Revista Política

Providencia divina y ceniza volcánica

Publicado el 18 abril 2010 por Basseta
Providencia divina y ceniza volcánicaAlguno de los habituales lectores de esta bitácora debe pensar que me estoy volviendo religioso. Hace unos días utilizaba un título algo sospechoso: "Todo puede suceder si lo maquina un dios" y ahora vengo hablando de "providencia divina".
En principio, no deberíamos confundir la "Divina Providencia" (término teológico algo abstracto que se refiere a la intervención de Dios en el destino de los hombres), con una "providencia divina" (documento mediante el que Miguel Ángel Agüera inició la persecución administrativa de mi esposa).
Como se recordará, este documento, al que llamo "providencia divina", apareció aquí hace unos días publicado junto con otro, al que podríamos llamar "divina comilona", y cuyo denominador común era estar firmados ambos por la misma persona, el Teniente de Alcaldesa Sr. Agüera.
Como comentaba hace unos días mi compañero Nico en su blog, el 1 de agosto de 2007 Agüera debería sentirse lo más parecido a un Dios y, por supuesto, merecedor de los más suculentos manjares, regados con los mejores vinos y reposados con los aromas de los más exclusivos puros habanos. Y el 13 de octubre de 2009 ¿cómo se sentía Agüera? Desde luego, muchos motivos para considerarse una divinidad no tenía, pues el Ayuntamiento iba de mal en peor y él tiene gran parte de culpa.
Pero el 13 de octubre de 2009, cuando firmó la "providencia divina", Agüera, como Zeus en el Olimpo, estaba seguro de poder intervenir en la vida de alguien, estaba seguro de en el sorteo le iba a tocar la china al Concejal de Esquerra Unida. Fijaros si estaba seguro que metió la pata en un pequeño detalle, aparentemente insignificante, pero de indudable trascendencia. Ordenó hacer una "comprobación de de algunas obras menores correspondientes al ejercicio 2007", sin caer en la cuenta que la Licencia de Obras que se concedió a mi esposa es de enero de 2008. ¿Me explico? Me tocó la Lotería sin llevar ningún décimo. O mejor dicho, me tocó la Lotería habiendo sellado una Quiniela.
¿Comprenden porqué empieza uno a volverse supersticioso? En Ibi se suceden los milagros, porque el anterior no es el único ni el más sorprendente. Voy a citar algunos de los más relevantes:
El milagro de la Exenta Contribución: los supuestos propietarios del solar de Santa Lucía donde se quiere edificar el famoso mamotreto y del que apenas se oye hablar últimamente, no pagaban Impuesto de Bienes Inmuebles (lo que conocemos como contribución). Por alguna intervención milagrosa, sólo se empieza a pagar una vez es adquirido por "Promociones Santa Lucía de Ibi, S.L." en 2007. Pero no menos milagroso resulta que, pese a que lo he reclamado en numerosas Comisiones de Hacienda, el Ayuntamiento no haya exigido el pago de los ejercicios anteriores, con lo que la "chamba" de algunos es para ponerle velas a la Santa.
El milagro de la Multiplicación de los Euros: alguna intervención sobrenatural debe ocurrir para que un terreno que se compra por UN millón de euros pase a generar un beneficio de NUEVE millones sin apenas poner un ladrillo.
El milagro del Eterno Encarecimiento de las Obras Públicas: aquí las magnitudes monetarias empiezan a ser mareantes, por los cientos de miles de euros que este Ayuntamiento ha pagado en sobrecostes misterioros (piscina climatizada, palacio de justicia, y, sobre todo, Teatro Río, la obra que llevará a este Ayuntamiento a la bancarrota).
Providencia divina y ceniza volcánicaEn otras latitudes no tienen tanta suerte con la "providencia". En Islandia hay un volcán en erupción que nos está mostrando la tremenda fragilidad de nuestros sistemas de comunicaciones, de nuestras estructuras comerciales. Viendo todo el tráfico aereo colapsado se pregunta uno sobre la necesaria capacidad de reacción que debería existir en las instituciones nacionales antes este tipo de emergencias. No quiero pensar en lo que podría pasar si hubiera un gran fallo informático o una explosión en una central nuclear, por ejemplo.
Esta crisis volcánica mundial tiene su reflejo, a pequeña escala, en nuestra querida Villa Juguetera. Los ibenses estamos obligados a tomar decisiones personales y colectivas sobre lo que somos, sobre lo que tenemos, sobre donde estamos y adonde queremos ir, porque pronto hará falta tener un auténtico "plan de emergencia" frente a las próximas errupciones volcánicas de todo tipo que se avecinan.

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revistas