Revista Mundo animal

Se abre el telón y sale una mascota

Por Wakuplanet @WakuPlanet

Se cierra el telón…¿cómo se llama la Celebrity?

Marilyn Monroe y su perro Hugo basset Hunt Wakuplanet

‘Los perros nunca me muerden. Sólo los humanos’ así sentenciaba la actriz Marilyn Monroe la verdadera pasión que sentía por sus perros. Precisamente uno de ellos, un basset hound llamado Hugo, fue una de las ‘pertenencias’ innegociables que la conocida estrella se quedó después de su sonado divorcio con Arthur Miller.

Monroe es sólo un ejemplo de la verdadera pasión que sienten y han sentido algunos famosos y personalidades del mundo de la música, las ciencias o la cultura por sus mascotas.

El psicoanalista Sigmund Freud acostumbraba a hacer participar a su Chow Chow Jo-Fi en sus conocidas sesiones de psicoanálisis porque decía que el carácter apacible del can transmitía un estado de serenidad constante a sus pacientes.

A lo largo de la historia, son muchas las personalidades que han convivido con mascotas –principalmente perros o gatos- que han sido verdaderos testigos mudos de algunos de los acontecimientos más relevantes para la humanidad.

A Winston Churchill le encantaban los gatos. Por eso, en los últimos años de su vida tuvo la compañía de Jock, un gato anaranjado que le sobrevivió cuando el ministro falleció en 1965 y que fue el inicio de una estirpe que sigue viviendo en la misma mansión de Chartwell cuyo patriarca es otro gatito naranja llamado Jock IV.

Por otra parte, muchos pintores de la talla de Manet o Renoir acostumbraban a tener gatos en sus estudios para acompañar las largas noches de soledad frente a los lienzos. Algunos restauradores aseguran que se han descubierto pelos de estos felinos en los cuadros de estos artistas.

George Clooney y su cerdo max wakuplanet
Pero no todo son perros o gatos sino que hay mascotas de lo más singulares que han pasado a la historia por acompañar a personajes de la talla de Mozart que, durante las composiciones de sus obras, enseñaba a cantar a un pájaro estornino. O tal es el caso del escritor Truman Capote, quien aseguró que su cuervo tenía el carácter afable de un perro.

Pero si queremos tirar de actualidad, el actor George Clooney sintió tal depresión cuando murió Max –su cerdo vietnamita- después de 18 años de inseparable convivencia que, incluso, llegó a contar con los servicios de una medium para poder seguir manteniendo el contacto con su querida mascota. El animal no fue sustituido por otro cerdo ya que, tal y como afirmó Clooney: ¡Max cubrió todas mis necesidades porcinas!

 

Quizá también te interese:

  1. ¡NO sin mi mascota!   De vacaciones… ¡NO sin mi mascota! En EEUU se...
  2. Invierte lo que te fumas en tu mascota ¡Hoy es el día mundial SIN TABACO! Pensando en ti...
  3. 10 puntos básicos para viajar con tu mascota en coche ¿Ya te has decidido? ¿Ruta por carretera estas vacaciones?  ¡Pues...

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista