Revista Motor

Quitar kilómetros a un coche, una práctica a evitar

Por Trestreses

Quitar kilómetros a un coche es desgraciadamente una práctica común, además es muy sencillo, sin embargo es prácticamente imposible hacerlo sin dejar rastro. Existen varias marcas que reflejan que el cuenta-kilómetros ha sido manipulado, por lo que estos detalles deberían ser tenidos en cuenta a la hora de comprar un coche de segunda mano.

Quitar kilómetros a un coche, señales a revisar

  • El desgaste de ciertas zonas hace evidente que un coche ha sido utilizado a lo largo de muchos kilómetros. Dos de estas zonas son el volante y el asiento del conductor. El roce de la conducción hace que estas zonas se desgasten, así que si el volante de un coche con 20.000 kilómetros no debe haber sufrido un desgaste muy evidente, si no es así puedes comenzar a sospechar.
  • Los coches fabricados antes del año 2.000 cuentan con un cuenta-kilómetros analógico, desmontándolo podemos manipularlo a nuestro antojo. Comprueba que los tornillos y la pintura anexa está en buenas condiciones. Si estas zonas han sufrido algún tipo de desgaste es posible que esta pieza haya sido desmontada.
  • A la hora de conducir un coche de segunda mano también puede haber señales de manipulación. Holguras en la palanca de cambio, en la dirección o chasquidos en la suspensión son propios de un coche que ha superado ampliamente los 100.000 kilómetros, además de evidenciar que el mantenimiento no ha sido bueno.
  • Una de las maneras más fiables de comprobar aproximadamente los kilómetros de un coche es por medio de las pastillas y discos de freno. Un mecánico puede analizar además el sistema de escape y determinar si el dato que arroja el cuenta-kilómetros es fiable.
  • Los bajos del coche son testigo de lo que ha sufrido el vehículo. Fugas, secuelas de accidentes, suspensión… todo esto habla del recorrido que ha tenido un vehículo. Por 35 euros puedes solicitar una prueba completa de tu coche en cualquier taller mecánico, de esta manera tu coche podrá ser revisado de manera profesional.
  • La electrónica es hoy en día la mejor aliada para comprobar las características técnicas de un coche. Las centralitas registran cientos de parámetros, con un sencillo rastreo podremos detectar los movimientos principales de un coche.

Estos son los principales métodos con los que contamos a la hora de comprobar si nuestro vehículo de segunda mano ha sido trucado, porque como vemos quitar kilómetros a un coche siempre deja rastro. Recuerda que trucar el cuentakilómetros es una práctica que puede acarrear la pérdida de puntos e incluso la retirada del carnet de conducir. Y que además hace que las aseguradoras se lo piensen mucho antes de darte un seguro de coche.


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista