Revista Opinión

Renta básica para todos, más cerca de lo que parece

Publicado el 07 junio 2016 por Elblogderamon @ramoncerda

La renta básica para todos todavía tiene algo de utopía y quizás por eso ha perdido la apuesta en Suiza en el reciente referéndum con un 78% de votos en contra.

En Suiza estaban barajando la cifra de 2.250 euros, que aunque nos puede parecer mucho, en base a la renta media, sería lo mismo que proponer una renta básica para todos los españoles de aproximadamente 1.000 euros. O cómo ser mileurista sin dar un palo al agua.

Que a pesar de las bondades de la renta básica para todos, haya fracasado su posible instauración en Suiza, supongo que sería motivo de un análisis profundo que no tengo capacidad de hacer, pero sin entrar en muchos detalles, creo que las causas principales son dos: el miedo al cambio de mentalidad que eso supone y las dudas sobre la financiación.

Pero la renta básica para todos puede estar a la vuelta de la esquina con la próxima revolución industrial: la robótica

#Renta básica para todos

Renta básica para todos. ¿Serán los robots la solución?

En Alaska ya existe la renta básica, pero su filosofía no sería aplicable en Suiza, ni mucho menos en España. La han estado aplicando porque el 90% del gasto público se sostiene (más bien se sostenía) con los ingresos del petróleo. El problema es que con la caída de los precios del crudo, posiblemente tengan que revisar esa renta básica para todos porque parece que se ha convertido en insostenible.

Entonces… ¿Para cuándo una renta básica para todos?

Recibir una renta básica no necesariamente significa no trabajar nunca. Siempre habrá quien no hará nada (de hecho ya hay de esos sin renta básica establecida), pero lo normal es que se mantenga la actividad, que sigamos haciendo algo, más o menos productivo, pese a tener nuestras necesidades cubiertas.

En cualquier caso, al menos como yo lo veo, la renta básica para todos no será del todo viable mientras no se produzca la siguiente revolución industrial: me refiero a la robótica. ¿Cien años? Nada de eso; es posible que en cuestión de una década la tengamos encima… para bien o para mal. Parece ciencia ficción, pero todo apunta en esa dirección. Si los robots pasan a ser nuestros «esclavos», los gobiernos nos podrán dar una renta básica para todos para que podamos comprar los productos de los robots, al menos mientras el esclavo sea el robot y nosotros los beneficiarios y no al contrario.

Un libro que me abrió los ojos en esto de la renta básica para todos es No quiero trabajar, de Manel Moles, cuyo lectura recomiendo.

Sinopsis de No quiero trabajar, la manzana de Eva

No quiero trabajar. ¿Será ese el futuro de nuestra sociedad? Parece que todo está abocado a ello, nuestra capacidad productiva permite que solo una pequeña parte de la ciudadanía trabaje y lo haga en aquello que le guste y cuando le apetezca. Una propuesta rompedora y muy bien argumentada a lo largo de la trama de una novela que no dejará de sorprender al lector, ni siquiera en el final. Manel nos habla de la RBU (Renta Básica Universal) y nos explica que no se trata de ninguna utopía, sino que es la consecuencia natural a la evolución de la economía; una economía en la que, de alguna manera, deberán confluir socialismo y capitalismo, condenados a complementarse.

Comprar  AQUÍ

Ramón Cerdá


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revistas