Revista Opinión

Saber...

Publicado el 11 marzo 2011 por Samdl
SABER...
Hubo un tiempo en el que fuimos grandes, muy grandes. Cuatro veces más grandes que el Imperio Romano para ser exactos, solamente superados en extensión, pero no en dominio, por el Imperio Macedonio de Alejandro el Grande y el Imperio Mongol de Gengis Khan. Con un pequeño matiz diferencial: fuimos los primeros en extender tal influencia allende y aquende los mares. Pero cuando el trigo creció y dio fruto, apareció también la cizaña. Y con ella Carlos II, la fiebre tifoidea de los Borbones, Felipe V, el Rey Felón y el chapero de Godoy… Una ruina tras otra. Un repliegue sin retorno, de igual que la hoja seca se frunce y riza con el roce de la llama. Y la amnesia, ese mal endémico de este cansino rabo de Europa por desollar.
Hoy, como entonces, lo mismo pero distinto. Uvas pasas colgadas de idéntica vid, pámpanos secos sobre una cepa ya descangallada. Once de Marzo. Un día que, con más pena que gloria, cabría apuntalar sobre el Año Litúrgico como auténtico Viernes de Pasión. Un día de culto a la Traición y la Deslealtad. Siete años han pasado ya desde aquel jueves de dos mil cuatro en el que los sayones hundieran sus clavos sobre una Nación que recién comenzaba a abrir de nuevo las alas. Diez martilladas en forma de mochilas-bomba bastaron para tirar por los suelos todo ese andamiaje que empezaba a levantar lo que años atrás fuera derruido por distintos zorros, tanto o más traidores si cabe que el último Gran Felón. A la descomposición del Estado le sobrevino la necrosis del tejido social. Una sociedad que, ya en estado terminal, pataleó por instantes como lo hace sobre la arena el toro perforado por la espada. Pero poco o nada duraron los últimos bríos. El tiempo de salir escopetados de Irak como abejas africanas. Y una sociedad apocada en su complicidad cobarde que no hizo más que guardar el silencio patético del que ve y hace que mira, dispensándole a la Verdad el mismo trato que el prestado a los muertos. Montones de tierra por encima. Esa tierra apestada y entreverada de virutas que dejan las termitas finalizado el banquete.
Nadie ha podido reflejarlo mejor que el maestro Albiac en una columna para ABC titulada Sombras de Marzo:
«Soy extranjero en mi patria desde aquel 11 de marzo. Extranjero a su apuesta empecinada por el mejor no saber, porque vete a saber cómo serían las cosas si de verdad supiéramos. Pero yo, sin saber, nunca he tenido percepción alguna de una vida vivible. Sin saber, uno queda en menos que siervo: en animal doméstico. En esa cosa terrible que Baruch de Spinoza describe en la patética personalidad del ignorante: Tan pronto como deja de padecer, deja también de ser. Y ama su humillación, porque sólo tiene eso.
La verdad judicial es una convención garantista. Debe ser respetada. No voy a cuestionarla. Entre ella y la verdad, la relación es la misma que entre la música militar y la música. No me concierne. La verdad, sí. Sin adjetivo. Mayormente, porque no conformarme con la mentira es lo que, bien que mal, me hace seguir viviendo. Platón lo llamaba filosofía. Pero no seamos solemnes. Empecinarse en la verdad, por áspera que sea, es ser un hombre. Un hombre. No esto»

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Dossier Paperblog

Revistas