Revista Cultura y Ocio

Sangre, terror, muerte y oscuridad en "Batman - Ciclo de Violencia"

Publicado el 23 mayo 2015 por Castillosenelaire
Sangre, terror, muerte oscuridad Gregg HurwitzDavid Finch
¿Quién es Jonathan Crane? Un profesor obsesionado por el miedo que llegaría a ser uno de los mayores villanos de Batman, sí. Pero esa obsesión se remonta a su infancia y a acontecimientos tan traumáticos como desconocidos... hasta ahora. 

Gregg Hurwitz se une a David Finch en esta nueva aventura del Caballero Oscuro para redefinir al Espantapájaros con la misma brillantez que ya demostró con el Pingüino en Dolor y prejuicio. Además, una historia corta pero no menos memorable de Lindelof y Lemire.


Porque el Terror forma parteintrínseca de las aventuras deBatman
Puede que haya pocos malvados de la caterva que rodea al Hombre Murciélago que den tan mal rollo y resulten tan inquietantes como El Espantapájaros, Jonathan Crane, un tipo que se sirve de un suero creado por él mismo para incrementar de forma exponencial los terrores de cada uno de nosotros, uno de esos villanos que lleva acompañando al Detective casi desde siempre y que resulta ser habitualmente un personaje capaz de tumbar al héroe del manto oscuro. 
Sangre, terror, muerte oscuridad
Es cierto que muchas veces es considerado un personaje menor, un secundario de lujo como mucho, ¿qué podría un tipo con una bolsa en la cabeza frente a personajes tan impresionantes como Bane o el Joker? En este cómic Gregg Hurwitz, que ya nos regaló un impresionante origen a la figura del Pingüino, nos cuenta cómo un personaje aparentemente poco más que resultón es capaz de convertirse en un fiero y mortal enemigo para cualquiera… y es que todos tenemos miedo de algo y este tipo es capaz de hacernos temblar cuando se lo propone.
Desde el guión al dibujo, pasando por el color, todo es perturbador en este tomo que ya en la portada nos deja ver que no nos va a permitir respirar demasiado
Sangre, terror, muerte oscuridad El miedo es un tema recurrente en la vida de Bruce Wayne y en las cabeceras que protagoniza, de hecho todo su manto, su personaje, su odisea personal… todo está orientado a incomodar, a generar el terror de aquellos que se le enfrentan… así que no es nada extraño que un villano como Crane, capaz de atemorizar a cualquiera, sea un personaje con un protagonismo especial en la historia de Batman. De hecho, es uno de los escogidos para aparecer en la trilogía que Christopher Nolan realizó sobre el Caballero Oscuro, en todas las películas aparece y nos acompaña con su mirada huidiza y su maldad visceral. En este tomo podemos ver, entrelazado al presente, el pasado de este asesino, el por qué es quien es. En un juego de idas y venidas a través de la mente de Batman, Crane e incluso el Comisario Gordon, asistimos en “Ciclo de Violencia” a una historia repleta de miedos, de terrores y de mentes insanas capaces de cualquier cosa por lograr sus objetivos. El dibujo de David Finch parece expresamente pensado para insuflar por sí mismo parte del terror que nos deja esta lectura, esa sensación de insalubridad que nos deja toda esta lectura. Viñetas oscuras, personajes fuera de sí, visiones aterradoras… y en mitad de todo ello una serie de niños desaparecidos que Batman pretende encontrar.
El Espantapájaros parece aquí capaz de todo, incluso de llevar al mismísimo Batman al borde de la locura y de la muerte
Sangre, terror, muerte oscuridad Se hace extraño eso de empatizar con los villanos y, creo, que en este cómic tampoco es que se llegue a ese extremo, pero sí que es cierto que podemos llegar a entender ligeramente las motivaciones del Espantapájaros, sus porqués, aunque sean realmente siniestros y le lleven a realizar vilezas que pocos osaríamos siquiera imaginar. Otra de las barreras que se salta este tomo es la que separa la inescrutabilidad eterna de Batman de sus sentimientos, que es muy difícil que afloren en cualquiera de sus historias… pues bien, aquí sí tenemos una pequeña dosis de ellos, con el bueno de Damian como protagonista. Hechos heroicos realmente épicos, un enemigo a batir desatado y de lo más peligroso, un héroe al borde del abismo y de la misma muerte, un villano capaz de realizar una heroicidad fuera de toda lógica…
No sé si llega al nivel de aquel “Orgullo y Prejuicio” protagonizado por el Pingüino… aunque a mí, personalmente la figura del Espantapájaros me gusta más que la de Cobblepot y para el dibujante de este cómic ha resultado un elemento realmente visual y explotable, pero creo que como lectura este es un cómic que me ha resultado mucho más divertido que aquel que ya escribieron y dibujaron los mismos creadores.
El tomo viene completado con una historia corta con guión de Damon Lindelof y dibujo de Jeff Lemire (que no me gusta demasiado como dibuja, la verdad), una extravagancia divertida que vuelve a ahondar en los puntos débiles de nuestro héroe del manto oscuro.
En general, un tomo de notable, con una historia, para mi gusto, de sobresaliente, la protagonizada por Jonathan Crane, un tipo de lo más…perturbador.
Para saber algo más...
Sangre, terror, muerte oscuridad

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista