Revista España

Ruta por la provincia de Salamanca: ¿Qué ver en Alba de Tormes?

Por Rutasporespana @RutasporEspana

Ruta por la provincia de Salamanca: ¿Qué ver en Alba de Tormes?

Hoy nos acercamos a la localidad salamantina de Alba de Tormes, cuna de una de las casas ducales más poderosa de la historia de España, la Casa de Alba, que hizo de esta localidad un auténtico foco de poder e intrigas palaciegas. Pero no podemos olvidarnos de otro de sus personajes ilustres, Santa Teresa de Jesús, que recaló en Alba de Tormes en 1571 para fundar el Monasterio de La Anunciación. En él encontró la muerte 11 años después y allí reposan sus restos, visitados por miles de peregrinos.

¿Cómo llegar a Alba de Tormes?

Alba de Tormes se encuentra a 25 km de Salamanca por lo que tomando la CL-510 llegaremos en una media hora. También tenemos la opción de autobús desde Salamanca con bastante frecuencia.

¿Qué ver en Alba de Tormes?

La localidad de Alba de Tormes tiene un origen incierto, algunos relacionados con la antigua Alvia prerromana, a la que paso en época romana con el nombre de Albocola. Ya en 1373, la población es entregada como parte de la dote de Constanza, hija bastarda del rey Enrique II "El de las Mercedes", convirtiéndose en la I Señora de Alba, que se casó con don Juan de Portugal. Con la muerte de su hija, doña Beatriz de Portugal, la villa quedó en manos de los Infantes de Aragón.

Un salto nos lleva a Gutierre Álvarez de Toledo, un clérigo extremadamente intrigante, involucrado en asesinatos y golpes de Estados. Siendo obispo de Palencia, en 1429 decide cambiar de bando, dejando de apoyar a los Infantes de Aragón en su lucha contra Juan II. Éste en agradecimiento, le entrega Alba de Tormes, haciéndole señor del lugar. Gutierre funda aquí un hospital, el monasterio de San Jerónimo y reconstruye el castillo. Con ello da comienzo a la famosa Casa de Alba, que continuará con su sobrino Fernando (I conde de Alba de Tormes). En 1472, Enrique IV eleva el condado al rango de ducado, lo que llevó a que la Casa de Alba creciera en importancia.

Otro de los hechos más importantes de la villa recae en la figura de Santa Teresa de Jesús. La mística murió en 1582 en el convento que ella misma fundó once años antes. Tal espacio hoy custodia su cuerpo incorrupto y numerosas reliquias.

A nuestra llegada a Alba de Tormes, nos recibe su imponente Puente Medieval de 23 arcos (aunque tuvo tres más), siendo todos diferentes. Como otros tantos, fue volado durante la Guerra de la Independencia, por lo que ha pasado por diversas restauraciones.

Junto a la entrada del puente se encuentra el kiosco de la Oficina de Turismo y un parking donde podemos dejar el coche y movernos tranquilamente por la villa. Al lado del parking tenemos la Basílica de Santa Teresa de Jesús. Templo inacabado de estilo neogótico, concebido para albergar los restos de Santa Teresa de Jesús pero que finalmente por problema económico nunca llegó a terminarse.

Nos dirigimos al centro de la localidad presidida por su Plaza Mayor. Un espacio que gira alrededor de una fuente central rodeada de palmeras. En una de las esquina se sitúa el Ayuntamiento de estilo renacentista coronado con un reloj.

Y en otra la Iglesia de San Juan Apóstol (siglo XII-XIII) de estilo románico mudéjar. Destaca su conjunto de sepulcros de personajes nobles de la villa, su retablo barroco y la tabla de Cristo atado a la columna de Luis Morales.

Desde la plaza, podemos acceder al Convento de las Carmelitas, fundado en 1570 por Santa Teresa de Jesús. En su Iglesia de la Anunciación reposan los restos de la religiosa, en una urna de plata dentro de una arqueta de mármol negro jaspeado. Por su parte, el Museo Carmelitano Teresa de Jesús (CARMUS) muestra recuerdos de la santa, una reconstrucción de su celda y reliquias.

Otros de los templos vinculados a Santa Teresa, es el Convento de los Padres Carmelitas Descalzos (siglo XVII). Su Iglesia de San Juan de la Cruz posee una fachada de simetría perfecta.

Más alejado del centro nos encontramos con el Convento de Santa Isabel (siglo XV) con una capilla de decoración plateresca y un claustro renacentista.

Dejamos para final el Castillo de los Duques de Alba. Situado en la parte alta de la ciudad, solo se conserva la Torre del Homenaje. Se trata de un torreón cilíndrico que se salvó de los destrozos causados por los soldados franceses que tomaron la fortaleza durante la Guerra de la Independencia. Fernando el Católico, Lope de Vega, Calderón de la Barca o Garcilaso se alojaron en este castillo.

En el interior encontramos un museo con los restos del palacio hallados en las últimas excavaciones. La primera planta muestra unas pinturas al fresco del siglo XVI que narran pasajes de la actuación del duque en la batalla de Mühlberg. Y En lo alto la bellas vistas de la localidad.

Más información

Web de Alba de Tormes: http://albadetormes.com

Dónde comer

Tras nuestra visita a Alba de Tormes, siguiendo la recomendación de la Oficina de Turismo nos fuimos al restaurante Miratormes (calle Puerta del Rio s/n), enseguida pudimos comer en la terraza aunque el tiempo no acompañaba del todo. La comida estupenda y el trato de los dueños nos hicieron sentirnos como en casa.

Dónde dormir

Si quieres disfrutar de todo el encanto de esta villa salmantina, te mostramos los mejores alojamientos:

Tambien te puede interesar...


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas