Revista Educación

Regala a tus hijos salud. está en tus manos.

Por Rosinauriarte
REGALA A TUS HIJOS SALUD. ESTÁ EN TUS MANOS.
¿Imaginas poder hacer esto? ¿Regalar salud a tus hijos? ¿Qué padre o madre no lo haría?

¿Y si además de salud les estuvieras enseñando a confiar en su cuerpo, a responsabilizarse de su bienestar? ¿Y si todo esto lo haces mientras refuerzas tu vínculo emocional con ellos? ¿No sería maravilloso?Pues resulta que no sólo es maravilloso, sino que es posible... y mucho más sencillo de lo que puedas estar imaginando ahora mismo.Vivimos tan inmersos en la vida moderna actual, rodeados de tecnología y comodidades, que hemos olvidado lo que la naturaleza lleva enseñándonos cientos de miles de años. Nos vamos a lo más complejo y somos ciegos ante lo más sencillo, lo eficaz, lo natural. Apenas conocemos nuestro cuerpo y cómo funciona. Nos asustamos ante el menor desajuste en el de nuestros hijos… Vivimos con miedo a la enfermedad, en lugar de disfrutar más de la salud y protegerla con amor en nuestros niños.Cambiemos pues este paradigma y volvamos a retomar lo que siempre supimos como seres humanos: que nuestro cuerpo es la máquina más sofisticada de todas, un gran milagro de la naturaleza. Y como tal, cuenta con los mecanismos necesarios para adaptarse al medio en el que vive, reaccionar ante la adversidad y reponerse por sus propios medios.¿Sabríamos responder si nos preguntaran por qué tienen nuestros niños mocos, tos, fiebre, inflamación…? Seguramente sí, porque nos lo han enseñado o lo hemos oído muchas veces: son formas que tiene nuestro cuerpo de luchar contra un agente extraño, una infección.Hasta aquí va todo bien, pero luego resulta que ante estos casos no actuamos siguiendo lo que sabemos y que parece más lógico y razonable. ¡Más bien hacemos todo lo contrario! Nos comportamos de forma irracional y vamos en contra de lo que sabemos, alargando los procesos infecciosos de nuestros hijos. ¡Sí, sí, lo hacemos!¿Que cómo es esto posible? Probablemente porque también nos han enseñado a actuar de esta forma irracional, no siempre en favor de la salud. Si sabemos que la tos, los mocos y la fiebre son síntomas de la lucha de nuestro cuerpo contra la enfermedad, ¿por qué los combatimos como si fuesen la enfermedad misma? ¿Por qué intentamos por todos los medios matar a los agentes combatientes de la salud en el cuerpo de nuestros niños, dejando a éstos indefensos ante los invasores externos?Tenemos miedo a lo que vemos y lo queremos erradicar rápidamente, sin tener en cuenta que, lo que observamos, son los síntomas de un proceso de lucha en un cuerpo sano y sabio, que está haciendo lo que tiene que hacer. En realidad, no luchamos contra la enfermedad, y lo peor es que evitamos que el cuerpo de nuestros hijos lo haga. Así, en lugar de ayudar, hacemos todo lo contrario: alargar el proceso y permitir a los patógenos campar a sus anchas. Esto es exactamente lo que hacemos en nuestro irracional empeño en quitarle la fiebre a un niño, por ejemplo.Además, existen estudios actuales que defienden que la fiebre refuerza nuestro sistema inmune (ej. europapress.com). Razón de más para permitir su libre expresión sin agobios y sin correr a por el paracetamol o el ibuprofeno.Salvando los casos de fiebre en bebés pequeños o las fiebres muy altas acompañadas de otros síntomas preocupantes, la mayoría de nuestros hijos pasarán por varios episodios febriles a lo largo de su infancia que no estarán vinculados a enfermedades graves.Así que, relajémonos y busquemos el modo de ayudar al cuerpo de nuestros pequeños a luchar contra la enfermedad favoreciendo sus propios mecanismos para hacerlo. Acompañémosles en estos momentos desde la confianza y el amor.Contamos para ello con una herramienta excepcional: la reflexología podal infantil.¿Qué es la reflexología podal infantil?Desde épocas muy antiguas, se sabe que en la planta del pie contamos con puntos reflejos que se corresponden con la totalidad del cuerpo y sus órganos. Gracias a ello, a través del masaje y la estimulación por digito-presión, se influye a modo reflejo sobre los correspondientes órganos, glándulas, tejidos y sistemas, mejorando así el estado de salud físico-emocional y ayudando al cuerpo a restablecer su equilibrio natural.La naturaleza, una vez más, en su infinita sabiduría, decidió que activásemos todo nuestro cuerpo con tan sólo caminar descalzos (para lo cual fuimos originariamente diseñados).REGALA A TUS HIJOS SALUD. ESTÁ EN TUS MANOS.
Nosotros, hoy, podemos seguir activando el cuerpo y la salud propia y de nuestros hijos con esta sencilla e inofensiva terapia. Armonizando y equilibrando las alteraciones del organismo, manteniéndolo en un estado óptimo.Y los buenos resultados son tan positivos que hace que, hoy en día, la reflexología podal sea aplicada con más frecuencia y no se discuta su efectividad.Con la reflexología podal infantil puede tratarse cualquier tipo de problema con el que se enfrenten nuestros hijos, especialmente pequeñas cosas con las que nos encontramos a menudo (catarros, gripes, amigdalitis, faringitis, otitis, conjuntivitis, etc.). También puede aportar alivio en enfermedades más serias, aumentando las defensas y activando el poder curativo del cuerpo.Ángeles Hinojosa creó su propio método para aplicar la reflexología podal a los niños. Forma a monitoras que realizan talleres para padres y madres que quieran aplicar esta técnica a sus pequeños. Cada día lo tenemos más fácil los padres para acceder al aprendizaje de esta maravillosa herramienta. Un regalo no sólo para nuestros hijos, sino para toda la familia pues sin duda acabaremos aplicando la reflexología a todos los miembros de la misma.Puedes informarte de la posibilidad de acceder a talleres cerca de tu hogar en la página del método:A.I.R.I. Asociación Internacional deReflexología Infantil.

Para terminar, me gustaría compartir una reflexión. Os cuento que, cuando mis hijos eran pequeños (de esto hace unos 20 años ya), asistí a una escuela de padres organizada por el municipio en el que vivía. El objetivo final de esta interesante formación era enseñarnos a los padres a evitar, en la medida de lo posible, la drogadicción en nuestros hijos.

Una cosa que me quedó grabada (y me impactó porque no me lo había planteado y estaba precisamente haciendo todo lo contrario en ese momento de mi vida) fue la premisa de no tomar nunca medicamentos delante de los niños. La razón: que no crezcan convencidos de que una pastilla puede solucionar cualquier malestar que se nos presente. Éste era el primer paso para evitar que. el día de mañana, ellos recurriesen también a una pastilla para solucionar todos sus males.Tengamos en cuenta que somos el modelo a seguir para nuestros hijos, su mayor ejemplo.Sin embargo, la mayoría de nosotros no seguimos este consejo. No sólo tomamos medicamentos delante de los pequeños, sino que se los administramos a la mínima insinuación que creemos es señal de que las cosas “no van bien”.Pero recuerda: esos síntomas, la mayoría de las veces, significan que todo va estupendamente. Tal como debiera. Y que somos los padres los responsables de permitirlo y de evitar males mayores en un futuro.¡Por un futuro menos tóxico! ¡Disfruta de la salud de tus hijos! ¡Acércate a la reflexología podal infantil! A los niños les encantará la experiencia y a ti también. Te lo aseguro.Rosina Uriarte(Monitora de Reflexología Podal Infantil, Método Ángeles Hinojosa)

Dentro de la Semana Mundial de la Reflexología (18 al 24 de septiembre de 2017)


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :