Revista Internet

¿Quién debe diseñar los sistemas de información sanitarios?

Por Fransanlag @fransanlag

Ya os he contado cómo fue evolucionando mi opinión en el congreso de Medicina 2.0 respecto al uso Twitter de manera simultanea y pública.

Cuando ya me encontraba cómodo e integrado con esta nueva experiencia, fui capaz de extraer una información complementaria muy interesante procedente de los comentarios del resto de asistentes.

El siguiente ‘tweet‘ (no recuerdo el/la autor/a) es el motivo de reflexión de la entrada de hoy: “Diseña CON [email protected], no PARA [email protected]”, en el contexto de una charla sobre el diseño de aplicaciones sanitarias.

No se puede decir más con menos. Esta idea debería convertirse en toda una lección para [email protected] que diseñan nuestras aplicaciones.

Algunas me ha tocado sufrirlas y siempre he pensado: “¿Quién ha podido diseñar esto? Desde luego hace tiempo que no pasa por una consulta…”. Pero este comentario trasciende las aplicaciones puramente clínicas. Alguna vez, hablando con compañ[email protected] del hospital, he oído la misma queja al respecto de aplicaciones corporativas administrativas. ¡Esto no puede ser una coincidencia!

Con frecuencia escucho el argumento de que las aplicaciones han sido diseñadas contando con [email protected] profesionales… y yo me pregunto: “¿Con qué tipo de profesionales?”.

Volviendo al ‘tweet‘ que origina esta reflexión, el sujeto de “Diseña CON [email protected]” son [email protected] [email protected] finales de la aplicación. Esos son [email protected] que tienen que estar [email protected], esas son las voces que hay que escuchar. [email protected] que no ejercen día a día la profesión o función para la que se diseña la aplicación pueden estar [email protected], por supuesto… es muy posible que tengan mucho que aportar, pues no todo es la experiencia final del [email protected] Pero deben tener algo fundamental: capacidad de escuchar y de autocrítica.

No me valen los argumentos del tipo “es que no se ponen de acuerdo”… ¡Pues ayúdalos tú a que se pongan de acuerdo! Usa tu experiencia, intercambia ideas, encuentra las mejores soluciones para [email protected]… si no, ¿qué estás haciendo en el proyecto? Nadie dijo que fuera fácil, pero no hay nada imposible.

Me exasperan las actitudes “mi [email protected] no lleva el paso cambiado, es el resto de la tropa que va mal”. Estoy seguro de que [email protected] lo hemos vivido alguna vez. Se promueve a alguien, se pone al cargo de crear una aplicación (también es aplicable a cualquier otra tarea) y hace un gran trabajo… pero toda aplicación está condenada a evolucionar constantemente y ahí es dónde viene muchas veces el problema. Este/a má[email protected] responsable, que en su momento fue crucial y muy [email protected], se termina convirtiendo en un obstáculo en sí [email protected], defendiendo lo indefendible, bloqueando cualquier crítica y no aceptando ninguna propuesta de mejora que no se le haya ocurrido a él/ella. ¡Esto no puede ser! Bastantes obstáculos externos tiene cualquier proyecto de este calado para que nos permitamos también tener obstáculos internos tan importantes. Si alguien tiene esta actitud hay que [email protected] del proyecto inmediatamente, tampoco tiene que estar [email protected] en lo mismo hasta que se jubile. Además, cambiar de proyecto es bueno para la salud mental de la propia persona.

En resumen, que tenemos muchas áreas de mejora en lo referente al diseño de nuestras aplicaciones. Vayamos dejando atrás la época de los individualismos, las medallas y la poca transparencia (cuando no secretismo). Hagámonos también 2.0 (abusando ya del término, lo sé) diseñando nuestras aplicaciones. No perdamos de vista que el fin último de éstas es que resulten útiles para [email protected] que son importantes realmente: [email protected] que las van a utilizar a diario. Sólo así podremos garantizar su satisfacción e implicación, el uso adecuado de las herramientas y la calidad óptima en la información recogida.


Volver a la Portada de Logo Paperblog