Revista Cine

Sé lo que viste el fin de semana pasado/CCLXXVI

Publicado el 16 febrero 2020 por Diezmartinez
Sé lo que viste el fin de semana pasado/CCLXXVI

Rencor tatuado (México, 2018), de Julián Hernández. Escribí unas líneas sobre el quinto largometraje de Julián Hernández por acá.
Un amor a segunda vista (Mon inconnue, Francia, 2019), de Hugo Gélin. Presentada en el anterior Tour de Cine Francés esta película vuelve a la cartelera comercial en el estratégico día del amor (y la amistad). Aquí mi crítica.
La montaña (The Mountain, EU, 2018), de Rick Alverson. Hasta donde sé, La montaña, quinto largometraje del cineasta independiente gringo Rick Alverson, es el primero que se estrena comercialmente en México. Yo debo confesar que desconozco su obra anterior y, en todo caso, después de ver La montaña, no estoy muy entusiasmado para empezar a conocerla. Y es que aunque impecablemente realizada y producida y con un reparto atractivo -Jeffl Goldblum, Shye Sheridan, Udo Kier y nada menos que Denis Lavant-, La montaña es una cinta demasiado inerte, dramáticamente hablando, para poder conectarse con ella y con lo que viven los personajes.
Estamos en Estados Unidos, en los años 50. Andy (Sheridan), un muchacho que acaba de perder a su papé (Kier) y cuya mamá está internada y olvidada en algún hospital psiquiátrico, se convierte en el fotógrafo-asistente-achichincle del médico que, precisamente, le aplicó una lobotomía a su madre. El doctor de marras (Goldblum) viaja por todo el país practicando lobotomías a quien se deje, en un momento en que este bárbaro tratamiento está cayendo en desuso, pues han aparecido medicamentos que muestran tener mejores resultados para tratar a los pacientes.
La paleta fotográfica del mexicano Lorenzo Hagerman -elegantes encuadres deslavados/desaturados- se conecta a la perfección con el austero diseño de producción de Jacqueline Abrahams y esta puesta en imágenes con el desdramatizado tono narrativo que Alverson le impone a su historia y a sus actores. Nunca logré conectarme con lo que estaba pasando en pantalla y ni siquiera la presencia del siempre visible Denis Lavant me hizo interesarme en la historia. De cualquier manera, la cinta ha dividido a buena parte de la crítica. Usted véala y decida en qué bando está: entre los que dicen que es una cinta valiosa y entra los que, de plano, apenas terminamos de verla.
Para mantener con vida este blog, puede donar en el oxxo más cercano a la cuenta BANAMEX 5206-9490-2888-5191 o acá abajito, a través de paypal:

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista