Revista Psicología

Probando los 6 grados de separación…

Por Bypils @bypils

Sean 6 o 7 grados ( que parece ser lo último), me fascina esta teoría del “Small World” : teóricamente , estamos conectados con otro habitante de este planeta ( elige uno) , a lo largo de una cadena de cinco o seis intermediarios. O sea, que estamos a ” 6 grados de separación” unos de los otros.

La teoría tiene un atractivo magnético. Te permite soñar que es posible, vía la interconexión humana, contactar con…y aquí me que quedado en modo “stop”. ¿Quien sería mi objetivo de contacto ?. Si recurrimos a mi faceta de mitómana, me encuentro con que ya he conocido a Miguel Bosé ( maravilloso!) y Buenafuente me ha respondido a dos!!! de mis teewts ( un ratio altamente significativo). Por lo tanto, ahí no voy a invertir mis seis graditos. ¿En quien gastaría mi energía social para demostrar la teoría de “Este mundo es un pañuelo”?. Y esa es la pregunta que os lanzo ¿a quien contactarías vosotros? Yo, de momento, estoy indecisa.

La teoría de los seis grados de separación, con los experimentos de Milgram (1967) y Watts ( 2001 y via e-mail) parece que entra en un nuevo escenario con la presencia de las potentes redes sociales. Y esas mismas facilidades escénicas ponen de manifiesto que hay puntos de incertidumbre en la postulación . Judith Kleinfeld, investigadora de la Universidad de Alaska es una de las abanderadas de la corriente escéptica. Planteó la siguiente pregunta en el artículo para Discover : Si Bin Laden está a seis grados de separación ¿Por qué no lo encontramos?”. Bien visto pero… lo que pone de manifiesto la teoría del “Small World” es que no sólo es necesario tener acceso al eslabón de la cadena, si no que el eslabón se manifeste predispuesto a cooperar. Si la idea o la acción no interesa ni motiva es posible que los grados dejen de existir.Ni seis, ni siete, ni nada.  Queda claro que lo importante,  más que encontrar tu ruta de seis ( o siete) pasos , es el grado de cooperación que necesitamos de los otros (grados). Es por eso que la teoría es tan bonita y atractiva como lo es la de “cadena de favores” en la que no importa el número. Importa el favor , en cadena.

Siempre me he tenido la duda existencial de su veracidad. Ahora, con facebook, twitter y todas esas redes especializadas, parece más fácil alcanzar a una persona que, por poner un ejemplo, viva en las Antípodas. Esta semana he visto en las notícias lo que han hecho los chavales del Vigo Rugby que ha sido exactamente eso. Han enviado un mensaje a Jonah Lomu, mítico jugador de rugby de Nueva Zelanda, explicando las dificultades económicas que atraviesa el Club . En este caso, los seis grados de separación se confirmaron y el jugador recibió el mensaje. La historia, también preciosa, aquí.

Así que prefiero pecar de inocente y quedarme con el bando de los que sostienen que el mundo es pequeñito. Ahora, sería interesante encontrar un objetivo para realizar mi propia prueba empírica de la Teoría de los Seis ( ó Siete) Grados. He pensado que estaría bien que este post llegara a las manos de Duncan Watts , profesor de sociología de la Universidad de Columbia y uno de los investigadores que ha realizado el experimento de Milgram, utilizando el correo electrónico.

Profesor Duncan Watts

Es una idea…Por probar la teoría…

¿Y tus seis grados?.

N.B : Ilustración de www.zarias.com ( utilizando los seis grados para contactar con Coldplay).

 


Volver a la Portada de Logo Paperblog