Revista Cine

Precious

Publicado el 22 marzo 2010 por Fernandoramos
Había una vez una chica de 16 años, de raza negra, obesa, abusada sexualmente por su padre y físicamente por su madre; paradójicamente, su nombre era Precious; ella asistía a la escuela, tenía ganas de superarse, pero debido a que estaba embarazada, por segunda vez, la enviaron a una escuela alternativa; para más agravantes, su primer hijo nació con síndrome de down.
La historia de Precious fue contada, inicialmente, por Sapphire, escritora que llevó a novela sus vivencias con la gente del gheto.
En 2009, Lee Daniels, director debutante, apadrinado por la todopoderosa Oprah Winfrey, la llevó al cine, consiguiendo obtener la atención de la crítica y de las distintas entidades que otorgan premios, incluyendo a los que reparten el Oscar.
Se trata de una película que intenta bucear profundo en aguas turbias, y poner el dedo en la llaga de la problemática social. Su defecto es que echa mano de todos los lugares cómunes del género.
Lamentablemente, el abuso y la discriminación, en todas sus formas, son parte del día a día de muchas personas, por lo que sus historias van a los medios de comunicación, otras a los reality shows y algunas más a los teledramas; tal situación hace que tratar el tema sea complicado, porque se necesita mucha habilidad para dejar de lado las ideas preconcebidas.
La cinta sufre las consecuencias de la falta de experiencia de su director, quien acierta al presentar la realidad dura y brutal, pero falla al mezclar las escenas violentas con la fantasía de la protagonista; por lo que el relato se fragmenta y pierde fluidez.
De no ser por las magníficas actuaciónes de Gabourey Sibide (Precious) y Mo’nique (la madre), el filme no pasaría de lo convencional, quizá quedaría en algo emparentado al programa mexicano Mujer, casos de la vida real.
Las dos actrices ponen todo de su parte y logran representar en pantalla los distintos estadios emocionales de sus persajes: Mo’nique demuestra, a fuerza de gritos y expresión corporal, lo malvado que un ser humano puede ser. Gabourey transmite, de forma contenida, sin muchos alardes, el sufrimiento de su personaje, al tiempo que su mirada logra reflejar algún indicio de esperanza.
La participación de Mariah Carey y Lenny Kravitz, aunque se esfuerzan, no pasa de modesta, queda para la anécdota, nada más.
Habrá que preguntarse cuál hubiera sido la suerte de Precious: Based on the Novel Push by Sapphire (ese es su nombre completo), de no haber tenido el respaldo de Oprah.
Calificación 7/10

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista