Revista Salud y Bienestar

¿Qué es una dieta antiinflamatoria?

Por José Antonio Villegas García


En primer lugar hay que considerar que la llamada inflamación de bajo grado, juega un papel fundamental en el desarrollo de trastornos metabólicos, tales como las dislipidemias (elevación anormal de concentración de grasas en la sangre), la aterogénesis, la diabetes 2 y la hipertensión arterial. Asimismo conduce a la activación de señales intracelulares que culminan con la liberación de factores inflamatorios de afectación local y sistémica, los cuales retroalimentan e interconectan a los tejidos adiposo, muscular y hepático con macrófagos proinflamatorios productores de citocinas inflamatorias y especies reactivas de oxígeno. Una vez establecida, la inflamación sistémica de grado bajo promueve y perpetúa las alteraciones metabólicas estableciendo un ciclo deletéreo que favorece procesos patológicos como la resistencia a la insulina y la arterioesclerosis. 
Por otro lado, sabemos que esta situación metabólica general tiene mucho de ambiental, ya que las tribus de cazadores y poblaciones que no llevan el estilo de vida occidental, la desconocen por completo. Por todo ello, parece razonable considerar que los cambios de dieta, junto a otros cambios generales, deben considerarse muy seriamente.

¿Qué es una dieta antiinflamatoria?

La dieta antiinflamatoria es una combinación de dietas mediterráneas y asiáticas. Incorpora verduras (4-6 /día) y enfatiza las frutas, pescado y las proteínas vegetales. Incluye grasas más saludables (aceite de oliva, semillas, nueces, aguacates) que proporcionan omega-3, que promueven una vía diferente de prostaglandinas que no es proinflamatoria. Disminuyen alimentos ultraprocesados y carbohidratos simples, junto a un control de la sal común.
Esta dieta destaca la ingesta de alimentos ricos en antioxidantes, así como bebidas como el té verde. Finalmente, se considera relevante incluir determinados alimentos y especies. Verduras con el brócoli. Hortalizas como tomates y zanahorias. Frutos secos como las nueces. Frutas frescas como cítricos, arándanos, moras, fresas etc. Alimentos fermentados como choucroute y natto, que son fermentados de la col y de la soja respectivamente. Yogur o kéfir. Cereales de grano entero. Especies como el jengibre o la cúrcuma.


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :