Revista Viajes

Puente Viesgo: aguas, cuevas y mucha paz

Por Pablosolorzano

Me encantaba ir a este pueblo pasiego. Y es que en poco espacio (es pequeño si se lo compara con otros pueblos de Cantabria) podría resumir mucho de la historia de esta maravillosa zona de España: desde el paleolítico hasta la modernidad, pasando, claro, por el medieval. Además tenía una “vía verde” que me encantaba caminar pues unía Puente Viesgo con Alceda, otra villa del que tengo lindos recuerdos, y es que hay varias de estas vías en Cantabria que te permiten hacer algo de caminata en sitios espléndidos. Déjame primero mostrarte un poco de Puente Viesgo..

Puente Viesgo: aguas, cuevas y mucha paz

Puente Viesgo. Cantabria. España.


El pueblo y el ayuntamiento o casona de Fuentes Pila

Ha habido un gran esmero en adornar y proteger este lugar. Dan fe de ellos sus casas tan  bien cuidadas y ornamentadas con flores; para muestra un botón: el palacete clasicista que es ahora el ayuntamiento es un lindo edificio de piedra rodeado de bien cuidados jardines y de un gran cerco, y que fue construido en 1928. Su diseño me hacía recordar a las casas montañesas de Cantabria solo que en una versión más sofisticada. Toda llena de molduras, cornisas, torrecitas, balcones de hierro forjado y arcos. 

Puente Viesgo: aguas, cuevas y mucha paz

Puente Viesgo. Cantabria. España.

La iglesia de San Miguel

A pocos pasos del ayuntamiento se ubica este bello edificio del XVII de la cual solo se conservan la torre y una de las capillas interiores. El resto es restauración del siglo XX lo cual no le quita mérito pues la belleza de la iglesia se ha mantenido. La fachada presenta esa típica portada con arquivoltas tan propia del románico. Posee, además, planta rectangular, tres naves y un ábside. 

Puente Viesgo: aguas, cuevas y mucha paz

Puente Viesgo. Cantabria. España.

Puente Viesgo: aguas, cuevas y mucha paz

Puente Viesgo. Cantabria. España.


Puente Viesgo: aguas, cuevas y mucha paz

Puente Viesgo. Cantabria. España.


Puente Viesgo: aguas, cuevas y mucha paz

Puente Viesgo. Cantabria. España.


El Balneario de Puente Viesgo

Uno de los motivos por los que la gente visita este pueblo es para pasar un buen momento en el balneario. Las propiedades curativas de las aguas de esta zona eran conocidas ya desde hace mucho y se las recomienda para problemas del corazón (no por motivos de amores, claro), del sistema nervioso, hipertensión y reumatismo. Son tan buenas estas aguas y tan relajado el ambiente, que el balneario ha sido elegido muchas veces como punto de concentración de la selección española de fútbol. 

Puente Viesgo: aguas, cuevas y mucha paz

Puente Viesgo. Cantabria. España.

Locomotora Reyerta

Este es un simpático vestigio de la riqueza industrial que también posee Puente Viesgo. Se encuentra en la antigua estación de tren y fue construida en 1912. Estuvo funcionando hasta finales de los años 70. Si bien era de uso industrial no dudo de que mucha gente lo haya usado para llegar hasta Puente Viesgo en busca de sus aguas. El tren venía desde Ontaneda, pasaba por aquí y acababa en Astillero. Sobre esa vía se ha creado ahora la “vía verde” de la que hablaré líneas abajo pues si eres un buen caminante seguro te gustará dejar tus huellas por allí.

Puente Viesgo: aguas, cuevas y mucha paz

Puente Viesgo. Cantabria. España.


Puente Viesgo: aguas, cuevas y mucha paz

Cuevas de Puente Viesgo

Pero si las aguas de este lugar son célebres, no lo son menos sus cuevas prehistóricas. Así que en la ladera del monte Castillo se encuentran las cuevas de El Castillo, La Pasiega, Las Chimeneas y Las Monedas, las cuales han sido frecuentadas por el ser humano desde hace por lo menos 150 mil años. Solo se pueden visitar las del Castillo y las Monedas. La primera sorprende por su gran cantidad de obras de arte rupestres; y la segunda, si bien tiene también evidencias de arte prehistórico, sorprende sobre todo por sus estalagmitas y estalactitas. Las fotos dentro no están permitidas motivo por el cual no puedo poner ninguna imagen más que las que encontré en algunas páginas. Igual, te recomiendo visitar el sitio, es un verdadero viaje en el tiempo. 

Puente Viesgo: aguas, cuevas y mucha paz

Cueva El Castillo. Cantabria. España. 
Foto de https://www.lavanguardia.com/


Puente Viesgo: aguas, cuevas y mucha paz

Cueva Las Monedas. Cantabria. España. 
Foto de https://cuevas.culturadecantabria.com/las-monedas/

La vía verde del Pas

Esta es una vía de 34 kilómetros ideal para los caminantes pues es ligera, sin pendientes y se abre paso en medio de paisajes muy bonitos. Como ya escribí líneas arriba la vía conecta Ontaneda con Astillero, cerca de Santander, y en el camino pasa, claro, por Puente Viesgo. Yo solía caminar en el sentido hacia Ontaneda (ida y vuelta), es decir unos 24 kilómetros, más o menos. En el camino recuerdo haberme maravillado con algunas cosas como el monasterio franciscano del pueblo de Soto Iruz,  el acueducto de Toranzo, la bella iglesia de Villasevil, la cual aún conserva algunos elementos originales de arte románico y un presbiterio del siglo XII; se dice que Carlos V de Alemania y I de España, postró su rodilla ante el sagrario del altar en julio de 1522, ni más ni menos. Otra cosa que recuerdo es el puente de hierro que cruza el río Pas cerca a Ontaneda donde se debía comer los sobaos y las quesadas, además de los deliciosos helados de la heladería López. ¡Llegar a ese pueblo después de esta caminata era la gloria! 

Puente Viesgo: aguas, cuevas y mucha paz

Monasterio franciscano de Soto Iruz

Puente Viesgo: aguas, cuevas y mucha paz

Monasterio franciscano de Soto Iruz

Puente Viesgo: aguas, cuevas y mucha paz

Acueducto de Toranzo.


Puente Viesgo: aguas, cuevas y mucha paz

Iglesia de Villasevil.


Puente Viesgo: aguas, cuevas y mucha paz

Iglesia de Villasevil


Puente Viesgo: aguas, cuevas y mucha paz

Puente sobre el río Pas. 


Como ven, hay muchas opciones en Puente Viesgo para pasar un gran día. Las experiencias van desde lo cultural hasta lo más activo, pasando claro por el relajo. Más que recomendado. ¡Nos vemos en la ruta!

Pablo



Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista