Revista Coaching

Proyecto de vida

Por Leunam77

 

proyecto de vida

Tener un proyecto de vida es esencial para encontrar el rumbo y sentirse realizado personalmente. Lo que ocurre es que no se nos enseña en la escuela cómo planificar nuestra vida. Tampoco generalmente nuestros padres nos guían para encontrar el sentido de vida y crear nuestro propio proyecto de vida. Quizá porque a ellos tampoco se lo enseñó nadie e incluso puede ser que muchos padres no se sientan realizados porque nunca tuvieron la oportunidad de dedicarse a su proyecto de vida. 

Ahora tú puedes diseñar tu proyecto de vida si aún no lo tienes. Reinventa tu vida si es necesario, pónlo todo “patas arriba” si hace falta, como cuando tienes que hacer reformas profundas en casa, busca orientación profesional, etc. Eso sí, no dejes de vivir tu vida por miedo a equivocarte o por no dedicarle tiempo a tu proyecto de vida.

Tu proyecto de vida sólo lo puedes crear tú mismo, por lo que no esperes que nadie ni nada te dé las respuestas, sino que tendrás que explorar y encontrarlas por tu cuenta. Puedes buscar ayuda a través del coaching, la orientación vocacional y profesional, etc. Sin embargo, en última instancia es uno mismo quién tiene que tomar las riendas de su vida, tomar las decisiones, poner en marcha un plan de acción y perseverar para alcanzar el éxito y la realización personal.

 

Si te ha gustado, compártelo en tu redéxito

é pasa con los trabajadores. Por esto, un empleado debe tener iniciativas y poner en práctica ideas propias.

 

· Economía: una organización siempre buscará minimizar los costos, por lo que un jefe apreciará que los empleados le informen de haber encontrado nuevas fórmulas que permitan realizar el trabajo de manera más barata.

Además, le gustará saber que el trabajador encontró opciones para ganar más dinero.

Si un empleado le entrega una buena fórmula, el jefe no lo olvidará.

· Manejo y confianza: los empleados deben hacer saber a su jefe que resolverán personalmente las situaciones importantes o difíciles. Si un superior percibe esa actitud, la reputación del trabajador aumenta considerablemente.

· Responsabilidad: el trabajador debe darle la tranquilidad al jefe de que puede asumir un deber y realizarlo con éxito. “Tranquilo, délo por hecho” refleja a la perfección el concepto de que un empleado se auto asigna una misión y el jefe sabe que puede estar tranquilo.

· Interés: en ocasiones, el trabajador, para solucionar un problema, deberá invertir más de 10 minutos en buscar e investigar salidas. El directivo verá que intenta averiguar qué hacer sobre ello y el trabajador podrá demostrar que trabaja duro en el asunto y lograr una solución.

· Proponer:
tras esas averiguaciones, el empleado cree que puede hacer una cosa u otra y le consulta a su superior. Pedir esa opinión al jefe es necesario, pero viene apoyada por la muestra de diferentes opciones.

· Rectificar: cuando un empleado se equivoca, el jefe espera que éste asuma el error y actúe en consecuencia. Una actitud confrontacional y orgullosa no será aceptada en ninguna organización, por el contrario, lo mejor es acercarse al jefe y contarle la situación, pero, de nuevo, apoyándose en un plan para arreglar el asunto.

· Predisposición: no hay nada que le guste oír más a un directivo que “no hay problema” frente a aquellos subordinados que se quejan por cualquier cosa.

· Eficacia: dar buenas noticias puede ser un punto importante a favor del trabajador, ya que es señal de que el trabajo previo se ha hecho bien. Preocúpate de que tu jefe esté al tanto de los resultados.

Fuente: www.altonivel.com.mx

 


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas