Revista Cocina

Se volvió a "romper el protocolo"

Por Conxita Piñero @BCNHorasOficina
A pesar de que los pesados "protocolistas" no nos cansamos de afirmar que "el protocolo no se rompe", parece ser que la expresión es de obligada mención en los medios de comunicación, debido a que siempre da titulares.
En esta ocasión, el motivo que ha provocado dicha "rotura" lo ha vuelto a protagonizar un estadounidense, y su "víctima" ha sido un miembro de la "protocolaria" Familia Real británica: Su Alteza Real la princesa Guillermo Arturo Felipe Luis, duquesa de Cambridge, condesa de Strathearn y baronesa Carrickfergus, es decir, Catherine, duquesa de Cambridge. [Recordemos que no podemos mencionarla como "princesa Catalina" ya que estaríamos cometiendo una incorrección protocolaria, dado que ella no es princesa por derecho propio, sino princesa por matrimonio, por lo que el protocolo británico (como ya explicamos en otro post) establece que solo puede usarse a título personal utilizando el nombre del esposo].
La embarazosa y poco protocolaría situación se produjo este pasado fin de semana, durante la primera visita oficial que los duques de Cambridge están realizando a la ciudad de Nueva York, concretamente cuando decidieron asistir a un partido de la NBA en el estadio Barclays Centre de la ciudad de los rascacielos.
Aquí os dejamos el video con las imágenes, para que podáis juzgar por vosotros mismos. Es evidente que la familiaridad del jugador de la NBA, LeBron James, contrasta con la aparente sorpresa de la duquesa, que intenta disimular de la mejor manera posible.

Queda claro que el rígido protocolo real europeo está lejos del carácter espontáneo, familiar y campechano de los americanos. Incluso las más altas esferas han tenido algún que otro desliz, y en estos casos no se les podrá acusar de no disponer de buenos asesores...
Recordemos algunos de los casos más sonados de los últimos años:

La familiaridad de Michelle Obama hacia la reina Elizabeth II


El doble saludo del presidente Obama frente al emperador de Japón.


El "ploncheon" al rey de Arabia Saudita

Y por supuesto, no podemos dejar de incluir el resbalón más "grave" de todo: el absurdo brindis del presidente Obama en la cena de Estado del palacio de Buckingham, durante la interpretación del himno nacional británico. ¿Quién será el próximo?

Para saber más:
Usa Today: LeBron James learns royal protocol: Don't touch them
The Telegraph: Huggable royalty

Volver a la Portada de Logo Paperblog