Revista Cultura y Ocio

Refrescando neuronas #39

Publicado el 13 octubre 2014 por Aleon @Aleonpizarro
REFRESCANDO NEURONAS #39
Esta semana tengo un poco de lío con las lecturas pero es que octubre si ya estaba complicado, con las lecturas conjuntas y simultáneas se ha complicado aún más. Estoy terminando de leer Muchachas de Katherine Pancol, un libro que me ha costado encajar bien porque en un principio se narran historias de personajes de la trilogía anterior y yo no la he leído, así que he ido muy despacio con ella hasta que he conseguido centrarme en la trama principal.
REFRESCANDO NEURONAS #39Estoy leyendo también El Lector de Julio Verne de Almudena Grandes para la lectura conjunta sobre ella que dura hasta el mes que viene y esta tarde empiezo con Gataca de Franck Thilliez, una lectura simultánea a la que no podía resistirme después de leer el epílogo de la anterior novela.
Cómo veis una semana muy cundida en lecturas y de temáticas muy variadas que, sin duda, disfrutaré.
RETOMANDO EL QUIJOTE.
Capítulo XXXIV. Donde se prosigue la novela del Curioso impertinente.

Continua la lectura de la novela de Curioso impertinente con lo que han tramado los dos amigos para hacer caer en deshonra a Camila.
REFRESCANDO NEURONAS #39Al final, después de mucho insistir, Lotario acaba enamorándose de verdad de Camila y Camila de Lotario de tal modo que acaban entre los dos representando una farsa para engañar a Anselmo, el curioso impertinente. También se introduce en la acción la criada de Camila que, conocedora por su señora de lo que ocurre, le hace chantaje y acaba recibiendo a un hombre todos los días en su casa sin que Camila pueda hacer nada por evitarlo por miedo a que Leonela la descubra.
Mientras Anselmo termina creyendo todo lo que Lotario y Camila urden para tenerlo tranquilo de la honra y fidelidad de Camila respecto de él. 
Capítulo XXXV. Donde se da fin a la novela del Curioso impertinente.

En este capítulo llega el desenlace de la historia de Anselmo, Camila y Lotario, un desenlace funesto donde los dos amigos mueren y ella acaba en en un monasterio de por vida.
Efectivamente, la criada es descubierta por Anselmo con su galán nocturno y Camila creyendo que le contará a su marido toda su infidelidad con Lotario, huye con todas sus joyas y se refugia en un monasterio; Lotario se va a la guerra donde muere y Anselmo fallece de pena no sin antes reconocer que su curiosidad le ha llevado a esa situación que él mismo ha provocado.
En este mismo capítulo, don Quijote, sonámbulo, se pone a pelear con lo que él cree que son gigantes, no siendo éstos más que odres de vino enormes que el ventero guardaba. Tanto Quijote como Sancho están convencidos de lo contrario y vuelven a provocar la ruina en la venta rompiendo todos los pellejos de vino, confundidos por grandes gigantes.
Capítulo XXXVI. Que trata de la brava y descomunal batalla que don Quijote tuvo con unos cueros de vino tinto, con otros raros sucesos que en la venta sucedieron.

Lo cierto es que el título de este capítulo está confundido, ya que la batalla de Don Quijote con los gigantes que son pellejos de vino en la venta ocurre en el capítulo anterior, antes de que el cura finalice la historia de el Curioso impertinente.
En este capítulo lo que tiene lugar es el desenlace de la historia de Cardenio y Luscinda y de Don Fernando y Dorotea. Al final, los cuatro convergen en la venta y acaban cada oveja con su pareja resolviéndose el entuerto que duraba ya varios capítulo desde que Don Quijote llegó a Sierra Morena.
Capítulo XXXVII. Que prosigue la historia de la famosa infanta de Micomicona, con otras graciosas aventuras.

Aunque después de lo que ha pasado en la venta mientras don Quijote dormía, Sancho le cuenta que la princesa Micomicona no es tal, sino que se ha convertido en Dorotea, una simple doncella, todos los presentes lo desmienten, porque quieren continuar con el embuste para conseguir llevar a su casa a Don Quijote, tal y como habían planificado en un primer momento.
Mientras vuelven a engañar a Don Quijote y Sancho aparece por la venta un señor que viene vestido al modo moro, prueba de que viene de tierras de Argel y viene acompañado  de Zoraida, una guapa mora que se quiere convertir al cristianismo y que aún no habla el idioma.
Todos se ponen a cenar juntos y Don Quijote comienza un aburridísimo discurso que no finaliza en este capítulo.
¿coincidimos en alguna lectura? ¿qué leéis [email protected]?

Volver a la Portada de Logo Paperblog