viejos instrumentos y artilugios musicales, aumentando así la posibilidad de ritmos. Y si no podía hacer el sonido de algún instrumento, lo simulaba con la boca.
Y llegó así a ser también la segunda voz de Mickey Mouse, entre Walt Disney y Wayne Allwine, de 1947 a 1977.
Preciosas pinceladas de la historia del cine
Y la de muchos otros personajes como la ardilla Chip, las abejas de Winnie Pooh, los pingüinos de “Mary Poppins”, los ladridos de Pluto, el lobo de “Merlín, el encantador”, el ratoncito del no cumpleaños de “Alicia en el País de las Maravillas”, los cuervos de “Dumbo”, tres de los enanitos de “Blancanieves”, Gus y Jaques en “La Cenicienta”, los animales de “La bruja novata”, el timbal en “Fantasía” y algunos sonidos animales en documentales Disney. 
Durante la fase de montaje de “El botones”, Jerry Lewis se encontró casualmente con Dick Van Dyke, quien le comentó que Stan Laurel no se encontraba bien, que estaba muy triste desde la muerte, dos años atrás, de su inseparable Oliver Hardy. Dick sugirió a Jerry llamar por teléfono a Stan, seguro de que a éste le encantaría oírle. Tras conocerse, Jerry y Stan quedaron en más ocasiones en casa del segundo, aunque Jerry no consiguió que Stan aceptase trabajar con él como asesor porque Stan no podía concebir que Jerry realmente le necesitase. 
Preciosas pinceladas de la historia del cine
En 1960, Jerry estrenaba “El botones”, donde aparecía como mágico personaje el actor Bill Richmond con el mismo aspecto de Stan Laurel. 
Preciosas pinceladas de la historia del cine
Y en 1961, Stan Laurel recibía un Oscar Honorífico “por su pionera creatividad en el campo de la comedia cinematográfica”. 
Preciosas pinceladas de la historia del cine
Mítica imagen del final de “Centauros del desierto” (1956), donde John Wayne adoptaba esta postura…
Preciosas pinceladas de la historia del cine
… que era característica del actor Harry Carey, para Wayne “el más grande actor de western de todos los tiempos”. Carey fallecía en 1947 y John le rendía este espontáneo y precioso homenaje ante la presencia en el plató de rodaje de su mujer Olive y su hijo Harry Carey Jr., que también aparecían en la película. 
“Cuando las luces del cine se apagan, empieza la magia” (Cinema Paradiso)

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista