Revista Baloncesto

Reconstrucción en movimiento. ¿Hacia atrás?

Publicado el 11 diciembre 2011 por Paupelu
"Lo que tenga que pasar, que pase rápido" declaraba Pau Gasol tras su primera rueda de prensa esta temporada, aún como jugador de Lakers. Mientras se escriben estas líneas, el español sigue formando parte de la franquicia californiana. Puede que cuando se lean, ya no. 
No hay que engañarse, este es el traspaso de Chris Paul, no el de Pau Gasol o el de cualquier otro jugador. La directiva ha creído necesaria realizar una reconstrucción y ha optado por hacerse con el base de los Hornets, a sabiendas que éste y la NBA (propietaria de la franquicia) eran conscientes que no continuaría en la ciudad de Louisiana más allá de Junio de 2012, fecha en que se convertiría en Agente Libre. Sin embargo, las reconstrucciones tienen lugar cuando una franquicia aparenta al menos haber tocado fondo. ¿Lo hizo Lakers cayendo en 2ª Ronda de Playoffs ante Dallas Mavericks, a la poste campeones? En mi opinión, rotundamente no. Podríamos hablar por tanto de lo que en Estados Unidos llaman "Rebuilding in motion", una reconstrucción en movimiento. Algo que permita no llegar a tocar fondo y continuar siendo competitivos. El movimiento, en ocasiones, no siempre significa avance.
Jim Buss, hijo del mítico Jerry Buss, deja clara sus intenciones con el intento de traspaso de Chris Paul: "nadie es imprescindible, salvo Kobe". Los jugadores que queden en la franquicia sabrán que siguen ahí por dos razones: su propio equipo no los consideraba valiosos y porque hay que cubrir plazas en la plantilla. La salida de dos jugadores como Lamar Odom (14'4 pts, 8'7 rebs y 3 asistencias) y Pau Gasol (18'8 pts, 10'2 rebs y 3'3 asistencias) a cambio de Chris Paul (15'9 pts, 9'8 asistencias y 2'4 rebotes) y posiblemente Emeka Okafor, parece responder a una necesidad de rejuvenecer plantilla y cubrir una posición deficitaria en el equipo, sobretodo una vez abandonado el barco Phil Jackson y con él el triángulo ofensivo que rehusaba de bases con mando en ataque. Pero también implica una segunda lectura: o Andrew Bynum ocupa el papel que ejercían Gasol y en menor medida, Odom, o llega Dwight Howard. Lo primero resulta difícil (casi imposible) de creer. Lo segundo, tras la supuesta petición de salida del jugador hacia Nets, también. Sin Howard, la llegada de Chris Paul supone un paso atrás en esa reconstrucción.
Paul es una estrella de la Liga, posiblemente el mejor base junto a Deron Williams de la competición, pero su salida a cambio de dos jugadores claves en las últimas cuatro temporadas, donde se han logrado dos anillos y una final más, no parece la decisión acertada. Si se juntan Kobe, Paul y Howard parece que se logra aumentar las posibilidades de éxito. Tres variables distintas de ataque, mejora defensiva y jugadores que no se solapan, al menos sobre la pista. Sin Howard, la formula está falta de una variable. Incompleta. Y al menos hasta a día de hoy, la opción de mantener en plantilla a Gasol y Odom sí resultó.
Lakers se encuentra ahora en la tesitura de comenzar una reconstrucción que puede quedar mutilada por la no llegada de Howard y la no llegada de progresión de Bynum. O abortar toda opción de cambios y comenzar la temporada con la plantilla actual, con un Pau Gasol profesional y un Odom contestatario, expectantes a cada paso por los pasillos del Staples temiendo la llegada por detrás de Buss, Kupchak o Bryant.Reconstrucción en movimiento. ¿Hacia atrás?

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas