Revista Cultura y Ocio

Reseña: El día que dejo de nevar en Alaska

Publicado el 18 junio 2018 por Annagrey

33846385Título:El día que dejo de nevar en AlaskaAuto-conclusivo Autor:Alice KellenEditorial:Titiana / UranoGénero:new AdultAmazon/ Goodreads / Beek / BabelioSinopsis:
Un chico con el corazón de hielo.Una chica que huye de sí misma.Dos destinos que se cruzan.Heather cree que solo hay tres cosas que sabe hacer: atraer problemas, salir huyendo y correr. Así es como termina en Alaska, en un pequeño pueblo perdido, trabajando de camarera mientras intenta llevar una vida nueva y tranquila. Su único problema es que uno de los dueños del restaurante parece odiarla y que ella nunca antes ha conocido a nadie que despierte tanto su curiosidad. Nilak es reservado, frío y distante, pero Heather puede ver a través de todas las capas tras las que se esconde y sabe que en ocasiones hay recuerdos que pesan demasiado; como los de sus propios errores, esos que intenta dejar atrás.Pero, a veces, la vida te da una segunda oportunidad.La nieve empieza a derretirse.Y todo encaja.
Reseña: El día que dejo de nevar en AlaskaHe pasado casi 3 días intentando escribir esta reseña….es más…no sé si esto pude ser catalogado como reseña.Porque no puedo…..y no creo que pueda como es debidamente…Porque no encuentro las palabras exactas para todo lo que me hizo sentir…presiento que decir es un libro HERMOSO….son vulgares palabras…palabras simples que nada tiene que ver…es como si a lo largo de los años he desgastado esa palabra y ha perdido su significado de que en realidad he tratado de decir.Reseña: El día que dejo de nevar en AlaskaEntonces es así como he llegado solo a intentar escribir esta "reseña"…porque me he quedado sin palabras…tanto porque no sé cómo debidamente expresarme…tanto porque es tan maravillosamente perfecto que medejo como un venado deslumbrado por la luz de unos faros.La emociones….todo lo que sentí…la incertidumbre…la risa…El dolor de las dos historias debidamente compaginas…..joder como padecí todo la lectura, cada página era más angustiante que la anterior. Leerel día que dejo de nevar en Alaska es un camino tortuoso lleno de dolor.Mi corazón se rompió varias veces con el sufrimiento de Nilak. Al final no me sorprendió del porque era tan frió, tan cerrado… si teníarazones suficientes para hacerlo. Lo que si me sorprendió fue su capacidad para sonreír de nuevo.Luego esta Heather ….ella es una cosita llena de aventura y calamidad. De errores y malas decisiones, que la llevan a huir hasta lo más recóndito del planeta para poder sanar…y no solo a ella…si no sanar a más.Así que como expreso esto? Como digo que mi pecho se apretaba cuando veía el dolor de Nilak? O mí se agita de emoción al ver celos y preocupación por su parte? O como solo leer caos formaba una estúpida sonrisa en mi cara?, como decirlo??? Cómo?. Solo sé que es estratosféricamente emotivo, que está lleno de personajes perfectamente imperfectos, que leerlo es una bomba de emociones y que disfrutaras cada momento de ello.Ahora sé porque soy lectoraSé que vivo para esto.Para leer este tipo de historias.Historias que se meten en mis venas y bombean emoción por todo el cuerpo. Historias que se meten en la cabeza y corazón…. y no se alejan en mucho tiempo de allí.


Solo son contados los libros...que me han hecho sentir de esta manera....son muy pocas las historias de las que me acuerdo...porque son pocas las que han dejado huella.Y puedo sentir como “el día que dejo de nevar en Alaska” será una de ellas.Porqué es un libro SUBLIME. ..Emotivo. ..Simple y tan complicado a la vez....es lucha...es segundas oportunidades. ..Es perdón....y es esperanza.Es un libro que no puedes dejar pasar.!!!

Frases: 
--¿No sería extraño que un ser vivo sin capacidad para sentir tristezao desolaciónse suicidase? es tan contradictorioque carece de lógica; que la naturalezahaga que algo nazca y que ese algo quiera lastimarseasí mismo. Estamos hechos para vivir. Incluso deseando morir, el instinto te impulsaa seguir a delanteun día más.

Eres la caricia del sol, la risa inesperada que se atasca en la garganta, eres lluvia suave, besos húmedos. Y más, más besos. Eres la pieza que faltaba en el puzle que llevaba toda la vida intentando terminar.

—¿en que estas pensado?—pregunta
—en como seria besarte
—joder, Heather
—lo siento. No tengo filtro.
—es que… lo complicas todo.
—¿Qué complico?
—Me complicas a mí
Y entonces se gira y me besa.

Reacciones Beek
Reseña: El día que dejo de nevar en AlaskaGracias a la editorial por el libro**

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista