Revista Deportes

¿Qué ganan los Redskins con traer a Case Keenum?

Publicado el 08 marzo 2019 por Primeroydiez @Primeroydiez
¿Qué ganan los Redskins con traer a Case Keenum?

El día de hoy los Denver Broncos consiguieron algo que estaban buscando desde que trajeron a Joe Flacco: deshacerse de Case Keenum, el QB que no produjo lo esperado el año pasado, y recibir algo en el proceso. Lo que nos lleva a la pregunta: ¿qué gana el equipo de Washington con este cambio?

¿Qué fue lo que paso?

Como seguramente sabrán, los Redskins se quedaron sin su QB franquicia, Alex Smith, durante la temporada pasada por una fractura compuesta de tibia y peroné. Esa lesión dejará a Smith fuera de circulación todo el 2019 y es factible pensar que tal vez no regrese. Eso dejó un enorme hueco para este equipo, y era un hecho que necesitaban conseguir a alguien para, cuando menos, competir con Colt McCoy.

Y aunque el equipo tenía varias opciones, poco a poco se fue haciendo claro que la intención era buscar un agente libre. La razón es simple: como no saben qué va a pasar con Smith queda la duda de que pueda regresar y ello haría un tanto complejo invertir en un novato de alto nivel. Y siendo sinceros, no hay muchas opciones realmente interesantes este año.

Un veterano puede llegar y comenzar a trabajar de inmediato lo que puede beneficiar a los Redskins, que estaban 6-3 con Alex Smith como titular el año anterior. Y mejor aún, con un veterano pueden hacer compromisos a corto plazo, lo que deja abierta la puerta para el regreso de Smith sin mucho drama a futuro.

O al menos, eso podemos pensar ahora.

¿Qué obtiene Washington con Case Keenum?

Primero que nada, si estaban buscando un veterano con experiencia en cambios repentinos de equipo, los Redskins consiguieron a su hombre. Case Keenum llegó a la NFL en el 2012 y Washington será su quinto equipo (Empezó en Houston y de ahí pasó por Rams, Vikings y Broncos).

En el tema de la producción las cosas son bastante variables.

Considerando su producción con Denver, que es lo más reciente que hemos visto de él, las cosas no son prometedoras: Completó el 62.3 por ciento de sus pases para 3 890 yardas con 18 touchdowns por 15 intercepciones para un rating de 81.2. Esos no son números que impresionen o generen mucha emoción, pero tampoco son los únicos números que se pueden manejar con él.

Si recordamos lo que hizo en el 2017 con Minnesota, las cosas son diferentes: sí, tuvo menos yardas (3 547), pero completó más pases (el 67.6 por ciento) y tuvo 22 pases de anotación por apenas siete pases interceptados para un rating de 98.3. Y con esa actuación los Vikings terminaron con marca de 11-3 con él como titular y alcanzaron la final de la NFC.

Entonces a la pregunta “¿Qué obtienen los Redskins?” se puede contestar que es un volado. Pero puede ser uno bueno.

El curioso caso de Case Keenum

Cuando este QB llegó a los Vikings la noticia pasó sin pena ni gloria, de hecho ni siquiera fue el titular al inicio de la temporada. Entró como reemplazo de Sam Bradford en lo que era una “competencia” por llenar el hueco que había generado la lesión de Teddy Bridgewater, y la actuación de Keenum terminó siendo una sorpresa para todos. Y fue mayor la sorpresa porque los Vikings ni siquiera lo tomaron en cuenta después del año y fueron con todo por Kirk Cousins. Lo que le dio a Keenum su oportunidad con los Broncos.

A Denver llegó como una de las grandes noticias del offseason pasado, con conferencia de prensa y todo. Y tenía sentido, porque las expectativas eran altas: con una buena defensiva en su lugar parecía que el trabajo de Keenum estaba puesto: tenía que hacer con los Broncos lo que había hecho la temporada previa con los Vikings y todo estaría resuelto.

La historia nos dice que eso no pasó, y menos de un año después de su conferencia de prensa de presentación ya está en camino a otro equipo.

Y es ahí donde los Redskins pueden ganar: Case Keenum llega a D.C. para competir con Colt McCoy por ocupar el puesto titular en lo que se define la situación de Alex Smith (¿algún paralelismo con lo que vivió en Minnesota?), así que en realidad la expectativa no es muy alta. Y la última vez que se encontró en esa posición, Keenum tuvo un buen desempeño.

¿Qué deben hacer en Washington?

Con la llegada de Keenum es un hecho que el equipo debe trabajar en darle armas. Por tierra parece tener algo de apoyo con Derrius Guice y el probable regreso de Adrian Peterson, pero por pase hay muchas dudas. La falta de un receptor estrella es la más grande, y eso es algo que deben atender en la Agencia Libre o el Draft, sobre todo ahora que es un hecho que no ocuparán su selección de primera ronda en un pasador.

En pocas palabras: los Redskins deben tratar de aprovisionar a Keenum (o McCoy, para efectos prácticos) para que pueda trabajar lo mejor posible en 2019.

Las expectativas no son altas, así que realmente no hay mucho que perder. En todo caso lo que deben pensar en Washington es en armar un equipo competitivo en todos los departamentos para que más adelante puedan definir qué va a pasar con la posición de QB.


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista