Revista Diario

Presión ambiental. Ejemplo práctico.

Por Una Mamá (contra) Corriente @Mama_c_corrient
Un comentario de Alex en mi entrada de ayer acerca de cuándo me planteo un segundo embarazo me ha inspirado para escribir sobre lo que yo denomino presión ambiental en el tema de tener hijos y sus efectos.
Para centrar el tema, os voy a hablar de un ejemplo muy cercano. En mi entorno hay una mujer que está sufriendo esta presión ambiental desde hace una buena temporada. Aunque en su momento me aseguró que no pensaba en casarse con su pareja, con la que convive desde hace mucho, al mes de haber tenido esa conversación anunciaron que tenían fecha y sitio. La cuestión es que al muy poco tiempo de haberlo hecho público, empecé a presenciar las presiones de su futuro marido y de su familia política para que tengan hijos.
Un día, no estando ella delante, el llegó a comentar que quería casarse y tener hijos ipso facto (tan rápido como una pizza a domicilio, vaya) y que ella debía elegir. Por supuesto, toda su familia estaba de acuerdo con esta presióny les parecía muy oportuna la tesitura en que la estaban colocando.
A pocos meses de su enlace, observo como a ella le dicen perlas como estas:
"Bueno, pues a ver cuando teneis vosotros al vuestro".
"¡Ya sabes lo que te toca!".
Y, la que se lleva la palma: "el año que viene por estas fechas tienes que estar, como mínimo, embarazada". 
¡Tócate las pelotas!. Perdón por la expresión. No hay cosa que me indigne más que la poca vergüenza que tiene la gente, ¡qué desparpajo decidiendo sobre la vida de los demas!.
Les falta decir: ¡pobre de ti como no puedas tener hijos!. 
La gente olvida que tener niños es un asunto muy serio. El más serio de nuestra vida. En nuestros tiempos, no es malo no querer tener hijos, no es una obligación de la mujer ni de todos los matrimonios. Forzar a una mujer a tenerlos sólo puede llevar a hacerla profundamente infeliz y/o a romper la pareja. Sí, existe una posibilidad factible: que tenga un hijo y sea muy feliz aunque, por su estilo de vida, lo veo poco probable. Más bien creo que el cambio vital les puede provocar una conmoción, más a ella que a él, que al fin y al cabo los niños siempre acaban siendo de la madre.
De las cosas que observo en mi entorno últimamente, esta es la que más preocupada me tiene. Mi mejor opción sería que me resbalara el tema, pero me molesta mucho ver cómo acosan a una persona que, por otra parte, hasta el momento sólo he conocido como falta de personalidad y totalmente anulada. Me da muchísima pena.
Temas relacionados que me acaban de venir a la mente y dejo pendientes para otras entradas:
- Matrimonios que tienen hijos como el que se compra el último modelo de iphone.- Niñas pijas que tienen hijos por ser su último capricho. - Hijos "abandonados" al cuidado de los abuelos.- Padres que sólo viven para trabajar y salir los fines de semana (sin sus hijos, of course).- Padres que van a los centros comerciales y demás espacios públicos para que sus hijos hagan de mopa y se los aguanten los demás.
¡Espero vuestras opiniones!.

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas