Revista España

Ruta por Santander: qué ver y hacer en dos días

Por Rutasporespana @RutasporEspana

Ruta por Santander: qué ver y hacer en dos días

Santander es una de las ciudades más bonitas de la de la cornisa cantábrica. Su ubicación y buena comunicación, le hace un punto ideal para comenzar la visita por la provincia y que podamos visitar pueblos tan bonitos como Comillas, Santilla del Mar, San Vicente de la Barquera, Liérganes, Barcenas Mayor o Castro Urdiales. Pero antes de recorrer la provincia, es obligado visitar la ciudad de Santander. Aquí os damos algunas pautas para no perderos nada de la visita por la ciudad y los sitios más interesantes para hacer una parada en el camino.

Lo primero de todo

Como llegamos a Santander, si queremos movernos en transporte público, tanto la estación de tren como de autobuses, se encuentran muy cerca del casco antiguo. El trayecto en autobús desde Madrid se realiza con ALSA y dura cinco horas y media.

Si optamos por el coche, desde Madrid se accede por la A-67 vía Reinosa. Tanto desde Asturias como desde el País Vasco, el mejor acceso se realiza a través de la autopista A-8 que bordea el mar Cantábrico.

Llegada a la ciudad

Tras coger el tren desde Madrid, llegamos a la a estación de Santander. Como era temprano aprovechamos para visitar el mercado de la Esperanza el más importante de la ciudad, un lugar ideal para realizar nuestras compras de productos típicos. Los sábados lo tenemos abierto de 8 a 14. Así que tenlo en cuenta para no ir muy tarde.

Justo al lado del mercado está la plaza del Ayuntamiento y el edificio consistorial, y un poco más adelante tenemos la Catedral de Santa María de la Asunción. A diferencia de otras catedrales españolas no fue concebida como catedral en principio, sino que era la principal parroquia de la ciudad a mediados del siglo XVIII, por lo que al separarse de Burgos, se optó por nombra esta iglesia como Catedral del nuevo obispado.

Siguiendo nuestro camino por el casco antiguo, nos daremos cuenta que los edificios son bastante modernos, esto se debe al gran incendio de 1941 que se produjo en esta zona y que arrasó por completo el casco antiguo medieval. En la plaza Porticada (plaza de Velarde) y en la calle Juan de Herrera, podemos ver varios paneles explicativos sobre el incendio. En esta plaza tiene lugar algunos de los principales festivales y eventos de la ciudad, así que con un poco de suerte a lo mejor encontráis algo. Además, en su subsuelo se localiza el Centro Arqueológico de la Muralla Medieval, con los restos de las murallas del siglo XIII que protegían la villa.

A pocos metros tenemos la plaza de Alfonso XIII, también conocida como plaza de las Farolas, con varios edificios interesantes como el Palacio de Correos, de 1918 y estilo regionalista montañés, y el del Banco de España, de estilo renacentista con su f achada donde se ve un frontón representando las artes, la navegación, el comercio y la cultura.

Tras en paseo por el casco antiguo, toca hacer una parada para comer, así que como después tendremos un buen paseo, nos decidimos por una comida ligerita. Así que nos acercamos a Level FreshClub (calle Santa Lucía, 37) un local de comida saludable a base de ensaladas, tostas, sandwich y zumos. Lo curioso es que puedes elegir los componentes de tu plato y el formato; en sandwich, ensalada, o wrap. Tienes menú dese 5,95 hasta 15,5 €.

Tras una comida saludable toca dar un paseo por el puerto. En el muelle de la Monja, se eleva la histórica Grúa de Piedra que estuvo en funcionamiento hasta finales del siglo XX. A 500 metros, tenemos el Palacete del Embarcadero, rehabilitado como sala de exposiciones y eventos.

Como no todo va a ser saludable y el calor aprieta, por el Paseo Pereda veremos multitud de heladerías para refrescarnos. Una de las más famosas es Regma (Paseo de Pereda, 5) por sus helados tamaño XL, así que tendrás suministro para todo el paseo.

Siguiendo el Paseo Pereda llegaremos hasta las estatuas de Los Raqueros, un homenaje a estos chavales que vivían en el puerto y que sobrevivían a base de pequeños hurtos y de conseguir las monedas de los pasajeros y tripulantes de barcos que arrojaban al mar.

Seguimos el paseo marítimo disfrutando de las vistas de la bahía. Llegaremos hasta la península de la Magdalena, pero por hoy ya es suficiente la visita cultural, así que lo dejamos para mañana. La siguiente playa es la del camello, llamada así por una roca que tiene la forma de este animal y es visible cuando no hay marea alta.

Siguiendo el litoral, llegaremos hasta la famosa playa del Sardinero, y justo enfrente el Gran Casino Sardinero. Así que ya toca refrescarse un poco después de tanto caminar.

Si nos quedamos con ganas de más caminata, podemos continuar hasta el Faro del Cabo Mayor.

Terminamos un día intenso de caminar, ahora toca volver sobre nuestros pasos. Al lado de donde comimos tenemos la Bodega La Conveniente (Calle Gómez Oreña, 9), un clásico de la ciudad en el que tendrás que hacer cola para poder pedir. Su platos estrellas las croquetas (de auténtico cocido), la cecina, anchoas y por supuesto los fritos. Los fines de semana tienen un pianista amenizando a la velada.

Y si queréis disfrutar de la vida nocturna de la ciudad, pasaros por el club Rosé (Plaza Cañadío, 1) para disfrutar del buen ambiente y de sus mojitos y su cóctel especial Rosé, que combina cava rosado con vodka Grey Goose.

Segundo día

Nuevo día y empezamos la visita por el Centro Botín un espacio artístico compuesto por salas de exposiciones, aulas de formación, auditorio, tienda y café-restaurante, que gozan de unas vistas espectaculares de la bahía de Santander. Echar un vistazo en su web para ver que exposiciones hay próximamente.

Continuamos por otro de los rincones que nos dejamos el día anterior, la península de la Magdalena. Aquí encontramos el Palacio de la Magdalena, uno de los símbolos de la ciudad, cuya construcción se debe al regalo de la ciudad de Santander a los reyes Alfonso XIII y Victoria Eugenia con motivo de su boda en el año 1906. Convirtiéndose este palacio en su residencia veraniega.

Actualmente el palacio alberga los cursos de verano de la Universidad Menéndez Pelayo, así como congresos y otros eventos. Además realizan visitas guiadas para recorren sus diferentes dependencias

En la península también tiene un mini zoo aire libre aprovechando la roca del acantilado, aquí podremos ver focas, leones marinos y pingüinos. Y al lado el museo "El Hombre y la mar" donde podremos ver los tres galeones utilizados por el marino santanderino Vital Alsar en su travesía por el Océano Atlántico. Junto a ellos, se sitúa la réplica de la balsa de madera con la que cruzó el Pacífico en 1970.

Después de una mañana cultural, toca reponer fuerza, así que nos decidimos por comida mexicana en el Agave Azul (Pasaje Arcillero, 3) donde podemos elegir lo mejor de la comida mexicana a la carta o tomar un menú degustación.

Terminamos la visita por Santander, pudimos ver sus monumentos más importantes y ver el ambiente de la ciudad. Espero que nuestra propuesta te sirva de ayuda.

Más información

Web turismo Santander: https://turismo.santander.es/

Dónde dormir

Todo viaje que se precie por Cantabria, debe empezar por su capital. Desde aquí tenemos las mejores comunicaciones a los diferentes pueblos y playas de la región. Así que si quieres pasar unos días en la ciudad aquí tienes los mejores alojamientos:


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas