Revista Cocina

Reducir la celulitis

Por Menudiet

Dieta para reducir la celulitis
La celulitis es un problema muy común sobre todo en las mujeres. La mala alimentación, la vida sedentaria, los hábitos de vida y la acumulación de toxinas son las principales causas de su aparición.

Para deshacernos de la celulitis tenemos aunar fuerzas para mejorar principalmente tres cosas: la retención de líquidos, la circulación sanguinea y el sobrepeso.

Consejos nutricionales para combatir la celulitis

  • Llevar dieta equilibrada especialmente rica en frutas y verduras para favorecer la eliminación de líquidos y evitar el exceso de calorías.
  • Realiza al menos 5 comidas al día.
  • Moderar la ingesta de azúcar de mesa y de productos azucarados, pues los azúcares se transforman fácilmente en grasa de reserva en nuestro cuerpo.
  • Evitar el exceso de café, bebidas gaseosas, alcohol y tabaco, los dos últimos aumentarán las toxinas de nuestro cuerpo.
  • Optar por comida sana para controlar el exceso de sal en la dieta, pues la sal favorece la retención de líquidos.
  • Beber 2 litros de agua al día bien repartidos, para favorecer la eliminación de líquidos y toxinas.
  • Elegir infusiones para mejorar la retención de líquidos (abedul, cola de caballo, ortosifón y estigmas de maíz) y para favorecer la circulación sanguínea (hojas de vid roja, rusco, castaño de indias o hamamelis).

Otros consejos para reducir la celulitis

  • Evitar acumulaciones de grasa con ejercicio físico habitual, para este fin lo mejor es recurrir a ejercicios aeróbicos (nadar, correr, andar, bici…) con una duración mínima de 45 minutos.
  • Aumentar el tono muscular para favorecer nuestro metabolismo. Si conseguimos una buena masa muscular nuestro cuerpo quemará más calorías ¡hasta en estado de reposo! Conviene combinar el ejercicio aeróbico con unos 15 minutos de ejercicios para tonificar los músculos.
  • Evita usar tacones altos (lo ideal son 5 centímetros) y ropa ajustada, pues afecta negativamente a la retención de líquidos y a la circulación.
  • Intenta no permanecer muchas horas de pie o sentado y busca siempre posturas adecuadas que no perjudiquen la circulación (no cruzar las piernas.) Las medias y pantis para mejorar la circulación son una buena alternativa para todos los que trabajen de pie.
  • Tras la ducha, es bueno rociar la parte baja de las piernas con un chorro potente de agua fría, describiendo movimientos circulares (desde los tobillos hasta los muslos).
  • Aplicarse en la noche un gel frío para mejorar la circulación es buena idea y nos aporta una agradable sensación de descanso.
  • Busca un ratito al día (unos 10 minutos) para tumbarte con las piernas en alto. También puedes poner un cojín bajo el colchón a los pies de la cama, de modo de las piernas quedan ligeramente levantadas y se favorece el retorno venoso.
  • Evita tratamientos agresivos y demasiado nuevos como la cavitación, las consecuencias de estos tratamientos corporales a largo plazo aún no son conocidas, pero sabemos que ya se están prohibiendo en otros países como Francia. Las alternativas naturales a estos tratamientos son algo más lentas, pero más sensatas y seguras. Podemos destacar los masajes anticelulíticos manuales o los masajes profundos llevados a cabo con rodillos de succión.
Autora Cynthia Rodríguez Caballero
Directora de Nutrición en MenuDiet. Diplomada en Nutrición Humana y Dietética por la facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid. Miembro de la Asociación Española de Dietistas y Nutricionistas (AEDN) y de la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación (SEDCA).

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :