Revista Cultura y Ocio

Prohibido cerrarse puertas

Publicado el 04 septiembre 2013 por Katto @JesusMuCa
Hace unas semanas comencé a escribir un artículo en el que explicaba los motivos sobre la finalización de unos de mis proyectos este año, pero, tras leerla varias veces, he decido no publicarla.
Dicho artículo enturbiaría la imagen de algunas personas y entidades, y, probablemente, me cerraría alguna puerta por la que algún día quisiera poder pasar. Ese es el principal motivo por el cual he decidido no publicar el artículo y, a su vez, el hecho que da pie a esta nueva entrada y a una nueva sección.
He podido tratar este tema con otras persona y algunas me han recomendado que publique la entrada y otras me han aconsejado que no lo haga. Una parte de mi, quizá cegada por la ira y el odio, me pide que lo haga, pero, la otra parte, una más fría y calculadora, no consiente que lo haga.
En realidad, pensándolo bien, no publicar ese artículo es lo mejor que puedo hacer, por ese tema de no cerrarme puertas. Y es que, el ser humano, como ser que actúa de una forma irracional en muchas ocasiones, tiende a cerrarse puertas y a echarse tierra encima con una naturalidad casi innata. No pensamos, en muchas de nuestras decisiones, los efectos que pueden conllevar nuestras acciones. No llegamos a caer en la cuenta de que en muchos casos, por tratar de dañar a alguien de una forma directa y, con toda probabilidad, torpemente, lo único que conseguimos es un efecto contrato o de rebote que hace que nosotros salgamos perjudicados.
Meditando sobre ese dicho popular: "No hay mayor desprecio que no hacer aprecio", considero que tiene mucha razón, pero, como he escrito antes, muchos no pensamos en actuar así y, anulando la razón, actuamos inconscientemente, inmolándonos en el intento de arañar algo. Por ello es mejor hacer algo con la mente fría y tras haber pensado en todas las opciones. Y en ese momento es cuando me viene otro dicho a la cabeza: "La venganza es un plato que se sirve frío".
Yo he decidido no vengarme sino aprovecharme. Si, aprovecharme. Tomaré de esas personas y de esas entidades todo cuanto necesite, y cuando quieran algo de mi, no obtendrán nada más que la indiferencia. 
¿Acaso no es la mejor forma de actuar con personas que hacen lo propio con el resto de personas? Darles su propia medicina se llama. Es, sin duda, una de las mejores estrategias para no cerrarse puertas.
Así que, sigan así, pues ya llegará el momento en el que ajustemos cuentas. Y como el artículo va de dichos populares: "Quien ríe el último, ríe mejor".
Cambiado el tercio y haciendo mención a lo que he escrito en el primer párrafo. Este artículo sirve de entrada para otros muchos, que vendrán, de la misma índole. En esta sección planeo publicar mis pensamientos, bien sean sobre algo que sólo me ataña a mi o sobre un tema que pueda afectar a más personas.
Espero que todo cuanto se publique aquí pueda ser de vuestro interés. Y si sirve de ayuda a alguien, mejor aun.
Un saludo a todos.
PD: Aquel que quiera pensar mal, que lo haga, pero que no se entienda este artículo como una amenaza.
De igual modo, añado, quien se sienta ofendido es porque algo de culpa, tiene.

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :