Revista Libros

Saldando una deuda con otra diva: Glenda Jackson...

Publicado el 05 octubre 2021 por Lacoleccionistadeespejos

 Para Patricia Neal and Jennifer Clarke

Saldando una deuda con otra diva: Glenda Jackson...
 Glenda May Jackson nace el 9 de mayo de 1936 en Birkenhead,Cheshire, England.Su padre fue un albañil, luego constructor, llamado Harry Jackson y su madre limpiaba tiendas, llamada Joan Jackson.La pareja tuvo 4 hijas.Glenda era la mayor algunos sostienen que completó la secundaria, otros aseguran que no se graduó, lo cierto es que después de trabajar en una farmacia y actuar en algunas obras artesanales, se gana una beca para estudiar teatro en la prestigiosa Royal Academy of Drama a los 16 años.

En 1958 se casa con Roy Hodges, tuvieron un hijo Dan Hodges, en 1969.  El más tarde se hizo periodista.  Glenda se divorcia de Hodges en 1976.  Ella ha alternado la actuación con la política y ha sido muy respetada en ambos campos, inclusive su nombre ha sido mencionado para Primera Ministra.  Aunque admiraba algunas características de Margaret Thatcher, detestaba ciertas políticas suyas, como su involucramiento en el conflicto bélico de Irak. También considera que Margaret y su partido fueron elementos nefastos para los grupos menos afortunados.  A la muerte de la Dama de Hierro se le pidió que dijera unas palabras a lo que Glenda rotundamente se negó, aduciendo que gran parte de los asuntos que le dijeron durante su crianza, que le indicaron que  eran vicios resultaron ser virtudes bajo el régimen de la Tacher y sus adeptos. A partir de su participación protagónica en la película Elizabeth Is Missing ha tomado un interés vehemente en el proceso de envejecimiento, las enfermedades mentales y el Alzhaimer.  Afirma que es necesario resolver el asunto de los ancianos que no tienen quien los atiendan, especialmente conseguir el dinero para financiar este proceso. Por cierto, desde sus inicios en la actuación su trabajo ha sido más que sobresaliente, quién pudo olvidarla en su papel de Gudrum, en Mujeres apasionadas?  (Women in Love) pero su actuación en Elizabeth Is Missing (tras 30 años de ausencia de las películas) es más que sorprendente. Tanto la crítica profesional como la simple audiencia han quedado estupefactos.

Se ha apoderado de todos los premios, inclusive rechazó dos veces los Oscar que le dieron: Emmys, Golden Globes, los dos Oscar, Tony.“No soy malagradecida” Mi agradecimiento viene por la oportunidad de trabajar (tiene 85 años) no por los premios.Jackson vive en un sótano en Blokheath, arriba vive su hijo Dan Hodges de 51 años con su mujer y su hijo de 11 años, el único nieto de Jackson.Ella se opuso a que la Gran Bretaña se saliera del mercado común Europeo, “no me gusta salir, no me gusta ir a fiestas”.“Tengo tres meses de no salir de mi casa”. “Soy una socialista antisocial” “Por dicha que mi familia vive en el primer piso, ni me acuerdo de las fechas”.“Por cierto, el otro día mi nieto bajó las escaleras y me dijo buenos días abuela, feliz cumpleaños, me sorprendí, no recordaba que era mi cumpleaños”.“De todas maneras no tengo la costumbre de celebrar cumpleaños.

“Me crie en la tradición religiosa Presbiteriana.  No soy muy religiosa; pero cuando me veo en aprietos suelo acudir al Señor”.

Después de casi30 años-23- como miembro del ParlamentoInglés- volvió a las tablas en Breadway en Three Tall Women y ganar un escaño en el parlamento en 1992, exigía leyes más severas para la violencia doméstica- salió del congreso en 2015, con el Labour Party se encargó del transporte en Londres. Al principio apoyaba al primer ministro Blair, pero luego se opuso a sus políticas.

Saldando una deuda con otra diva: Glenda Jackson...

Al ir enterándome de la vida de Glenda Jackson, tanto como actriz qué como política, paulatinamente fui recordando algunos personajes como Jean Paul Sartre, quien se negó a recibir el premio Nobel, pues Glenda rechazó dos veces el Oscar; de Betty Davis y Chavela Vargas, por su lengua libre y por decir lo que piensa sin tapujo; a Jessica Tandi por su increíble trayectoria por inglesa y por su éxito en el espectáculo escénico a tan avanzada edad.  Glenda nunca fue fea pero tampoco una belleza.  Eso sí como actriz y política más que sobresaliente.  Algunos de sus obras y reconocimientos.

Este capítulo no se ha cerrado.  Todo parece indicar que tenemos a Glenda Jackson para rato.  


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista