Revista Ciencia

Qué pasa cuando te dices… “yo soy así”

Por Carlos Carlos L, Marco Ortega @carlosmarco22

"No, es que yo soy así" Todos lo hemos escuchado. En demasiadas ocasiones justificamos nuestras acciones utilizando esta frase.

Todos lo hemos dicho y nos lo hemos dicho alguna vez.

A mi me gusta empezar fuerte, ya lo sabes, así que ahí voy, sin rodeos:

"Tú no eres de ninguna manera"

te comportas de forma habitual de una determinada forma que responde, entre otras muchas cosas, a lo que desde que eras un niño han ido esperando de ti y de tu "forma de ser", a lo que se supone que debes decir e, incluso, pensar, a lo que tú en función de eso te has ido construyendo, a lo que las etiquetas que te han ido colgando dicen de ti.

Y de una forma mágica y dramática, nos creemos sin dudar ni por un momento, lo que esas etiquetas nos dicen que tenemos que hacer. Además, les otorgamos propiedades extraordinarias, casi sobrenaturales. Creemos que son inamovibles e insustituibles.

Y así, vamos cargando con ellas y las lucimos con mucho orgullo cuando decimos "yo soy así". Algunas de ellas son buenas, nos hacen bien. El problema está con las otras. Las que te limitan, las que te asfixian, las que no te dejan evolucionar ni cambiar, ni tan siquiera intentar.

Porque es que claro, "tú eres así..." Y yo te digo: ¿Eres así... y qué? ¿Y ya está? ¿Esto es todo lo que puedo esperar de ti? ¿Has llegado a tu límite? ¿Estás segura?

Eres consciente de que es tan delirante como decir, me ha tocado esta etiqueta y no puedo comportarme de ninguna otra manera por los siglos de los siglos ¿verdad?.

Parece un hechizo mágico. En general, tenemos creencias sobre nuestra forma de comportarnos completamente alejadas de la realidad.

A modo de ejercicio práctico, comienza a no justificar tus comportamientos o la ausencia de ellos con tus "yo soy así".

Es una creencia que simplifica mucho nuestra vida. Tiene su funcionalidad y en determinados momentos, puede sernos muy útil. Pero es que si no le metemos cabeza y coherencia, si no pensamos con estrategia, esta creencia va a hacer que te estanques.

Y si entre tus objetivos está el desarrollo profesional, esta frase es absolutamente lapidaria (la mires por dónde la mires). Porque todo lo que vas a tener que hacer en adelante contradecirá todos tus "yo soy así". Y bendita contradicción.

Tampoco permitas que otros te digan "eres así" o sus primos "no puedes hacerlo porque tú eres ..."

No lo hagas con los demás. Con nadie y muy muy especialmente si no llegan a diez años ... Es realmente cruel cortar las enormes posibilidades de un niño con frases de este tipo.

Qué pasa cuando te dices… “yo soy así”

Y es que cada vez que te dices "yo soy así" pierdes oportunidades de ser de otra manera. Y hemos de aceptar que existen otras maneras que pueden y de hecho son, más adecuadas que las nuestras.

Cada vez que te lo dices, pierdes la opción de trabajar en obtener tu versión mejorada. ¡Si la normal es así, no me quiero ni imaginar cuando dejes de decirte esto!

Mantenerse en los "soy así" de forma permanente y en todas las situaciones es para los cobardes, para los que no exploran nuevos recursos, para los que no experimentan nuevas vías que les enriquecen y les hacen mejores. Esto es para los que no ven más allá de sus narices y para los cómodos.

Por tanto, esto no es para tí. Tú tienes que trabajar por tu éxito. Y tu éxito pasa por hacer cambios. Y esos cambian empiezan, necesariamente, por ti.

Nada de todo esto que te estoy diciendo tiene que ver con renunciar a nuestra esencia, a nuestros valores, a aquello que nos identifica. No confundamos términos. Manteniendo toda nuestra integridad, sin dejar de ser "tú" tenemos la libertad de escoger otras opciones que nos hagan cosechar mejores resultados.

La clave está en no cerrarse y no escudarse en los "yo soy así". Esta es la base de cualquier proceso de cambio.

Por eso me enfado profundamente conmigo misma cada vez que me lo oigo decir. Porque además, no cuela. Porque, afortunadamente, me he llevado la contraria millones de veces (unas veces porque he querido y otras porque era si o si). Porque si me dicen hace un año que estaría escribiendo esto en mi blog probablemente me hubiera reído y hubiera dicho que no, porque "yo no me atrevo".

Porque si hace tiempo me hubieran dicho que mi nivel de satisfacción es tan grande cuando logro comunicar con cuanta más gente mejor hubiera dicho que es imposible. Porque yo soy tímida y los tímidos no hablamos en público (esto de la timidez me da para otro post, porque resulta que no, que no soy tímida aunque yo creía que si y me comportaba como tal).

Quiero que pienses (me encantará si me lo escribes en un comentario 😉 ) la cantidad de veces que la realidad ha contradicho tus "yo soy así".

Así ya sabes que no funciona. No te lo digas y muchísimo menos te lo creas. Tú te comportas de una determinada manera, y hoy mismo si tú quieres, si te comprometes, si les ves el beneficio lograrás comportarte y llegar a ser de otra manera.

Créeme que no eres así, ni de ninguna manera estática e inamovible.

Eres lo que crees que puedes hacer. Eres lo que haces. Lo que llevas a la acción. Cuantas más cosas te creas sobre tí, en cuantos más escenarios seas capaz de verte, cuantas más cosas hagas... mayor será tu capacidad de maniobra, mayor será tu libertad, más cerca estarás de tus éxitos y de forma indiscutible, mayor será tu felicidad.

Hazte el favor de dejar de ser así. Y pasar a ser mejor.

Fuente:

C. Marco


Volver a la Portada de Logo Paperblog